Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 8 de noviembre de 2009

El Poder de la Mandrágora


La magia siempre ha estado muy ligada al mundo vegetal, basta con pensar en los druidas saliendo a media noche para cortar muérdago (siempre con una hoz bañada en oro y vestidos de blanco), o en las brujas del medioevo y sus boticas llenas de plantas de nombre sugerente: beleño, belladona, enebro… con las que preparar ungüentos y pociones; brebajes en los que la superstición mágica se mezclaba con la farmacopea empírica.

Otra de esas plantas que no podían faltar en casa de cualquier bruja era la mandrágora. Aunque contiene principios activos que pueden tener un uso medicinal, lo que le otorgó realmente una reputación mágica fue el vago parecido de su raíz con la figura humana. Comerciantes sin escrúpulos acentuaban esta similitud tallándola a cuchillo e incrustando en la supuesta cabeza granos de mijo o cebada, que al germinar y crecer hacían las veces de pelo.

Los compradores llegaban a pagar cantidades considerables por ella debido a que, según la tradición popular, como amuleto poseía innumerables propiedades beneficiosas: traía la felicidad a su poseedor, aumentaba su capacidad de seducción, le hacía capaz de abrir cualquier cerradura… Tenía también propiedades afrodisíacas y volvía fértiles a las mujeres que no podían tener hijos. Se creía que los nigromantes la empleaban para crear con ella homúnculos, pequeños seres artificiales que utilizaban como servidores.
Sin embargo, la recolección de la mandrágora encerraba peligros. En teoría, los mejores ejemplares crecían a partir del semen de los ahorcados, debajo del patíbulo. Había que arrancarla durante las noches de luna llena, atando un extremo de una cuerda a la planta y el otro a un perro negro, que al tirar sacaba la raíz de la tierra. El recolector necesitaba tener las manos libres para taparse con ellas los oídos, ya que, en el momento de abandonar la tierra, la raíz de mandrágora gritaba, y su grito podía enloquecer a quien lo escuchase. O incluso causarle la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario