Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

domingo, 11 de octubre de 2020

La Verdadera Historia de Thor: el Macabro Dios Nórdico No Es Como Lo Pinta Marvel


Los dioses de las mitologías antiguas del mundo no son como los vemos en el cine. Odín no es un dios misericordioso que se parece a Anthony Hopkins y Thor no es un hombre rubio, fornido y benevolente que ama a la humanidad y es un justiciero intergaláctico. No. El dios del trueno es muy distinto a como lo pintan los cómics y las películas de Marvel.

Cuando Jack Kirby, Larry Lieber y Stan Lee crearon a “El poderoso Thor” para que debutara en el año 1962, en el número 83 de Journey into Mystery, dieron vida a una versión en el que el dios nórdico era un superhéroe, enamorado de una humana y que llegó a la Tierra como castigo de su padre, para darle una lección de humildad, haciéndose pasar por un estudiante de medicina llamado Donald Blake.

En el cine, la historia es similar. La sed de guerra de Thor contra los gigantes de Jötunheim pone en riesgo la paz, y su padre lo envía a la Tierra como castigo, separándolo de su martillo mágico, Mjölnir. El día que pueda levantarlo de la tierra, volverá a ser digno de su poder.

Hoy en día, todo el que piensa en Thor inmediatamente piensa en este rostro.


Pero la realidad es muy diferente. El verdadero Thor, el de la mitología nórdica y germánica, es un ser extremadamente violento, bruto, rudo y con una constante sed de sangre, en especial de sangre gigante. No obstante, esto no quiere decir que sea considerado un villano. Para nada. Era un héroe guerrero que salvó a la humanidad en más de una ocasión, pero a su vez disfrutaba de asesinar todo a su paso, siempre y cuando lo hicieran enojar.

El verdadero origen de Thor y su familia

Las diferencias del Thor de Marvel con el de la mitología comienzan en su origen. Thor es hijo de Odín, pero no de Frigg, quien en realidad es su madrastra y, a su vez, madre de sus medios hermanos Baldr y Höðr. La verdadera madre de Thor es Jörð, una jötunn (o gigante) considerada como la personificación de la Tierra. Thor tiene sangre de gigante corriendo por sus venas, pero no por eso deja de odiarlos, y por si fuera poco, Thor no es rubio, es pelirrojo y siempre lleva una barba larga y frondosa.

Thor en realidad es pelirrojo y lleva una barba larga y frondosa.

Loki tampoco es hermano adoptivo de Thor. El dios de las travesuras es hijo de los gigantes Farbauti y Laufey, descendientes directos de Ymir, el primer gigante, pero se mezcló con los dioses y se relacionó tanto con Odín que lo llegó a considerar su hermano, hasta que ayudó a asesinar a su hijo Baldr. Loki es una figura clave en la mitología nórdica, porque se unirá a los gigantes para combatir contra los dioses en el Ragnarok, el verdadero Ragnarok, una especie de apocalipsis nórdico que es muy diferente al que vimos en la película.

Mientras Hela se presenta como la hija mayor de Odín en las películas de Marvel, en la mitología nórdica Hel es hija de Loki, al igual que el lobo Fenrir (que también aparece en Thor: Ragnarok), el caballo de ocho patas Sleipnir, el cual cabalgaba Odín y, más importante, también es padre de Jörmundgander, la serpiente del mundo, o serpiente de Midgard, una víbora gigantesca que fue condenada a vivir atrapada en el mar que rodea Midgard (el mundo de los hombres) hasta el fin de los tiempos.

Otra de las diferencias más importantes de la familia de Thor entre Marvel y la mitología es que Sif, presentada como una guerrera leal a Thor en las películas, en realidad es su esposa, y con ella tiene dos hijos: Modi y Thrud, aunque tiene un tercer hijo llamado Magni al tener un amorío con una gigante llamada Jarnsaxa.

Mjölnir no es su único objeto mítico

El martillo Mjölnir es famoso en todo el universo Marvel, por ser el que le otorga al dios del trueno su habilidad de invocar y disparar rayos y volar. Pero en realidad, Thor tiene tres objetos mitológicos que lo dotan de poder. Uno de ellos es su cinturón (llamado megingjǫrð), que le otorga una fuerza sin comparación. También tiene guantes de hierro (Járngreipr) que lo hacen invencible en el combate cuerpo a cuerpo y, por último, su martillo.

