Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Las Misteriosas Figuritas de Acámbaro


Acámbaro es una pequeña localidad que se encuentra en el Estado de Guanajuato, al noroeste de Ciudad de México, de la que dista unos 300 kms. Es allí donde se encuentra el Museo Waldemar Julsrud donde están en exposición cerca de 37.000 figurillas encontradas en la década de los 40 en pleno siglo XX y que levantaron pasión por su misteriosa procedencia.

A principios del siglo XX era la de los Tarascos la cultura india más antigua que se conocía. Incluso, en el año 1942, el propio Waldemar Julsrud, un comerciante alemán, junto con Fray José María Martínez, descubrieron el emplazamiento de otro yacimiento en Chupicuaro, con restos de la época preclásica.

Historia del descubrimiento de las Figurillas de Acámbaro

Sin embargo, fue en el año 1944 cuando Julsrud hizo un importantísimo descubrimiento en la cercana localidad de Acámbaro. Y todo comenzó de la manera más simple posible: en un rutinario paseo a caballo el comerciante y arqueólogo descubrió sobresaliendo del suelo una pequeña figura de terracota que no supo identificar con ninguna cultura. Atraído por su origen, mandó excavar en la zona para ver si encontraban otras figuras semejantes ofreciendo para ello un peso por cada una de las piezas intactas que se encontraran.

Se llegaron a encontrar en aquellas excavaciones más de 37.000 piezas de piedra, obsidiana y jade. Sin embargo, hasta aquí, y a pesar de la cantidad de figuras encontradas, todo parecía normal, hasta que se analizaron las figuras que representaban. La sorpresa vino cuando muchas de ellas parecían representar extraños animales muy similares a los antiguos y extintos dinosaurios.

Anacronía: teorías a favor y en contra de su origen

Las alarmas saltaron. ¿Dinosaurios? Era imposible que esa civilización, cualquiera que fuese, supiera de los dinosaurios no solo por el hecho de no coincidir en el tiempo con ellos, sino porque esta civilización pertenecía a un periodo anterior al Descubrimiento de las tierras americanas en el año 1492, y por tanto, era imposible que hubieran tenido noticia de la existencia de aquellos grandes animales miles de años antes.

Evidentemente el interés de la arqueología mundial se despertó con aquél curioso misterio. Hasta allí se desplazó el profesor de Historia de la Universidad de New Hampshire, Charles Hapgood, quien se dedicó a constatar el origen cronológico de aquellas piezas. Aplicándoles el método del Carbono 14, la Universidad de Nueva Jersey determinó que el origen se remontaba entre 1.110 y 4.350 años antes de Jesucristo. Ya de por sí es ésta una fecha sorprendente, pero aún así no justificaría la presencia de dinosaurios los cuales se consideraban extinguidos millones de años antes. ¿Qué ocurría entonces?

Desde entonces la controversia ha seguido los cauces habituales en este tipo de anacronías en los que hay opiniones encontradas de todo tipo. Incluso el Smithsonian se desmarcó del asunto aduciendo que las piezas eran falsas, y junto a ellos, una buena parte de la comunidad internacional arqueológica considera que Waldemar Julsrud no operó de mala fé, pero sí que fue engañado por los campesinos del lugar, quienes agraviados por el bajo sueldo que les ofrecía (un peso por figurita) se dedicaron a crear ellos mismos las figuras.

Otra buena parte de la comunidad científica, aun sin quitar razón al antiguo origen de las mismas, indican que dichas piezas no tienen por qué representar realmente a los antiguos dinosaurios, sino simplemente a extraños animales imaginados para tal fin.

Por su parte los que defienden el descubrimiento de Julsrud siempre exhiben por delante los estudios científicos que han datado a estas piezas en miles de años anteriores a la venida de Jesús, y portan claras fotos del enorme parecido de esos animales con los antiguos dinosaurios. ¿Cómo entonces hacer coincidir ambos eventos? es aquí donde aparecen las teorías creacionistas que hablan de la hipótesis no demasiado probable de que humanos y dinosaurios convivieran hasta mucho después de los 65 millones de años en que se estableció la desaparición de aquéllos. Junto a esta teoría tan improbable existe otra mucho más pausible: aquélla en la que hacen constar que esta civilización bien pudo haber descubierto yacimientos antiguos y encontrar restos de desparecidos animales.

