Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 3 de septiembre de 2015

El Rechazo Produce Dolo y El Amor Lo Calma.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan (UMICH) en Ann Arbor, en Estados Unidos, demuestra que las mismas regiones del cerebro que entran en actividad como respuesta a las experiencias sensoriales dolorosas se activan durante las experiencias intensas de rechazo social.

Derramarse encima una taza de café caliente, pensar acerca de cuánto se sintió el rechazo al mirar la fotografía de una persona con la que se haya experimentado recientemente la ruptura de una relación, al parecer, causan tipos de dolor muy diferentes. Pero esas penurias pueden ser más similares de lo que pensamos”, según el psicólogo social de la Universidad de Michigan, Ethan Cross, autor principal del trabajo.

El estudio UMICH ha establecido que existe una superposición neural entre estas dos experiencias en las regiones del cerebro, que se tornan activas cuando las personas experimentan sensaciones dolorosas en su cuerpo.

Investigaciones previas no habían mostrado una relación entre el dolor físico y el dolor emocional, pero en ellos se había utilizado un acontecimiento menos dramático, como simplemente que a uno le digan que no le cae bien a otra persona. En este caso, los voluntarios fueron personas que de hecho habían sido rechazadas y aún lo estaban sintiendo.

Existe evidencia de que el estrés emocional, como por ejemplo al perder a una persona amada, puede afectar físicamente a la gente, y estudios como éste pueden ayudar a los investigadores a idear formas de ayudar a las personas sensibles a la pérdida o el rechazo.

Los investigadores reclutaron a 40 personas que experimentaron la quiebra de una relación romántica en los últimos seis meses, y que pensar en su experiencia de la ruptura los llevaba a sentirse intensamente rechazados.

Cada participante completó dos tareas, una relacionada con sus sentimientos de rechazo y la otra acerca de sus sensaciones de dolor físico.

Dolor del alma, dolor del cuerpo

Durante la tarea de rechazo, los participantes vieron una foto de su expareja y pensaron acerca de cómo se sintieron durante la experiencia de la ruptura, o miraron una foto de un amigo y pensaron acerca de una experiencia positiva reciente con esa persona.

Durante la tarea de dolor físico, se les sujetó al antebrazo un artefacto térmico, que en algunas pruebas suministró un estímulo doloroso pero tolerable similar a cuando se tiene en la mano una taza de café caliente, y en otras pruebas proporcionó un estímulo cálido pero no doloroso.

Si el rechazo produce dolor, el amor parece calmarlo, de acuerdo a otra investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en California (Estados Unidos), que ha comprobado que los sentimientos de amor apasionado pueden aliviar el dolor con la misma eficacia que los analgésicos e incluso que algunas drogas ilegales, como la cocaína.

Este fenómeno es posible porque el amor intenso activa las mismas regiones del cerebro donde actúan los medicamentos destinados a calmar el dolor: el sistema de recompensa cerebral, que es el encargado de generar recompensas bioquímicas ante determinados estímulos que recibe la persona.

“En los sistemas de recompensa se genera la dopamina, una hormona y a la vez un neurotransmisor (mensajero químico que intercomunica las células nerviosas) que influye en nuestro estado de ánimo, en nuestra gratificación y en nuestra motivación”, explica el investigador médico Sean Mackey, que ha dirigido el estudio de Stanford.


“Cuando las personas se encuentran en la fase del amor más apasionada existen alteraciones significativas en su estado de ánimo que impactan sobre su experiencia del dolor”, asegura Mackey.

El Apóstol San Bartolomé y La Diablesa.

Según la tradición, el origen de la diablesa al lado de muchas de las imágenes que se conocen de de San Bartolomé, cuya festividad se celebra este 24 de agosto, se debe a la victoria de este sobre el ídolo Astaroth/Astarté y sobre sus sacerdotes en Armenia. Cuando San Bartolomé demostró que Astaroth no era ningún dios con poder curativo sobre los enfermos que allí acudían a curarse, este enmudeció, y de su estatua salió un demonio negro atado con cadenas que confesó el engaño a que tenía sometidos a los habitantes de Armenia y que había quedado encadenado como consecuencia de la predicación de San Bartolomé, apóstol del dios verdadero.

