Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 11 de enero de 2020

La Leyenda del Auto Rojo de Cuernavaca


Esta leyenda de terror afirma que cada cierto tiempo se suele observar, en la carretera que une a Cuernavaca con la Ciudad de México, a un vehículo de color rojo conducido por un grupo (mencionan desde tres hasta cinco) bellas e impactantes mujeres. Las féminas van gritando de alegría y felicidad, como que van hacia una fiesta e invitan a quienes se acercan a subirse al vehículo.


Para lograr su objetivo recurren a todo tipo de artilugios como mostrarles parte de su cuerpo, propuestas indecentes, en fin recurriendo a todos sus encantos para que el desprevenido transeúnte se suba al carro….que será lo último que haga en su vida.


Poco tiempo después el cadáver del desdichado aparecerá al costado de algún camino rural, con su cuerpo recubierto de extraños símbolos y con síntomas de haber sido torturado bajo rituales satánicos. Sólo los hombres pueden ver este vehiculo y quienes han resistido la tentación de subirse al mismo (muy contadas excepciones) han manifestado que el color escarlata que decora al vehículo es la sangre de los incautos que no han podido resistir el impulso de obedecer a las hermosas mujeres.

Estas mujeres no son más que brujas en busca de almas para realizar sus rituales o incluso demonios que adoptan la forma femenina para atraer a los incautos.

La Leyenda de las Matrioska


Érase una vez , un viejo carpintero ruso llamado Serguei.

El viejo Serguei, fabricaba preciosos objetos de madera: silbatos, juguetes, instrumentos musicales… Para ello, todas las semanas, salía a buscar buena madera al bosque para su trabajo.

Aquella noche había nevado mucho, pero con los primeros rayos de sol de la mañana, nuestro amigo salió esperando tener fortuna y encontrar un buen tronco con el que poder trabajar la madera. Pero sólo encontró viejos trozos de madera húmedos y pequeños, que con suerte solo podían servirle para calentarse al fuego.
Cuando iba a retirarse rendido por el cansancio, algo llamó su atención: un bulto grande sobresalía sobre la nieve. Al agacharse, vio el más hermoso de los troncos que nunca había recogido, de una maravillosa madera blanquecina. Serguei tomó fuerzas y recogió el tronco, que transportó hasta su casa. Tomó aquel tronco como el mayor de los tesoros y pensó que debía valer para hacer algo muy especial.

Pasó días y noches sin dormir, hasta que por fin se le ocurrió hacer una muñeca con la madera y así lo hizo. Cuando terminó, estaba tan orgulloso de su trabajo, que decidió no ponerla en venta. Se sentía muy solo y aquel pequeño objeto lo acompañaba en su soledad.

-Te llamaré “Matrioska”- dijo a la pequeña muñeca.
Cada mañana, Serguei se levantaba y saludaba a su amiga:
-Buenos días, Matrioska. Hasta que un día, la Matrioska contestó:
-Buenos días, Serguei. -Serguei se quedó muy impresionado y volvió a responder:
-Buenos días, Matrioska.
El viejo carpintero se sentía muy afortunado de tener alguien con quien conversar en su soledad. Pero Matrioska solo hablaba cuando los dos estaban solos.

Un día, Matrioska se levantó muy triste. Serguei, que lo había notado, preguntó:
– ¿Qué te pasa, mi querida Matrioska?
– ¡Que no es justo!
– ¿El qué?- contestó el carpintero.
– Cada mañana me levanto y veo a la osa con sus oseznos, a la perra con sus perritos… incluso tú me tienes a mí. Yo querría tener una hijita- contestó la Matrioska.
– Pero entonces -le dijo Serguei- tendría que abrirte y sacar madera de ti, y eso sería doloroso.
-Ya sabes que en la vida las cosas importantes siempre suponen pequeños sacrificios- contestó la bella Matrioska.