Como os decía, podéis ver la colección de figurillas en el Museo Waldemar Julsrud que se encuentra en Acámbaro.

Mientras tanto, mucho nos tememos que difícil será demostrar el por qué de este misterio sin resolver.

El Infame Experimento Tuskegee


Iniciaba la década de 1930 en la localidad sureña de Tuskegee (Alabama), cuando un grupo de científicos decidieron investigar una de las enfermedades que más estragos estaba causando por esos días: la sífilis. Y con ese propósito, cometieron uno de los experimentos más atroces y largos de la historia de la humanidad, que dejó una marca tan indeleble sobre la población, que al buscar la palabra “Tuskegee” en Google, no sale información sobre la ciudad, sino sobre este experimento.

Tuskegee era, en esa época una ciudad de avanzada, donde la lucha por los derechos civiles de los afrodescendientes era fuerte. Allí se fundó una de las primeras universidades que admitió a estudiantes de raza negra y que además es la cuna de la célebre Rosa Parks (la primera dama de los derechos civiles) y del heroico escuadrón aéreo 322. Aquí, en 1932 se dio inicio a un experimento llamado oficialmente como el “estudio de Tuskegee para la sífilis sin tratamiento del hombre negro”.

En aquella época no existía ningún tratamiento confiable para la sífilis. Solo paliativos con múltiples efectos secundarios y de utilidad dudosa, por ello el Doctor Taliaferro Clark impulsó un estudio que buscaba analizar las diversas posibilidades de erradicar la enfermedad, por lo que se reclutó a un grupo de 600 aparceros varones afroamericanos y con la excusa de jornadas de vacunación y de un tratamiento de una enfermedad difusa llamada “mala sangre”, término que en la época se usaba para englobar una amplia serie de enfermedades, los instaron a participar con la promesa de una comida caliente, tratamiento médico y un seguro funerario por si fallecían, algo más que generoso para la época y para las condiciones sociales y monetarias de los participantes.

De los 600, se tomó un grupo control de aproximadamente 200 participantes y de los restantes, unos ya estaban infectados con la enfermedad al iniciar el estudio (en diversos estadios de desarrollo de la misma) y a otros se les contagió, con métodos cuestionables, por decir lo menos. A muchos se les ofreció mantener contacto sexual con prostitutas que tenían la enfermedad (sin que los varones lo supieran) y al ver que no resultaban contagiados con la eficiencia requerida, se les realizaban incisiones en el pene para frotarlos con cultivos de la bacteria.

Al ver esta clase de prácticas, el Doctor Taliaferro Clark abandonó el estudio, sin embargo, no lo denunció. Tras este hecho, fue retomado por el Doctor Oliver Wenger, quien lo supervisó durante años, tratando a los pacientes como auténticas cobayas humanas, sin importar su bienestar o seguridad, ni la de sus familias, al ser esta una enfermedad bastante contagiosa. Incluso se descubrieron escritos del Doctor Wenger felicitando al doctor Raymond Vonderlehr por sus cartas donde convencía a los “Nigger” (literal en las misivas) a aprovechar “la última oportunidad para tener un tratamiento especial gratis”, cuando en realidad solo se les realizaría un control para saber si tenían la enfermedad y en ese caso, hacerlos parte del grupo de estudio.

Para cuando esta infame investigación llevaba 15 años desarrollándose en 1947, la penicilina había demostrado su eficacia en el tratamiento de la sífilis, sin embargo, el estudio continúo, no solo sin aplicar la cura a los pacientes, sino prohibiéndoles que se trataran con ella (aun cuando 250 de los participantes fueron reclutados por el ejército) a fin de continuar con sus placebos y seguir estudiando los devastadores efectos de la enfermedad que incluyen daños en ojos, corazón y cerebro.