Mjölnir, según la poesía islandesa llamada Edda prosaica, publicada en el siglo XIII, fue forjado por dos enanos hermanos llamados Sindri y Brok, tras perder una apuesta con Loki. El martillo, también descrito como un garrote en ciertos textos antiguos, tenía el poder mágico de golpear tan fuerte como Thor lo quisiera, pudiendo destruir montañas o cualquier cosa, todo para proteger la superioridad de los dioses.

Al igual que en las películas de Marvel, Thor podía arrojar el martillo y este siempre acertaría su objetivo y siempre regresaría a él.

El martillo no le permitía a Thor volar, pero para eso tenía un carruaje volador que era tirado por dos machos cabríos, llamados Tanngnjóstr (rompedientes) y Tanngrisnir (crujidor de dientes).

Thor el asesino de gigantes

Como mencioné al comienzo de estas líneas, Thor no era un héroe justiciero, amoroso y bondadoso, como lo presentan en las películas. Thor, en la mitología nórdica, era el dios del trueno, el hacedor de tormentas y, más importante, el mayor protector de Asgard.

Como guerrero, Thor parecía invencible y arrasaba con todo a su paso. Hay varias historias de sus batallas épicas con los jötunn, pero comenzaremos hablando de sus machos cabríos. Sí, esos que conducían su carro volador.

Tanngnjóstr y Tanngrisnir eran cabríos mágicos e inmortales. Su habilidad, además de llevar a Thor a donde quisiera, era alimentarlo. El dios nórdico podía cocinarlos y comérselos, para después juntar sus huesos y revivirlos usando su martillo. Eso sí, siempre y cuando no se dañen sus huesos. Una vez, se quedó a dormir en la casa de unos campesinos y, cómo no, cocinaron a esos pobres animales que día tras día sufrían ese destino. Sin embargo, uno de los hijos del campesino rompió uno de los huesos para comerse el jugo en su interior. Thor estuvo a punto de matarlos a todos, pero solo aceptó no hacerlo si los dos hijos del campesino se convertían en sus esclavos para siempre.

Thor se disfraza para hacerse pasar por Freyja ante el rey de los gigantes y Loki se burla.

Esclavizar personas y matar una y otra vez a sus cabríos no es lo único que hace a Thor macabro. El dios del trueno gozaba de matar gigantes, y hay varias historias de sus batallas que así lo cuentan.

Su batalla con el gigante Hrungnir es una de ellas, y tiene todo lo que podemos esperar de una historia de vikingos: carreras, borracheras, insultos y un duelo mortal. Hrungnir era el jötunn más valiente y poderoso de todos. Odín lo visitó en Jötunheim y lo retó a una carrera hasta Asgard, la cual ganó el dios de un solo ojo. Una vez en Asgard, Hrungnir aceptó celebrar un banquete con los dioses, y cuando el gigante se emborrachó empezó a decir que, si quisiera, podría matar a todos los dioses, con la excepción de las diosas Frigg y Sif, a quienes se llevaría consigo a Jötunheim como “premio”.
La matanza de Thor en Jötunheim comienza con una anécdota que parece salida de las películas de Marvel.

Los dioses se cansaron de escuchar sus ofensas y llamaron a Thor, quien al llegar estuvo a punto de matarlo pero Hrungnir le dijo que no tendría el valor de matarlo si estuviera armado, retándolo a un duelo cerca de Jötunheim. Una vez allí, Thor le arrojó Mjölnir y destruyó la cabeza del gigante en pedazos, matándolo en el acto.

Mi historia favorita comienza en un día que Thor despierta y alguien le ha robado su martillo. En la mitología nórdica, no solo Thor puede levantar Mjölnir, por lo que se lo robaron mientras dormía.

Thor estaba tan molesto que Loki escuchó sus gritos de ira, y se ofreció a ayudarlo a recuperar su martillo. La sospecha, por supuesto, caía en los gigantes, por lo que Loki voló a Jötunheim donde Thrymr, rey de los gigantes, confesó haber robado su martillo y dijo que su precio para devolverlo era que convencieran a la diosa del amor, Freyja, de que se casara con él.

La diosa, como era de esperarse, no aceptó, pero a Heimdal, hijo de Odín y dios guardián, se le ocurrió una idea que parece salida de la película Thor Ragnarok: Thor se disfrazaría de Freyja y Loki de su sirvienta para engañar a Thrymr y así recuperar el martillo, idea que no le gustó al principio al dios del trueno pero, en su desespero por tener Mjölnir de vuelta, aceptó hacerlo.

Thor y Loki volvieron disfrazados a Jötunheim y Thrymr hizo un banquete para celebrar la boda.