Y así fue como el carpintero abrió a su pequeña muñeca y de ella extrajo madera de su interior, para crear una muñequita más pequeña pero exactamente igual a ella, a la que llamó Trioska.
Desde aquel día, todas las mañanas saludaba:
– Buenos días Matrioska, buenos días “Trioska”.
– Buenos días, Serguei- respondían al unísono.


Muy pronto ocurrió que Trioska también sintió la necesidad de ser madre. Así, el viejo Serguei volvió a repetir el proceso y de ella sacó otra muñeca exacta a ella pero más pequeña a la que llamó “Oska”.

Al cabo de un tiempo, también el instinto maternal se despertó en Oska, que rogó a Serguei que la hiciera madre. Al abrir a Oska, se dio cuenta de que sólo quedaba un mínimo trozo de madera. Sólo una muñeca más podría realizarse.

Entonces, el viejo carpintero tuvo una gran idea. Fabricó un diminuto muñeco y antes de terminarlo, le pintó unos grandes bigotes. Cuando lo hubo terminado, lo puso delante del espejo y le dijo:
– Mira , “Ka”,… Tú tienes bigotes. Eres un hombre. Por tanto, no puedes tener un hijo o una hija dentro de ti.

Después abrió a Oska. Puso a Ka dentro de Oska. Cerró a Oska, abrió a Trioska. Puso a Oska dentro de Trioska. Cerró a Trioska, abrió a Matrioska. Puso a Trioska dentro de Matrioska y cerró a Matrioska. Un día, Matrioska desapareció misteriosamente de la casa de Serguei.

El Demonio De Jersey


El Diablo o Demonio de Jersey, es una criatura pseudocríptida, perteneciente a la cultura popular estadounidense. 

La criatura se describe a menudo como un bípedo volador con pezuñas, pero hay muchas variaciones. La descripción más común es la de una criatura similar al canguro con la cara de un caballo, la cabeza de un perro, correosas alas de murciélago, cuernos sobre la cabeza, brazos pequeños terminados en manos con garras, pezuñas hendidas y una cola bifurcada. Se ha informado que puede moverse rápidamente para evitar el contacto humano, y a menudo se le describe como capaz de emitir un "espeluznante grito."


El origen más aceptado de la historia, en lo que se refiere a residentes de Nueva Jersey, se inició con la madre Leeds y es el siguiente:

"Se dice que Madre Leeds tuvo 13 hijos, y después de dar a luz a su hijo numero 12, declaró que si tuviera otro, sería el Diablo. En 1735, Madre Leeds entró en trabajo de parto en una noche tormentosa. Reunidos en torno a ella estaban sus amigos. Madre Leeds era supuestamente una bruja y el padre del niño era el mismo Diablo. 

El niño nació normal, pero luego cambió de forma. Pasó de un bebé normal a una criatura con pezuñas, cabeza de caballo, alas de murciélago y un cola bifurcada. Gruñó y gritó, y luego mató a la partera antes de volar por la chimenea. Recorrió las aldeas y después se dirigió hacia los pinos. En 1740 un clero exorcizó al demonio por 100 años y no fue visto de nuevo hasta 1890."

jueves, 9 de enero de 2020

Leyenda de la Matlazihua


Muchos aseguran haberla visto caminando, casi flotando por las calles de Miahuatlán. Han visto a una mujer vestida de blanco caminando a altas horas de la noche y madrugada cerca del arroyo que cruza la ciudad. Aunque nadie recuerda con certeza las facciones de su rostro, una vaga imagen en la memoria de los que la han visto dicen que es una hermosa mujer, coqueta, de movimientos suaves que los seduce inmisericorde.

La Matlazihua se les aparece a los borrachos o a los enamorados que vagan por la ciudad a altas horasde la noche. En su coqueteo, los seduce a seguirla, siempre hacia el arroyo. Con sus movimientos crea un embrujo paralizante que hipnotiza a los que la siguen en la densa oscuridad. Con este encanto los arrastra hacia lugares donde crecen las plantas de huizache, una planta espinosa que se caracteriza por su fuerte olor. Los encantados por el embrujo de la Matlazihua despiertan del encantamiento sobre estas plantas, espinados y adoloridos, y su reacción es casi siempre invariable por no saber qué hacen y cómo llegaron a ese lugar.