Aunque en el año 1964 la Organización Mundial de la Salud obligó a que todos los experimentos con humanos tuviesen el consentimiento expreso de los participantes, el experimento en Tuskegee continúo hasta que en julio de 1972 Peter Buxton, un investigador de ETS perteneciente al Servicio Público de Salud (y quien pasó más de ocho años alertando sobre la situación) lo filtró a los diarios Washington Star y el New York Times, con un escándalo tal, que en solo 24 horas se clausuró un experimento cruel que había durado cerca de 40 años, con un saldo de 28 participantes fallecidos por la enfermedad, 100 más lo hicieron debido a complicaciones relacionadas con esta, pero además, 40 mujeres habían sido infectadas y 19 niños habían nacido con la enfermedad.

En 1997, el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton se disculpó de forma oficial ante cinco de los supervivientes: “No se puede deshacer lo que está hecho, pero podemos acabar con el silencio… Podemos dejar de mirar a otro lado, miraros a los ojos y finalmente decir, de parte del pueblo americano, que lo que hizo el Gobierno fue vergonzoso y que lo siento”. Sobre el tema, en 1977 Gil Scott-Heron editó en su álbum Bridges una canción llamada “Tuskegee #626” que habla sobre estas atrocidades, y en 1997 el canal HBO creo la película “Miss Ever’s Boys” (los chicos de la Señorita Ever”) donde también se dramatiza este tema.

Lo único bueno que quedó a partir de este experimento fue la regularización y endurecimiento de las normas para el consentimiento informado en experimentos clínicos, más comprensión de la igualdad entre los seres humanos sin importar su condición de raza o clase social y una nueva comprensión de la importancia de la ética, especialmente en la medicina.

El Misterioso Lago Vostok


No hay dudas que la Antártida es el más maravilloso de los continentes. La fecha crucial de su exploración podríamos marcarla en diciembre de 1911, cuando el noruego Roald Amundsen llegó por esos lares en una peligrosa y arriesgada expedición.

A partir de esa fecha y muy especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, varias naciones han frecuentado con diversos intereses la región de los hielos polares. Los rusos, por ejemplo, plantaron una base a la cual llamaron Vostok. La misma está “casualmente” ubicada justo en el lugar donde 3623 metros más abajo se encuentra el lago subglacial más grande del planeta, el cual también fue bautizado como Vostok, que quiere decir “Este” en ruso. No solo es es más extenso de los 140 lagos con estas características, sino también el más misterioso.

Tiene 250 kilómetros de largo por 60 de ancho y contiene agua en estado líquido, cuya temperatura es de tres grados Celsius bajo cero, aunque se mantiene líquida por efectos de la presión de la capa de hielo que va por encima. Otras fuentes indican que en determinadas partes, la tremperatura del agua asciende a casi veinte grados Celsius, lo que indicaría una gran actividad geotérmica por debajo de su superficie.

El lago Vostok encierra varios misterios. Parece ser un ambiente supersaturado de oxígeno, aunque a partir de 2001 se hicieron mediciones que dejaron desconcertados a los científicos. Sobrevolando esta zona a baja altura, se descubrió una poderosa anomalía magnética, la cual se calculó en mil nanoteslas, una cantidad enorme cuyas causas son ignotas. Otra característica es la extraordinaria amplitud, ya que se extiende por unos 160 kilómetros cuadrados, lo cual se intentó a explicar a partir de causas naturales que no convencieron a nadie.

Michael Studinger, de Columbia University, sostuvo que muy probablemente, la corteza terrestre es muy delgada en el fondo del lago. Por tanto, la cercanía con el manto causaría un aumento de la actividad magnética.
El geólogo Ron Nicks sostiene, en cambio, exactamente lo contrario: la delgadez de la corteza y la consiguiente cercanía del manto causarían un calentamiento de la costra misma y esto debería reducir la actividad magnética en vez de aumentarla.
Según el profesor Thomas Gold (revista Nexus Australia), la anomalía sería causada por una excepcional concentración de xenón, argón y metano, que provendría justamente del manto. Si se extrajera la capa de hielo que cubre al lago Vostok, se produciría una inmensa explosión, y la consiguiente dispersión de los gases mencionados en la atmósfera podría conllevar imprevisibles daños al planeta.