Thor, ni corto ni perezoso para comer, devoró un ciervo entero y mucha más comida, lo que sorprendió al rey gigante. Loki tuvo que excusarlo diciendo que la novia no había comido durante ocho días porque estaba ansiosa de conocerlo, y el gigante creyó la mentira. Tras buscar Mjölnir para cumplir con su parte del trato, Thor se desenmascaró, sujetó el martillo y asesinó a todos los gigantes que se le atravesaron, incluyendo al rey Thrymr. Es, en la mitología nórdica, la mayor masacre que vivió Jötunheim, a mano de un dios rencoroso, vengativo y sangriento.

El verdadero Ragnarok ocasiona la muerte de Odín y la de Thor. El dios de un solo ojo muere devorado por el lobo Fenrir, hijo de Loki, cuya mordida “alcanzaba del cielo al mar”, aunque el lobo después murió a manos de Viðarr, también hijo de Odín.

Thor, en cambio, muere luchando contra su mayor enemigo: la serpiente Jörmundgander, el único rival al que se había enfrentado en dos ocasiones anteriores y no había podido derrotar (o, mejor dicho, asesinar). Thor lucha a muerte contra la serpiente y la mata con un martillazo, pero el veneno de Jörmundgander también ocasiona la muerte del dios del trueno.

La historia que Marvel dio a Thor es noble, heróica y fascinante, pero contradice casi por completo a la verdadera historia del personaje mitológico, un ser que vivía solo para luchar con los que consideraba enemigos de Asgard, y matarlos.

Mientras Hela se presenta como la hija mayor de Odín en las películas de Marvel, en la mitología nórdica Hel es hija de Loki, al igual que el lobo Fenrir (que también aparece en Thor: Ragnarok), el caballo de ocho patas Sleipnir, el cual cabalgaba Odín y, más importante, también es padre de Jörmundgander, la serpiente del mundo, o serpiente de Midgard, una víbora gigantesca que fue condenada a vivir atrapada en el mar que rodea Midgard (el mundo de los hombres) hasta el fin de los tiempos.
Otra de las diferencias más importantes de la familia de Thor entre Marvel y la mitología es que Sif, presentada como una guerrera leal a Thor en las películas, en realidad es su esposa, y con ella tiene dos hijos: Modi y Thrud, aunque tiene un tercer hijo llamado Magni al tener un amorío con una gigante llamada Jarnsaxa.

Mjölnir no es su único objeto mítico

El martillo Mjölnir es famoso en todo el universo Marvel, por ser el que le otorga al dios del trueno su habilidad de invocar y disparar rayos y volar. Pero en realidad, Thor tiene tres objetos mitológicos que lo dotan de poder. Uno de ellos es su cinturón (llamado megingjǫrð), que le otorga una fuerza sin comparación. También tiene guantes de hierro (Járngreipr) que lo hacen invencible en el combate cuerpo a cuerpo y, por último, su martillo.

El carruaje de Thor también ha hecho apariciones en los cómics de Marvel. Su debut fue en el número 5 de Thor, en septiembre de 1976.

Mjölnir, según la poesía islandesa llamada Edda prosaica, publicada en el siglo XIII, fue forjado por dos enanos hermanos llamados Sindri y Brok, tras perder una apuesta con Loki. El martillo, también descrito como un garrote en ciertos textos antiguos, tenía el poder mágico de golpear tan fuerte como Thor lo quisiera, pudiendo destruir montañas o cualquier cosa, todo para proteger la superioridad de los dioses.

Al igual que en las películas de Marvel, Thor podía arrojar el martillo y este siempre acertaría su objetivo y siempre regresaría a él.

El martillo no le permitía a Thor volar, pero para eso tenía un carruaje volador que era tirado por dos machos cabríos, llamados Tanngnjóstr (rompedientes) y Tanngrisnir (crujidor de dientes).

Thor el asesino de gigantes

Como mencioné al comienzo de estas líneas, Thor no era un héroe justiciero, amoroso y bondadoso, como lo presentan en las películas. Thor, en la mitología nórdica, era el dios del trueno, el hacedor de tormentas y, más importante, el mayor protector de Asgard.

Como guerrero, Thor parecía invencible y arrasaba con todo a su paso. Hay varias historias de sus batallas épicas con los jötunn, pero comenzaremos hablando de sus machos cabríos. Sí, esos que conducían su carro volador.