“Mujer que enreda” era el significado de la mujer en dialecto zapoteco, se trataba de una atractiva dama, vestida de blanco, de larga cabellera y hermoso rostro. Siempre a media noche se escuchaba su caminar en las calles empedradas y solitarias de pueblos como Mihuatlán o Santa Maria Sola de Vega. En su andar, atraía de manera hechizante a cualquier hombre que se le atravesara en su camino para arrastrarlo a la perdición.

Hay tantas historias de este señuelo femenino vestido de tela blanca -casi transparente-, que aún los ancianos oaxaqueños creen o aseguran haberla visto en su época dorada y quizá haber tenido un encuentro cercano con ella.


Según la creencia en el siglo pasado, cuando el alumbrado de las calles aún se obtenía con velas de cebo, en la Ciudad de Oaxaca había un General quien se había ido de parranda con unos amigos y estos se acompañaban de esos músicos callejeros que andan en todos los moles. El grupo de eufóricos borrachos caminaban zigzagueantes y alegres por el llano de Guadalupe, hoy Paseo Juárez. Cuando de pronto… apareció ella.

Se trataba de una hermosa mujer, delgada, vestida de blanco con un rebozo negro y el pelo suelto. Ante la mirada de todos, ella hizo una irresistible señal al militar, que bien era reconocido por no tenerle miedo al enemigo en épocas de la Intervención Francesa ¿Cómo iba a rechazar hacerle caso a la bella dama? Seguido de sus encantos, el general desapareció tras seguir a la mujer y alejándose ante los ojos de todos como si fuera arrastrado por la imagen.

Al momento, todos corrieron dispersándose por todas partes: ¡La Matlazihua! ¡La Matlazihua! ¡Se lo llevó la Matlazihua! Gritaban al mismo tiempo que arrancaban la partida dejando sus sarapes, guitarras y botellas. Seguramente hasta la borrachera se les olvidó mientras huían y se perdían en la oscuridad de las calles.

Dicen por ahí que días después, el General fue encontrado hecho una desgracia, bajo el puente en donde corre el rio de Jalatlaco, cercano al panteón. Su infortunio dicen que fue por una golpiza de algunas personas quienes habían sido cómplices de aquella hermosa pero falsa visión.

Algunas lenguas afirman que la Matlazihua era una mujer real de aquella época, que ciertamente cautivaba a los hombres con su belleza, se los llevaba y los seducía; pero en medio de las caricias los despojaba de sus pertenencias como su salario o una que otra joya.

Lo cierto es que padres conservadores, tías solteronas y madres angustiadas, ordenaban a todos los varones resguardarse en casa antes del toque de oración, Así para cuando aparecía el sereno, el encargado de vigilar las calles y regular el alumbrado público con las velas de cebo, todos debían estar en casa ya que alguna bella imagen podría reaparecer.

La Posesión de Clara Germana Cele


Uno de los casos más impactantes de supuesta posesión demoníaca afectó a la misionera sudafricana Clara Germana Cele, de quien se dice que en 1906 realizó un pacto con el diablo mientras realizaba un viaje de misión evangelizadora en Natal (Sudáfrica).

De acuerdo a la revista católica The Catholic Digest, Clara confesó aquel pacto con su sacerdote desde los 4 años, Erasmus Horner. Posteriormente comenzó su calvario.

Según señala el citado medio, el 20 de agosto de 1906 se produjo la primera manifestación demoníaca, cuando ella se desgarró los vestidos, rompió una de las columnas de su cama, gruñó como animal y habló con seres invisibles. Todo eso fue presenciado por las hermanas que la tenían a su cuidado.