Para algunos investigadores (Charles Hapgood, Graham Hankook, Flavio Barbero), quienes apoyan la teoría Atlántida en Antártida, la anomalía magnética podría ser causada por las ruinas metálicas de una enorme ciudad que fue quemada y destruida hace milenios.

Según estas hipótesis, la Antártida fue habitada por el hombre en épocas remotas, pudiendo gozar de un clima templado, incluso cálido. Estas afirmaciones se basan en el hecho de que, según varios climatólogos y geólogos, el polo norte pudo haberse encontrado al sur de las actuales islas Aleutianas hasta el noveno milenio antes de Cristo, por lo que la Antártida se habría hallado relativamente lejos del Polo Sur, con un clima bastante templado. Una enorme catástrofe, quizás causada por la caída de un meteorito en la Tierra, habría producido el desplazamiento del eje terrestre, el derretimiento de los enormes glaciares del hemisferio boreal y la consiguiente glaciación repentina de la Antártida. Muchos pueblos de la Tierra recuerdan este cataclismo como el diluvio universal, y lo relataron, transmitiéndolo hasta hoy.

Según el psíquico estadounidense Edgar Cayce, los atlantes escondieron en su continente perdido un enorme cristal que sería su fuente energética durante muchísimo tiempo. Por ahora no se puede afirmar con certeza si la anomalía magnética del lago Vostok tiene un origen natural o artificial. Es correcto proceder de a pequeños pasos, cumpliendo con el método científico, pero también es interesante no descartar ciertas hipótesis “extrañas” de algunos místicos y psíquicos, quienes podrían, con sus percepciones, indicar a los hombres de ciencia el camino correcto para llegar a la solución del misterio.

Sin embargo el misterio no termina aquí. Hace unos pocos meses atrás, en febrero de 2012, una expedición nuevamente rusa, logró extraer del lago las primeras muestras del agua más pura y antigua del planeta. Esto proporcionó una información valiosísima sobre los cambios climáticos en los últimos 500.000 años. De esta manera, y para aumentar más las rarezas del lago Vostok, esto ha permitido descubrir bacterias absolutamente desconocidas, lo cual refuerza los argumentos a favor de la presencia de vida en entornos parecidos fuera de nuestro planeta.

En estos momentos, no es solamente la existencia de agua dulce en el lago lo que atrae a los científicos, sino sus extremas condiciones. Si hay algo vivo allá abajo (y probablemente lo haya a pesar de la oscuridad y el frío) calificaría directamente como un organismo extremófilo. Vida nueva y desconocida dentro de nuestro propio mundo insólito.

Por ahora, el Lago Vostok sigue siendo una colección de misterios y una enorme caja de sorpresas, allá en el lugar donde es muy difícil de llegar y mucho más complicado de sobrevivir…

sábado, 9 de noviembre de 2019

El Proyecto Pandora, Experimentos de control mental en el siglo XX.


Manipular los pensamientos y acciones de combatientes, gobernantes y personas del común, ha sido una de las grandes ambiciones de agencias gubernamentales durante décadas. Cuantiosos presupuestos destinados para este propósito, contrastan con el emprendimiento de algunos genios solitarios que, con mucho talento y creatividad, han podido profundizar en los enigmas de nuestra mente.

El Proyecto Pandora fue una iniciativa creada por el ejército y las agencias de seguridad norteamericanas a mediados del siglo XX, con el objetivo de realizar espionaje con el uso de ondas electromagnèticas, para obtener información clasificada de la Unión Soviética. Uno de los primeros antecedentes en el uso de esta tecnología nos remonta a la década de los sesenta, donde el Doctor José Manuel Rodríguez Delgado, profesor de Fisiología en la Universidad de Yale, logró estimular a distancia el cerebro de diversos animales entre los cuales se encontraban toros, chimpancés e incluso seres humanos, demostrando que podía controlar su mente y su cuerpo pulsando un botón.