Tanngnjóstr y Tanngrisnir eran cabríos mágicos e inmortales. Su habilidad, además de llevar a Thor a donde quisiera, era alimentarlo. El dios nórdico podía cocinarlos y comérselos, para después juntar sus huesos y revivirlos usando su martillo. Eso sí, siempre y cuando no se dañen sus huesos. Una vez, se quedó a dormir en la casa de unos campesinos y, cómo no, cocinaron a esos pobres animales que día tras día sufrían ese destino. Sin embargo, uno de los hijos del campesino rompió uno de los huesos para comerse el jugo en su interior. Thor estuvo a punto de matarlos a todos, pero solo aceptó no hacerlo si los dos hijos del campesino se convertían en sus esclavos para siempre.

Esclavizar personas y matar una y otra vez a sus cabríos no es lo único que hace a Thor macabro. El dios del trueno gozaba de matar gigantes, y hay varias historias de sus batallas que así lo cuentan.

Su batalla con el gigante Hrungnir es una de ellas, y tiene todo lo que podemos esperar de una historia de vikingos: carreras, borracheras, insultos y un duelo mortal. Hrungnir era el jötunn más valiente y poderoso de todos. Odín lo visitó en Jötunheim y lo retó a una carrera hasta Asgard, la cual ganó el dios de un solo ojo. Una vez en Asgard, Hrungnir aceptó celebrar un banquete con los dioses, y cuando el gigante se emborrachó empezó a decir que, si quisiera, podría matar a todos los dioses, con la excepción de las diosas Frigg y Sif, a quienes se llevaría consigo a Jötunheim como “premio”.

La matanza de Thor en Jötunheim comienza con una anécdota que parece salida de las películas de Marvel.

Los dioses se cansaron de escuchar sus ofensas y llamaron a Thor, quien al llegar estuvo a punto de matarlo pero Hrungnir le dijo que no tendría el valor de matarlo si estuviera armado, retándolo a un duelo cerca de Jötunheim. Una vez allí, Thor le arrojó Mjölnir y destruyó la cabeza del gigante en pedazos, matándolo en el acto.

Mi historia favorita comienza en un día que Thor despierta y alguien le ha robado su martillo. En la mitología nórdica, no solo Thor puede levantar Mjölnir, por lo que se lo robaron mientras dormía. Thor estaba tan molesto que Loki escuchó sus gritos de ira, y se ofreció a ayudarlo a recuperar su martillo. La sospecha, por supuesto, caía en los gigantes, por lo que Loki voló a Jötunheim donde Thrymr, rey de los gigantes, confesó haber robado su martillo y dijo que su precio para devolverlo era que convencieran a la diosa del amor, Freyja, de que se casara con él.

La diosa, como era de esperarse, no aceptó, pero a Heimdal, hijo de Odín y dios guardián, se le ocurrió una idea que parece salida de la película Thor Ragnarok: Thor se disfrazaría de Freyja y Loki de su sirvienta para engañar a Thrymr y así recuperar el martillo, idea que no le gustó al principio al dios del trueno pero, en su desespero por tener Mjölnir de vuelta, aceptó hacerlo.

Thor y Loki volvieron disfrazados a Jötunheim y Thrymr hizo un banquete para celebrar la boda. Thor, ni corto ni perezoso para comer, devoró un ciervo entero y mucha más comida, lo que sorprendió al rey gigante. Loki tuvo que excusarlo diciendo que la novia no había comido durante ocho días porque estaba ansiosa de conocerlo, y el gigante creyó la mentira. Tras buscar Mjölnir para cumplir con su parte del trato, Thor se desenmascaró, sujetó el martillo y asesinó a todos los gigantes que se le atravesaron, incluyendo al rey Thrymr. Es, en la mitología nórdica, la mayor masacre que vivió Jötunheim, a mano de un dios rencoroso, vengativo y sangriento.

El verdadero Ragnarok ocasiona la muerte de Odín y la de Thor. El dios de un solo ojo muere devorado por el lobo Fenrir, hijo de Loki, cuya mordida “alcanzaba del cielo al mar”, aunque el lobo después murió a manos de Viðarr, también hijo de Odín.

Thor, en cambio, muere luchando contra su mayor enemigo: la serpiente Jörmundgander, el único rival al que se había enfrentado en dos ocasiones anteriores y no había podido derrotar (o, mejor dicho, asesinar). Thor lucha a muerte contra la serpiente y la mata con un martillazo, pero el veneno de Jörmundgander también ocasiona la muerte del dios del trueno.

La historia que Marvel dio a Thor es noble, heróica y fascinante, pero contradice casi por completo a la verdadera historia del personaje mitológico, un ser que vivía solo para luchar con los que consideraba enemigos de Asgard, y matarlos.

La Leyenda De El Futre, El Jinete Sin Cabeza Argentino


Esta leyenda nació en Mendoza, Argentina, según dicen, cuando el ferrocarril estaba desarrollando sus ramales hacia la cordillera, a principios del Siglo XX. 