Enterado de este acontecimiento, el rey Polibio de Armenia le mandó llamar para que curase a su hija, que estaba endemoniada. Al ser testigo de la curación de su hija, el rey quiso pagarle al santo con riquezas, pero éste las rechazó y, después de su sermón, se convirtieron al cristianismo el rey (que abdicó) y los habitantes de la ciudad. El sucesor en el trono fue Astiages, que se mantuvo en el paganismo y ordenó el martirio de San Bartolomé, instigado por las protestas de los sacerdotes de los templos abandonados.

Una treta del demonio – de las menos mencionadas tal vez – es la de la aparente curación. A la común imagen de un ser horrible que siembra el mal evidente, se confronta una realidad más astuta, que siembra el error en un campo aparentemente bello y seguro. Ésto vio el apóstol, y así curó de su ceguera al pueblo armenio que se hallaba sometido por ignorancia en las garras de Astarté.

Cuenta el testimonio de San Isidoro de Sevilla, Eusebio de Cesárea y Nicéforo – convertido luego en tradición de la Santa Iglesia -, que en una ocasión San Bartolomé Apóstol , habiendo predicado el Evangelio en Licaonia, pasó a la India, y después a la Menor Armenia, y en una ciudad de ella entró en un templo donde era adorado Astaroth (también conocido como Astarté).

Estaban allí muchos enfermos esperando ser sanados por aquel demonio, el cual, por ser astutísimo, usaba de un engaño con aquella miserable gente, permitiéndolo Dios por sus pecados, y era que cegaba a unos, poniéndoles en los ojos impedimentos para que no viesen, y a otros impedía sus miembros, pies o manos, de la misma forma, y en semejante manera hacía otros males. Después daba orden de que se los trajesen a su presencia en aquel templo, y sus sacerdotes le rogasen los sanase, y quitaba él aquellos ocultos impedimentos, y luego eran sanos. A otros que él no había enfermado, también usando de remedios naturales y medicinas ocultas, por algún breve tiempo los curaba. Había otros enfermos que, por no poder aprovecharse de medios semejantes, se los dejaba como habían venido, echando excusas aparentes de que por culpa de ellos mismos no los sanaban.

Además de estos engaños que hacía Astarot/Astarté, daba también oráculos, avisando de cosas que habían de suceder, y como hablaba a tiento, unas veces acertaba, otras mentía, aunque no le faltaban modos como colorear sus mentiras. Por todo esto era aquel ídolo famoso, concurría a él gente de muchas partes, tenía muchos sacerdotes que hacían con él grandes ganancias, y el mismo rey de aquella tierra, llamado Polibio, le estimaba en mucho, aunque nunca le había podido sanar una hija que tenía que había enloquecido. Entrando, pues, el apóstol San Bartolomé en el templo, enmudeció el demonio, y no hizo más cura en enfermo alguno. Habiendo visto esto sus sacerdotes, y que iban a quedarse sin oráculo por este motivo, ni responder a cosa que le preguntasen, acordaron de consultar otro demonio llamado Berit (o Berito), de otra ciudad cercana. Y preguntándole por qué Astarot no hablaba, el mismo respondió:

-Porque Bartolomé, apóstol del verdadero Dios, entró en esa ciudad y templo, y le tiene encadenado con cadenas de fuego. Y así, harto tiene que entender en sus duelos, sin tomar cuidado de otra cosa. Y si acaso fuese que vieren al apóstol Bartolomé que digo, rogadle de mi parte que no venga aquí, para que no me suceda lo mismo que a Astarot.