Una de las claves fue su destreza como inventor. Fue perfeccionando su técnica hasta desarrollar un radiorreceptor de estímulos tan pequeño como una moneda, al que llamó "stimoceiver" que podía implantarse fácilmente en el cerebro de un paciente y manejarse a control remoto. En un experimento, Delgado y dos colaboradores de Harvard, estimularon el lóbulo temporal de una mujer epiléptica de 21 años, mientras tocaba calmadamente la guitarra. Como respuesta a este pulso eléctrico, entró en cólera y estrelló su guitarra contra la pared, muy cerca de la cabeza de uno de los investigadores. Aunque este hecho impresionó a los expertos, el resultado que generó mayor repercusión en humanos, fue la estimulación de una región límbica que podía desencadenar euforia incontenible que era capaz de contrarrestar el dolor físico y también la depresión.

No obstante, el experimento del Doctor Delgado que mayor impacto causó se efectuó en Córdoba, España en 1963 con un toro de lidia. Tras insertar el stimoceiver en el cerebro del animal, Delgado decidió entrar con él al ruedo y allí logró controlar sus acciones pulsando los botones de un transmisor de mano. Este experimento fue inmortalizado en piezas audiovisuales que evidencian el increíble conocimiento del galeno español.

Impresionados por lo ocurrido, agencias de inteligencia y organizaciones militares de los Estados Unidos se pusieron en contacto con Delgado para utilizar sus saberes en aplicaciones militares. Aunque el mismo Doctor haya desmentido su implicación en estos hechos, hay indicios de que algo de su conocimiento fue utilizado en posteriores experimentos.

Uno de ellos, fue el registrado por el diario Los Angeles Herald en un artículo publicado en 1979 que reprodujo declaraciones del ingeniero electrónico Leonard Kille, quien afirmaba que su cerebro había sido destruido en experimentos de control mental efectuados por la CIA y el Boston City Hospital.

Curiosamente, Kille trabajó con Edwin Land, investigador en programas de control mental patrocinados por el gobierno, quien fundó el Instituto de Ingeniería Científica (SEI) a cargo de la CIA. En julio de 1968, los equipos de SEI implantaron electrodos en las cabezas de algunos prisioneros de guerra del vietcong, en experimentos que buscaron dirigir su comportamiento por control remoto. Una vez completados los ensayos, los detenidos fueron ultimados y cremados por miembros de la central de inteligencia.

Los avances científicos pueden permitirnos dar un salto evolutivo, siempre y cuando sean utilizados en pro del bienestar común. Sin embargo, hallazgos como el que hizo el Doctor Delgado, revisten un gran peligro si caen en manos inescrupulosas que los usen a favor de sus propios intereses.

Lady Babushka


Sucedió hace más de medio siglo atrás y aún sigue siendo un misterio. El viernes 22 de noviembre de 1963, en la ciudad de Dallas, Texas, a las 12:30 hs, el presidente John Kennedy es mortalmente herido por una sucesión de disparos. El suceso se registró a la altura de la Plaza Dealey y el magnicidio sigue sumergido en una permanente nebulosa de dudas.

Entre las muchas cosas extrañas que rodearon a la muerte del presidente norteamericano, está la presencia de una mujer a la que se le dio el apodo de “Lady Babushka”. Se trata de una persona que estaba justamente observando el paso de la comitiva presidencial en el momento de los disparos y se le dio ese apelativo, por un pañuelo blanco que llevaba en su cabeza, al modo de las abuelas rusas.

Babushka Lady lleva un abrigo color crema y un pañuelo rojo y blanco que le cubre el pelo. Aparece en muchas de las filmaciones de otras personas que documentaron el paso del presidente y hasta el día de hoy no se ha podido saber de quien se trata.