Existen varias versiones acerca de esta historia, pero lo cierto es que el personaje del Futre es igualmente recreado en todas: un ser fantasmagórico, que se aparece a caballo, sosteniendo su cabeza entre las manos, dispuesto a atropellar o a matar del horror a aquél que se interpone en su camino.

Se cree que esta leyenda fue importada a la provincia de Mendoza desde la que es recreada por Washington Irving, “La leyenda de Sleepy Hollow”, es decir, la leyenda del Jinete Sin Cabeza, por las grandes similitudes existentes entre ambas.

Lo cierto es que bien pudieron haberla hecho viajar con ellos los inmigrantes que llegaron a tierras mendocinas para trabajar en los ferrocarriles; y esta es una opción imposible de ser descartada… Ya que esta leyenda se repite, con sus variantes, en numerosos pueblos de Latinoamérica, sobre todo en aquellos en donde llegaron por cuestiones laborales gentes de habla inglesa.

El Futre, ya que con este nombre es conocida la espectral aparición, se aparece vestido casi de etiqueta en Mendoza… Y sosteniendo su cabeza en la diestra. ¡Menuda sorpresa para quien se lo encuentra!

Presenta aquí también, como en los restantes lugares, sus variantes. La leyenda mendocina en concreto fue adjudicada a un personaje existente, un extranjero de apellido Foster (de ahí el sobrenombre de la aparición, que deriva de este apellido) que actualmente se encuentra enterrado en el cementerio de Uspallata. Comentan las crónicas que este personaje era un empleado del ferrocarril que tenía a su cargo el tendido del ramal hacia Las Cuevas. Su trabajo era pagar los jornales a los obreros que trabajaban en las vías.

Un buen día, el solitario empleado llegó al campamento ferroviario con el fin de cumplir su cometido, pero una emboscada de ladrones acabó con su vida, desapareciendo el dinero de los jornales que debían pagarse… Así también como su cabeza. Se barajó la hipótesis de que hubieran sido los mismos jornaleros quienes lo hubieran hecho, cansados de los abusos de este hombre, y que hubieran desaparecido su cabeza por algún ajuste de cuentas; pero lo cierto es que nada fue comprobado.

Desde entonces, el Futre se aparece a quienes tienen alguna cuenta pendiente que pagar, principalmente, con la justicia. Por ello se dice que el Futre no está entre las gentes, sino está en la conciencia sucia de los malhechores.

La Leyenda De La Fiura


Tiene el aspecto de una mujer repugnante, de grandes mamas y de diminuta estatura (4 a 5 dm) y de larga cabellera negra. Su rostro presenta unas facciones horribles, con unos ojos chispeantes, que están casi ocultos tras su descomunal nariz. Sus miembros son delgados y engarfiados, y tiene la capacidad de alargarlos y girarlos en todas direcciones moviendo nerviosamente los deformes dedos de sus enormes manos. Usa ropajes de color rojo, y acostumbra adoptar posturas extrañas y muecas horrendas con su rostro.

Los habitantes de Chiloé, Chile cuentan en sus leyendas que la Fiura es la única hija y la semilla de la perversión de los actos de La Condená; su padre sería el Trauco, con quién igualmente está casada, para así poder seguir diseminando la maldad que proviene de los actos de su madre. De esta forma logra tener hijos con su padre los cuales tienen las mismas características del Trauco si son machos, y de ella si son hembras. Por ello conservan los mismos nombres de estos dos seres.

Debido a su origen, aventaja en malignidad y ferocidad a su padre-marido; por lo cual se deleita en prodigar males a las personas de Chiloé. Se dice que vaga en los bosques y se escabulle entre los matorrales, en busca del fruto de las espinosas chauras, que come con glotonería; y las personas pueden saber que la Fiura ha pasado por un lugar, al observar las deposiciones que deja sobre las raíces salientes de los grandes árboles. Igualmente se dice que teniendo un gran cuidado, se puede observar cuando ella se peina cuidadosamente con un peine de cristal o plata muy pulido que brilla con los rayos del sol, mientras se baña en pequeñas cascadas. Después del baño, se sienta sobre el musgo, y permanece desnuda durante horas o se dirige a danzar sobre las tembladeras. Se caracteriza por poseer una fuerza sobrehumana y por la capacidad de hacer uso de la fetidez de su aliento para torcer o quebrarles los miembros a los animales o las personas que la observan; siendo tal su poder, que puede surtir sus efectos a distancia. Igualmente se caracteriza por sentirse atraída por los animales y hombres viriles; debido a su gran fuerza y destreza, es imposible librarse de ella. Para atraerlos hace uso de su gran poder de seducción maligno heredado de los vicios de su madre; y así el hombre o animal se sentirá atraído hacia la Fiura, y le pedirá tener relaciones sexuales; y por eso las expresiones populares dicen que “lo tentó la condená”. La única condición que le pediría al hechizado enamorado sería que no le vea el rostro; si llega a observarla, ella utiliza su maligno aliento para castigarlo. Una vez saciado su apetito sexual, provoca una locura al desdichado. Algunas versiones indican que también se dedica a raptar a los niños para críarlos como propios y así corromperlos.