“Por favor, llamen al padre Erasmus, tengo que confesarme y decirlo todo, pero dese prisa o satán me matará. ¡Me tiene en su poder! No llevo nada bendecido, he tirado todas las medallas que usted me dio. Me has traicionado. Me habías prometido días de gloria, pero ahora me tratas cruelmente”, les habría dicho en un momento de lucidez.

Hasta esa fecha, todo el grupo cercano a Germana Cele la había considerado como una joven de 16 años normal, sin embargo, tenía algunas excentricidades que llamaban la atención de la comunidad eclesiástica.

La historia dice que el agua bendita se secaba cuando se la rociaban en misa, pero su reacción con el agua corriente de llave era normal. Además daba fuertes gritos cuando le acercaban una cruz.


Según el libro The Devil’s bride: exorcism: past and present, los casos más complejos se daban cuando ella lograba levitar hasta un metro sobre el suelo, lo cual era observado en su habitación y en la iglesia.

“Clara flotaba a menudo hasta a metro y medio del suelo, unas veces verticalmente con los pies hacia abajo, y otras veces horizontalmente, con el cuerpo flotando sobre la cama. Permanecía en una postura rígida y ni siquiera la ropa se le veía abajo, como hubiera sido normal”, declaró el padre Erasmus Horner en la oportunidad.


Se dice también que en una oportunidad, mientras la estaban sujetando, le tiró un rayo a una monja que estaba arrodillada frente a ella rezando. Luego de eso la mordió en un brazo, dejando una marca similar a la mordida de una serpiente.

El 10 de septiembre de 1906 se dio el permiso para el exorcismo de Clara Germana Cele, el cual fue llevado a cabo por el padre Erasmus y el padre Mansuet, quien era rector de la misión.

De acuerdo a The Catholic Digest, los ritos comenzaron a las seis de la madrugada, se extendieron hasta el mediodía, continuaron a las tres de la tarde y duraron hasta medianoche.

En aquella oportunidad Clara atacó a los dos padres, aunque finalmente el demonio dijo que iniciaría su retirada a través de una nueva levitación, la cual se llevó a cabo ante 170 testigos en la capilla de la misión.

Sin embargo, en enero de 1907 la joven tuvo una recaída e hizo un nuevo pacto con el diablo, en el cual habría desarrollado los mismos comportamientos que había tenido un año atrás.

Aquel exorcismo, desarrollado por los mismos sacerdotes, tuvo lugar el 24 de abril de 1907 y duró dos días. La retirada definitiva del demonio habría quedado marcada por un fétido olor que se sintió en el lugar.

Posterior a eso, Clara Germana Cele nunca más volvió a ser víctima de una posesión, a eso se sumó que nunca recordó lo sucedido.

La Triste Parábola de Joyce Vincent


Un día de noviembre (o quizás de diciembre) del 2003, Joyce Vincent, señora inglesa de 40 años, regresó de hacer compras al pequeño apartamento de Londres que le había concedido un programa oficial en su calidad de víctima de la violencia doméstica. Encendió el televisor (o quizás nunca lo apagaba), enchufó la calefacción (o quizás ya estaba conectada) y, cuando se disponía a quitarse el abrigo (o quizás a lavar los platos con restos de comida), cayó al suelo víctima de un infarto (o quizás de algún aneurisma cerebral).


Se ignora durante cuánto tiempo agonizó (quizás, para su fortuna, murió instantáneamente) y no se sabrá nunca con exactitud cómo fueron sus últimas horas, porque el cadáver de Joyce Vincent solo fue encontrado en enero de este año, cuando la empresa de arrendamientos forzó la puerta de la vivienda de esta mujer que completaba ya más de dos años de atrasos en el pago del alquiler. Allí estaban sus restos en el suelo, polvo y huesos, mientras el televisor seguía encendido, los platos sucios y la calefacción a todo dar.