Lo más extraño del caso es que esta mujer estuvo filmando toda la escena del crimen con una cámara de cine, posiblemente de 8 mm de buena calidad, similar a las muchas que había esa mañana por el lugar. La película que grabó esta misteriosa mujer, pudo haber sido un material invalorable al momento de la investigación, ya que mientras todo el mundo se tiraba cuerpo a tierra cuando empezaron a sonar los disparos, ella permaneció de pie sin dejar de tomar imágenes, teniendo el mejor ángulo de visión para registrar todo lo sucedido en el montículo de tierra desde donde provenían algunos de los balazos.

La presencia de Babushka aparece en todas las películas o fotos de varios testigos del caso, apreciándose claramente que cuando empiezan los tiros, las únicas personas que permanecen de pie, son los policías de la custodia y ella que filma todo. Inmediatamente después del tiroteo, se la ve a la mujer cruzando tranquilamente la calle Elm para ir hacia el promontorio de tierra y filmar el paso o la huida de los asesinos.

Esa escena es la última en la que se puede ver a la mujer del pañuelo. Hay decenas de fotos de ese momento y varias películas que la registran. El FBI pudo entrevistar a todas las personas que aparecen en las imágenes captadas en el momento de los disparos, excepto a esta extraña mujer del pañuelo. Nunca pudo ser identificada, ni interrogada y nada se ha sabido de las imágenes que pudo haber captado y que hubiese podido ser de gran valía al momento de la investigación. Ese documento fílmico sigue siendo una gran incógnita y su paradero es desconocido. Babushka se perdió en la noche de los tiempos.

La Comisión Warren, destinada a la investigación exhaustiva sobre la muerte de Kennedy, no pudo dar con el paradero de esta señora que literalmente se esfumó. Hay decenas de especulaciones sobre Lady Babushka. Algunos dicen que podría haber sido una enviada del Vaticano o una agente de la CIA. Otros especulan que se le compró el silencio y se la hizo desaparecer para ocultar evidencias. Algunos otros creen que pudo haber sido una “viajera del tiempo”, ya que aseguran que la cámara filmadora con la que se ve en las fotos…ni siquiera existía en esa época.

Sea como sea, la misteriosa mujer del pañuelo es la única personas de todas las fotografías y películas tomadas ese día, que nunca ha podido ser identificada ni por los servicios secretos ni por los agentes especiales del gobierno. ¿Quién era?

Hvitserkur


En el extremo noroeste de Europa, aparece desbordante de naturaleza una gran isla rodeada de algunas otros islotes más pequeños, adyacentes al océano Atlántico. Es Islandia, un país con gran actividad volcánica y geológica que ha dejado huellas y curiosos monumentos de magma.

Uno de ellos es Hvitserkur, una llamativa formación geológica que se ha modelado hace varios miles de años atrás, apareciendo de la nada y quedando expuesta al viento y las mareas, que la han convertido en una especie de obra de arte, con formas que recuerdan la imagen de un animal extraño bebiendo agua de mar.

Este rinoceronte de origen volcánico se ubica al norte del país, justo al borde de la península de Vatnsnes, en la región occidental de la bahía Húnafloi y a unos pocos metros de la playa. Tiene más de quince metros de altura y ha sido el resultado de una erupción volcánica en una de las rocas más antiguas. La irrupción de roca ígnea ha quedado allí, al descubierto sobre el nivel del mar, donde la erosión de los materiales más finos, provocada por la formación de la bahía de los fiordos, ha modelado esta expresiva muestra natural.

Con el tiempo hubo lloviznas de materiales piroclásticos, que dieron lugar a una hermosa playa que alberga una enorme colonia de focas, las que le dan excelente compañía al rinoceronte volcánico.

La gran y variada cantidad de aves que habitan y sobrevuelan el lugar, hacen sus deposiciones blancas que han coloreado con el paso de los siglos la gran formación geológica. Por esa razón se la denomina Hvitserkur, que significa “camisa blanca”.

Las olas que azotan continuamente la costa, se han sumado a los vientos, los cuales esculpieron tres agujeros en la roca.