Protección y cura contra la Fiura y sus males [editar]Los males y deformaciones causadas por la Fiura, serían prácticamente incurables y solo unos pocos casos puede conseguir alivio mediante un tratamiento y ritual especial que pueden ralizar únicamente las machis. Para contrarrestar los males provocados por la Fiura se dice que se debe tomar raspaduras provenientes de la "Piedra de Ara" (piedra de mármol del altar de una iglesia).

Contra las deformaciones, la cura consistiría en cortar una rama de la pahueldún (enredadera) al comienzo del amanecer; y una vez llevada junto al enfermo, la rama debe ser azotada hasta que brote la savia, la cual debe beber el enfermo. Posteriormente la rama azotada debe ser arrastrada hasta la playa, y luego lanzada al mar. Según los chilotes son varias las fiuras hijas y solamente un brujo chilote o calcu poderoso puede actuar contra ellas; ya que los hombres normales no se le pueden acercar.

viernes, 9 de octubre de 2020

La Misteriosa Escalera de la Capilla Loretto, ¿Milagro o Leyenda?


En la ciudad de Santa Fe, en Nuevo México, hay una capilla visitada por miles de personas cada año y que es centro de devoción al albergar un extraño misterio elevado a milagro por los fieles. El origen de este supuesto milagro es una escalera de madera que apareció de la noche a la mañana y que es atribuida ni más ni menos que al mismísimo San José.

Comencemos con la historia del lugar:

En 1852, por orden del obispo de Santa Fe, 7 monjas misioneras fueron de su hogar en Kentucky hasta Santa Fe con la idea de fundar un convento que sirviera de escuela para los niños del lugar. Tras un largo y penoso viaje que duró varios meses, en la que una de las mujeres murió y otra tuvo que regresar y donde incluso sufrieron ataques indios, llegaron a Santa Fe donde fundaron su congregación, “La orden de las hermanas Loretto”.

En 1873, tras 20 años enseñando en la escuela, el obispo, Jean Baptiste Lamy, satisfecho, quiso construir una capilla, “Nuestra Señora de la Luz”, que tardó 5 años en levantarse bajo el mando del arquitecto francés Antonio Mouly. Pero Mouly murió sin solucionar un gran error en el diseño que dio al traste con la alegría de las misioneras, y es que desde la planta baja no había manera de acceder al coro que estaba más elevado , y el construir una escalera convencional daría al traste con el diseño, ya que no había lugar para instalarla y ocuparía gran parte de la nave. La única solución propuesta por varios expertos era derribar el coro, algo a lo que las hermanas se oponían.

Es a partir de aquí cuando surge el supuesto milagro, y es que al ver que no aparecía solución, las hermanas ofrecieron una novena a San José, y misteriosamente, el noveno día, un extraño llamó a la puerta y abrió Magdelene, la madre superiora.

Era un hombre canoso y con barba que llevaba un burro y herramientas, y se ofreció a construir la escalera con una condición, Magdelene no debía jamás revelar su nombre. Ésta aceptó y mandó al resto de monjas que no hablaran con el misterioso hombre.

Una mañana tras 3 meses, la escalera estaba erigida de manera magistral, y cuando la madre superiora fue a pagar al extraño, éste había desaparecido de la misma manera misteriosa como cuando llegó sin cobrar su trabajo.

Desde entonces, la leyenda atribuye la escalera a San José, el padre de Jesús, que por cierto, era carpintero, y la peregrinación a este lugar que se convirtió en lugar de culto comenzó a ser inminente.

Pero, ¿qué convierte esta escalera en extraordinaria además del misterio que envuelve su construcción?.

Al observar la escalera, se puede comprobar que está hecha sin clavos ni ningún tipo de pegamento, solo con piezas ensambladas. Mide 6,70 metros y da dos vueltas de 360 grados perfectas. No se sustenta con ningún pilar, manteniendo un equilibrio digno de estudio aún por ingenieros y arquitectos.