Por esto que dijo aquel demonio se tuvo noticia del apóstol, y el rey le rogó que curase a su hija trastornada, y era un demonio que se había apoderado de ella, y a tiempo hacía locuras grandísimas: a manera de un perro rabioso mordía y despedazaba todo lo que podía haber a las manos, tanto que era necesario tenerla atada con cadenas. San Bartolomé la hizo desatar y lanzó de ella al demonio, quedando con perfecta salud. Y fue gran consuelo para sus padres. Predicó allí a Jesucristo, y para prueba de lo que predicaba, y la ceguedad en que antes estaban adorando a Astarot, llevó al rey y a mucha gente a su templo, donde estaban los sacerdotes de aquel ídolo, y estando callados todos oyóse una voz terrible y espantosa del mismo ídolo, que dijo:

-Oh gente miserable y ciega, ¿para qué me ofrecéis a mí sacrificios, que ni soy Dios ni tengo poder alguno, antes estoy atado con cadenas de fuego por los ángeles ministros de Jesucristo, cuyo Evangelio predica Bartolomé, apóstol suyo?


Le mandó que declarase los engaños que hacía en los enfermos que sanaba, y los declaró, por lo cual todos los presentes creyeron en Cristo y echaron sogas a la estatua, derribándola en tierra hecha pedazos, y aparecieron por las paredes muchas cruces hechas por ministerio de ángeles. Vieron así mismo al demonio, que salió del ídolo en figura de hombrecillo negro, con el rostro prolongado y una barba larga, los ojos encendidos como fuego, y echando de ellos centellas, y por las narices lanzaba un humo negro y hediondo. Los cabellos de la cabeza le llegaban hasta el suelo, cubriéndole un cuerpo feísimo y mal hecho. Tenía muchas cadenas de fuego alrededor de sí. Era de tan mala figura que el rey y todo el pueblo que le vio quedaron como atónitos y asombrados. Entonces le ordenó el Apóstol que se fuese al desierto y no apareciese más entre la gente, y él obedeció.

El Estramonio, Una Planta Empleada Por Las Brujas.

Con el título “El estramonio y los orgasmos de las brujas”, el diario ABC ha publicado un artículo de G.D. Olmo, que reproducimos a continuación. «El vulgo cree, y las brujas confiesan, que en ciertos días y noches untan un palo y lo montan para llegar a un lugar determinado, o bien se untan ellas mismas bajo los brazos, y en otros lugares donde crece vello, y a veces llevan amuletos entre el cabello». Esta cita de un documento del siglo XV recogida por el profesor Antonio Escohotado en su monumental Historia General de las Drogas ilustra una de las explicaciones que se han dado el origen histórico de la imagen arquetípica de las brujas volando sobre sus escobas. No era el estramonio, tan de actualidad ahora, la única sustancia que utilizaban. También recurrían a la belladona y la mandrágora.

No se sabe si los jóvenes que en los últimos días han sido noticia por haber resultado intoxicados con estramonio tenían idea de que esta planta de la familia de las solanáceas ya era conocida y empleada por muchas mujeres de las épocas medieval y moderna. De la planta «Datura stramonium» obtenían un ungüento que se aplicaban en los genitales, al parecer impregnando el palo de una escoba que se introducían en la vagina. Así se producían orgasmos y alucinaciones, prácticas que la Inquisición perseguía y castigaba con denuedo.

Era esto habitual en el mundo ruralizado y sin alfabetizar del pasado y a ellos se deben muy probablemente algunas de las denominaciones populares que se ha dado al estramonio, como berenjena del diablo o higuera del infierno. El estramonio estaba arraigado como afrodisíaco pecaminoso en el folclore más clandestino, folclore que dio lugar a todo un fenómeno social, el de la brujería. La fascinación por lo oculto y por las sustancias naturales que ayudaban a los simples a alterar sus estados de conciencia estaban muy extendidos en una sociedad en la que las penurias marcaban la vida del común.

