Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 8 de noviembre de 2009

La Sal, Poderoso Amuleto desde Tiempos Antiguos


La sal es un mineral compuesto de sodio que desde la antigüedad se ha considerado efectiva contra maleficios y portadora de buena suerte, por lo que el acto de derramar este precioso elemento de la naturaleza puede ser un mal augurio. Tras un accidente como tal, el gesto supersticioso anulador, como lanzar un pellizco de la misma por encima del hombro izquierdo, fue práctica común entre los sumerios, los egipcios, los asirios y, más tarde, los griegos.

Esta creencia está posiblemente relacionada con la importancia de la sal como conservante de alimentos. Los romanos la consideraban un elemento muy valioso, tanto para condimentar comidas como para curar heridas. El escritor romano Pretonio creó la frase “no vale su sal” para referirse a ciertos soldados romanos a los que se les daban estipendios especiales para sus raciones de sal, llamados salarium -“dinero de sal”-, origen de nuestra palabra “salario”.

Al parecer, en algunos momentos de la historia, la sal era más cara que el oro. Los arqueólogos comentan que hace unos 8.600 años, en Europa se trabajaba activamente en las que se cree fueron las primeras minas de sal descubiertas en dicho continente: los depósitos de Hallstein y Hallstatt en Austria. También se creía que si se derramaba la sal, significaba que un demonio intentaba robarla, pero podía aplacársele tirando un poco de sal por encima del hombro izquierdo, y así se iría.

La creencia popular asegura que cuando hay sal en una casa, siempre habrá dinero, y si se echaba sal en algunos rincones el día primero de abril se evitaban las enfermedades del ganado. Recordemos que también se utilizaba en rituales, dibujando un círculo de sal alrededor de aquel que deseaba protegerse contra el diablo.

En resumen, el valor de la sal era indiscutible. La sal purificaba el agua, conservaba la carne y el pescado, y realzaba el sabor de la comida, y los hebreos, los griegos y los romanos utilizaban la sal en sus principales sacrificios.

Así que ya sabes, ¡ten cuidado de que no te falte y de que no se te derrame!…

No hay comentarios:

Publicar un comentario