La madera no proviene de ningún árbol de la zona, y un pedazo analizado por el Centro de Anatomía de Madera del Servicio Forestal de los Estados Unidos solo pudo descubrir que era de un tipo de abeto que no se encuentra en esa zona del país, y como última y extraña curiosidad, tiene 33 peldaños, sí, la edad de Cristo.

Como en todos estos casos, la polémica se abre y se intenta dar razonamiento a este caso, a pesar de que la Iglesia no tiene una posición oficial respecto a la misteriosa escalera. Las supuestas explicaciones tampoco han ayudado mucho a desvelar el misterio, ya que en muchas ocasiones se contradicen. De hecho hay fuentes que atribuyen la escalera a Johann Hadwiger, un carpintero alemán, aunque después su bisnieto, Oscar Hadwiger, admitió que no tenía evidencias de que su bisabuelo fuera el autor. Una historiadora local, Mary Jean Straw Cook, publicó evidencia que el artesano fue Francois-Jean Rochas, francés que llegó a los EEUU como artesano y se asentó en Nuevo México, Rochas seguiría la escuela de Eiffel según la estructura, y la escalera vendría ensamblada desde Francia (explicando así su rápida construcción), así se explicaría el extraño origen de la madera, pero en aquellos años ese envió hubiera supuesto una operación logística y económica muy elevada, más aún extraña, al haber mucha madera en la zona.

En cuanto al número de escalones, 33 pudo haber sido algo deliberado por el constructor.

El caso es que sea cierto o no, los misterios que rodean la construcción de esta singular escalera y la autoría de la misma, una obra maestra de la carpintería, son muchos y siguen creando controversia.

Hoy en día, la capilla es un museo privado, ya que fue vendida en 1971, y se alquila para bodas, eso sí el precio más bajo de alquiler son 750 dólares, y el acceso a la escalera está prohibido, dicen que por seguridad, aunque no esta de más mantener ese interesante reclamo en buenas condiciones.

La Colina de las Cruces, Misterio de Lituania


Lituana posee un lugar de leyenda, un lugar místico y único en el mundo: «La Colina de las Cruces», también conocida como la «Meca de las Cruces». Es una colina sembrada de miles de cruces, el símbolo del espíritu guerrero de un pueblo, el lituano, que resistió estoico el poder soviético. Está considerado uno de los lugares de obligado peregrinaje en todo Europa. Pero ¿por qué están ahí?

Desde principios del siglo XX, esta colina comenzó a gestarse como el escenario de una batalla «simbólica», una batalla moral que se reflejaba en la aparición de las primeras cruces. En 1961, los soviéticos, conscientes de la fuerza moral que inspiraba en la resistencia lituana, arrasaron con la colina lanzando bulldozers, destruyendo más de 2000 cruces; pero éstas siempre renacían de sus cenizas, más fuertes, más contundentes en su mensaje de esperanza. Durante diez años, Rusia intentó devastar la zona; prohibieron la colocación de cruces, castigando el acto como un delito. Pero les resultó totalmente imposible.

Las cruces están hechas de todo tipo de materiales, amontonadas unas sobre otras, enterradas o colgadas unas sobre otras. El espectáculo visual es estremecedor y, a su vez, conmovedor. Todavía se desconoce el motivo real de su colocación inicial, en el S. XIX, y aunque actualmente tiene un significado religioso también posee sentido pagano.

Igualmente, en septiembre de 1993, el Papa Juan Pablo II bendijo el lugar, a una tierra que se constituía como estado, y les obsequió con la Gran Cruz de Leño de Bronce, situado en un llano frente a la colina. Los lituanos tienen en este terreno plagado de cruces, un lugar donde reflexionar y afianzar su esperanza en preservar la paz en su nación.

No obstante, probablemente la más de 50.000 cruces que pueblan la colina, no daten más allá de 1985, su existencia evidencia la lucha de un pueblo por ser libre. Eso sí, aunque cada una de ellas tiene una historia propia, lo realmente importante es la historia en conjunto que representan: la libertad y la paz de Lituania.

Las Catacumbas de los Monjes Capuchinos


Una de las leyendas más terroríficas de la historia nos remonta a Palermo, (Sicilia, Italia) en el año 1599, época en la cual las Catacumbas de los monjes Capuchinos dieron que hablar. Fue en ese mismo año en el que los frailes se dieron cuenta que el espacio de las antiguas catacumbas resultaba poco espacioso para la demanda de cuerpos que debían depositar en ellas y decidieron ampliarlas bajo la zona del altar mayor de la Iglesia de los Capuchinos. El antiguo lugar en donde se encontraban las mismas quedó deshabitado y listo ara usarse como una especie de hospital para los frailes y fieles de la región de Palermo. Pero fue a partir e ese momento en que la leyenda comenzó.