Joyce Vincent murió sola en un edificio de 200 viviendas, instalado en el corazón de una ciudad de 7 y medio millones de habitantes. Nadie se interesó por ella, por su silencio, por su súbita ausencia. Había comprado regalos de aguinaldos. ¿Para quién, que nunca la buscó? Tenía hermanas. ¿Dónde estuvieron durante estos dos años? Tuvo un marido que la trataba mal. ¿Ni siquiera él quiso conocer su paradero? La rodeaban varios vecinos. ¿Jamás se preguntaron por qué había desaparecido? La agencia gubernamental que pagaba parte del apartamento, las empresas de luz, teléfono, agua, gas, ¿no se extrañaron de que durante dos años dejara de pagarles esta inquilina?


Terrible parábola la de Joyce Vincent, que muestra el egoísmo de la sociedad contemporánea. El concepto original de la ciudad la polis partía de la idea de la ayuda mutua entre los habitantes. Pero las cosmópolis modernas no son más que una suma de individuos, un cementerio de vivos, donde se disuelven los valores de familia, de amistad, de vecindad. El imperio de la competencia económica, el lucro y el triunfo a toda costa aplastan toda solidaridad. La soledad escribía hace 120 años el célebre abate parisino Joseph Roux vivifica, pero el aislamiento mata.


La muerte de Joyce Vincent fue, en el fondo, producto de ese aislamiento, que convierte al prójimo en extraño y fija una nueva ley de la selva: que cada quien se salve como pueda. El proceso jurídico por el fallecimiento de Joyce Vincent, donde acaba de surgir la noticia de su triste post mórtem, diagnosticó causas naturales en el deceso y declaró que no hay incriminados. La verdadera sentencia dice que todos fuimos culpables y que cada día, a su manera, Joyce Vincent muere miles de veces.

martes, 7 de enero de 2020

Desde La Morgue


Cuando llegan los cadáveres a la necropsia pues llegan con la ropa con la que fallecieron y es trabajo del perito desvestirle para iniciar la necropsia.

Muchas veces llegan los difuntos con las expresiones faciales que tuvieron en el último momento (miedo, tranquilidad, enojo, tristeza) incluso a veces hasta con lágrimas.

Los médicos legistas nos dan una explicación científica como lo exige su trabajo, pero por experiencias personales he tenido que combinar entre lo científico y mis creencias.

Tal es un caso donde bajo investigaciones se pudo dar con una fosa de un profesor que había sido secuestrado, asesinado y sepultado hace 3 semanas en un paraje lejano.

Cuando lo exhumaron se encontraba aun con el uniforme de su escuela y estaba en una posición fetal y su rostro reflejaba una profunda tristeza.

Pues el trabajo de desvestirlo sin cortar la ropa (se conserva la ropa integra para analizarla) fue prácticamente imposible para los peritos dada la rigidez cadavérica.

Fue cuando el médico legista llegó y dijoles voy a decir como es la manera correcta…
Todos pensamos que nos iba a dar una solución técnica, científica, medica o profesional, pero ohhhhh sorpresa !!

Empezó a hablarle al cadáver mientras empezaba a desvestirlo.

“Ya estas aquí amigo”
“Tu familia ya te encontró”
“Ya no vas a estar allá sólito”
“Lo único que quieren es velarte para que estés en paz”
“Mira que nunca dejaron de buscarte”
“Ayúdame para que terminemos rápido y te vayas con tu familia”

Pues mientras hacia eso mas se nos erizaronlos pelos cuando vimos que el cadáver que llevaba  3 semanas sepultado empezó a aflojarse a modo que desvestirlo fue muy fácil.

Y dejarlo en una posición como si estuviera acostado boca arriba y su rostro cambio, se veía tranquilo.

Este tip lo usan los buenos médicos que a pesar de convivir diario con la muerte no han perdido la sensibilidad de saber que ante ellos esta una persona que es padre, hijo, esposo y que deben de tratarse con respeto y dignidad.

Siendo psicólogo me doy cuenta que aún de los cadáveres emanan emociones.