Uno de cuatro metros de ancho y la otra casi siete por dos metros de alto, dando como resultado esta curiosa formación similar a un rinoceronte, a un dinosaurio o a un dragón alado, según se lo vea desde distintos ángulos. Las leyendas lugareñas cuentan que en realidad se trata de un troll, historias nórdicas que tratan sobre un temible miembro de una mítica raza antropomorfa del folclore escandinavo. Este monstruo dicen que fue paralizado por los rayos del sol del amanecer cuando intentaba destruir el monasterio cristiano de Thingeyrar.

Sin dudas Hvitserkur impresiona y se levanta desafiante sobre el mar de Islandia.

jueves, 7 de noviembre de 2019

La Leyenda del Castillo de Malmuerta


En la ciudad de Córdoba y en pleno siglo XV vivió el señor de Belmonte, llamado Don Fernando Alonso de Córdoba, un noble caballero que contrajo matrimonio con la hermosa Doña Beatriz de Hinestrosa, a la que superaba ampliamente en edad. Doña Beatriz era agasajada continuamente con los frecuentes regalos de Don Fernando, quien dejaba de lado su ardor combativo y carácter agresivo cada vez que contemplaba a su esposa, y todo parecía ir por buen camino.

Un día, ambos reciben la visita de dos comendadores pertenecientes a la Orden de Calatrava y primos de Don Fernando, que curiosamente resultaban ser hermanos gemelos, llamados Fernán y Jorge (de Córdoba y Solier). Debido a su condición y su posición, no sólo fueron recibidos con gran pompa y boato, sino honrados con todo tipo de atenciones y celebraciones. Pero quiso el destino que uno de ellos, Don Jorge, se enamorase perdidamente de Doña Beatriz, primero cortejándola y luego comenzando a importunarla allá donde la encontraba sola.

Esta situación empeoró cuando su esposo Don Fernando fue reclamado por el rey para que solucionase ciertos asuntos en la corte, dejando a Beatriz en soledad por espacio de varios meses. Ante la insistencia de Jorge y la ausencia prolongada de su marido, Doña Beatriz terminó por sucumbir y entregarse a él, pero esto no se mantuvo en secreto por mucho tiempo. Pese a que Don Fernando había recibido más de una noticia de esta situación, lo cierto es que no le dio mayor importancia, pensando que se trataba de alguna argucia o mentira.

Hasta que ambos terminaron por encontrarse en la corte del rey, y tras cruzar algunas frases corteses y ponerse al día en cuanto a sus vidas, cada uno siguió con sus asuntos. Al poco tiempo, el rey mandó llamar a Don Fernando para preguntarle que cómo había tenido la osadía de regalarse su anillo a Don Jorge, ante lo que Fernando no supo qué contestar. El rey le había regalado hacía varios años un anillo muy valioso a Fernando como muestra de su amistad, y éste había prometido conservarlo siempre, como si de un tesoro se tratase. Este anillo pasó a manos de Beatriz tras el matrimonio, y ahora lo llevaba Don Jorge.. ¿cómo era eso posible?

Cuando comprendió lo sucedido, pidió permiso al rey para “recuperar su honor”, a lo que el monarca no pudo menos que acceder.

Al regresar a su casa, Don Fernando encontró a su esposa y a su primo, y en la mano de éste el anillo que le había regalado el rey, pero no perdió la compostura y actuó como si no ocurriese nada, pese a la furia que sentía por dentro. Dijo a ambos que tenía que salir de viaje otra vez, y cuando hubo anochecido volvió a introducirse en su casa, encontrando a los amantes juntos en su propia cama. Entonces su control sobre sí mismo desapareció, y comenzó una vorágine de sangre y venganza de la que no escaparon ni siquiera sus criados. A la salida del sol, la luz encontró un total 15 personas muertas al salir el sol.

Entonces, según cuenta la leyenda, se dirigió al rector de la Parroquia de Santa María, y confesando su acción pidió que los cadáveres recibiesen santa sepultura, tras lo cual se marchó durante años. Cuando regresó ante la presencia del rey, éste le exigió que para ser perdonado debería construir una torre, y así lo hizo, cuando terminó de erigir la Torre de Malmuerta pudo volver a ser caballero del rey y sus crímenes perdonados por el monarca.