Todos aquellos que llegaban a Palermo debían entrar por una compuerta; cada vez que alguien quería ingresar a la ciudad las compuertas se cerraban casi herméticamente resultando imposible adentrase en la misma. Mientras tanto, los frailes seguían moviendo los cuerpos de los frailes muertos hasta las nuevas catacumbas y fue allí que todo se mismos permanecía “blanda”, tal como sucede en muertos que llevan pocos días de defunción. No existía explicación lógica para este suceso ya que además de haber enterrado a dichos sacerdotes hacía varios años ya, los frailes encargados de dar la sepultura habían embalsamado por medio de una técnica especial a los cuerpos.

Los cuerpos fueron colocados en las nuevas tumbas y nichos excavados en las paredes. El tiempo pasaba y los mismos no se deterioraban, de hecho permanecían casi intactos (recordemos que los frailes capuchinos no enterraban los cuerpos en ataúdes sino directamente en la tierra).

Entre los años 1866 y 1897 los frailes capuchinos fueron expulsados de Palermo. El Ayuntamiento de Palermo se hizo cargo de las catacumbas pero no se interesaron por el cuidado de los cuerpos tal como lo hacían sus antiguos propietarios. Fue recién en el año 1897 cuando los capuchinos regresan a Palermo y comienzan la enorme labor de restauran los daños producidos en los cuerpos por el mal cuidado de las autoridades sicilianas.

A partir de 1898 se da lugar no solo a frailes sino a cualquier tipo de ciudadano que quisiese ser sepultado en las catacumbas. Allí todo cambió: los misterios comenzaron a hacerse presente nuevamente. Se comentaba que los cuerpos de las mujeres expuestos en las galerías de la cripta cobraban vida. Los lugareños comentaban que pasadas las 12 de la noche veían salir el espectro de una mujer embarazada corriendo alrededor de las cripta con un bebe ensangrentado en brazos.

Una de las historias más famosas que proviene de las catacumbas de los Capuchinos es la de la pequeña Rosalía Lombardo, una niña que por orden de sus padre, un mafioso de principios del siglo pasado, es mandada a embalsamar por medio de una técnica que consistía en una inyección de fuertes químicos. Tan exitosa fue la técnica que hoy en día el cadáver parece estar intacto, parece que Rosalía durmiera, sin embargo muchos afirman que no es así. Los encargados del cuidado de las instalaciones afirman haber visto a la niña jugar sola en los oscuros pasillos de las catacumbas. El 4 de marzo de 1967, Juan Antonelli, un turista curioso, afirmó haber visto a Rosalía llorando en una de las galerías.

miércoles, 7 de octubre de 2020

El Origen de la Isla de Delos


Una de las pequeñas islas que componen el archipiélago de las Cícladas, en el Mar Egeo, es la de Delos. Deshabitada en su totalidad y localizada a una milla marina de Mykonos, tan sólo se puede acceder a ella desde esta última a través de pequeñas rutas por el mar.

En nuestros días, pertenece de forma administrativa a la Unidad Periférica de Mikonos, periferia del Egeo Meridional pero, en la Antigüedad, estaba considerada como la isla más sagrada, por creer que esta era la patria del dios Apolo.

Sin embargo, el origen de la isla hace referencia a dos tradiciones diferentes. En este sentido, por un lado habría sido creada por una zambullida en el mar de Asteria, hermana de Leto, para así poder escapar de las persecuciones a las que la sometía Zeus y, por otro lado, y la que tal vez sea la versión más extendida, se nos dice que en realidad la isla fue creada por Poseidón a petición del propio Zeus. De este modo, con un golpe de tridente este habría hecho emerger del fondo del mar dos peñascos: Delos y Renea.

A este respecto, y si nos centramos tan sólo en esta última interpretación, el mito nos relata cómo Delos había sido, en los primeros tiempos, una isla flotante que había emergido agarrada al tridente de Poseidón, dios del mar y que fue, por decisión de Zeus, fijada en el mar para resguardar allí a su amante Leto que estaba siendo perseguida por Hera, su esposa. En la isla, Leto acabaría por dar a luz a Artemisa y Apolo.

Cuenta la leyenda que Zeus ató a la isla al fondo del mar mediante cadenas. Como lugar de nacimiento de Apolo, Delos pasó a ser automáticamente uno de los grandes lugares de culto de este dios.