Como puso Umberto Eco en boca de uno de sus personajes en El Nombre de la Rosa: «La vida de los simples (…) no está iluminada por el saber y el sentido agudo de las distinciones propios de los hombres sabios (…). Además, es una vida obsesionada por la enfermedad y la pobreza, y por la ignorancia (…) A menudo, para muchos de ellos, la adhesión a un grupo herético es solo una manera como cualquier otra de gritar su desesperación». Es una explicación. No parece que sea eso lo que mueva a los jóvenes que en la actualidad consumen la venenosa planta en descampados en los que atruena la música «techno».

Aprendices de brujos

El título avisa de que el escrito viene a cuento de la reiteración veraniega en la intoxicación por Datura stramonium (o estramonio a secas), planta de cierta solemnidad muy extendida en nuestro país donde es conocida por nombres tan característicos como trompeta del diablo o hierba del infierno que orientan adecuadamente sobre su toxicidad. Su actividad farmacológica y tóxica se debe a los principios activos que contiene: escopolamina y atropina, anticolinérgicos como decíamos más arriba. Lo cuenta Agustín Hidalgo en La Crónica Virtual.

Sus efectos sobre la fisiología humana y sobre algunas patologías es conocido desde hace muchos años y han sido y aún son sustancias muy útiles en la experimentación de laboratorio para caracterizar el efecto de algunos grupos de medicamentos. Además, algunos análogos de su estructura química se utilizan habitualmente en clínica humana p.e. como espasmolíticos; de hecho la popular buscapina no es otra cosa que el butilbromuro de escopolamina que nos alivia dolores cólicos pero que no accede al cerebro y, por tanto, carece de los efectos alucinatorios buscados por algunos intoxicados.

También se han utilizado en la medicina precientífica con varias indicaciones y en asociación con otras plantas. Así, en asociación con tusilago y pie de gato, el estramonio se utilizó en forma de emplastos para el tratamiento de «afecciones respiratorias» y estuvo comercializada en forma de «cigarrillos antiasmáticos» que «mejoraban parcialmente» la sintomatología del asma por reducir la secreción bronquial y disminuir el hipertono bronquial que dificultan la respiración en los asmáticos.

Esta preparación fue, en su época, una respuesta terapéutica de base científica pues se pensaba que la acetilcolina era la responsable de producir la dificultad respiratoria de los asmáticos y, en consecuencia, el preparado podía adquirirse no sólo en farmacias sino también en droguerías acreditadas, como la regentada por Luis Alonso en la riojana localidad de Haro donde los conocimos hace años.

La escopolamina y otros alcaloides tropánicos (como la atropina) son sustancias químicas –muchas de ellas de origen natural– que se comportan como antagonistas colinérgicos (es decir, se oponen a los efectos de la acetilcolina, un neurotransmisor –sustancia encargada de la comunicación intercelular– universal en el cuerpo humano). Como tales antagonistas producen efectos tan característicos como la disminución de la secreción de saliva y de la actividad de todas las glándulas exocrinas (entre ellas las glándulas salivares).

También produce midriasis (dilatación de la pupila), parálisis de la acomodación (visión borrosa), taquicardia y efectos sobre el cerebro variables según las dosis que se administren, y que oscilan entre la excitación y la depresión mortal. Por eso no son de extrañar los casos ocurridos, sobre todo si tenemos en cuenta que se ha asociado a otras sustancias.

Pero el estramonio ha sido utilizado además como planta decorativa como demuestra que hace unos años fue retirada de un jardín de Granada donde se cultivaba por su valor ornamental. También era uno de los ingredientes de las pócimas que se utilizaban en las sesiones de brujería para comunicarse con el demonio y alcanzar el estado de excitación (tóxica) que alcanzaban los participantes en los aquelarres. El estramonio produce amnesia, por lo que no es extraño que los participantes en estos acontecimientos lo negaran, al menos podemos entender que tenían una excusa para justificar su reticencia que, por lo que cuenta la historia, no era resistente a los bancos de tortura de la Inquisición.

Contempladas a nivel antropológico las sesiones de brujería poco tienen de diferente de las sesiones de enajenación que se busca con diferentes fines y mediante el uso de diferentes sustancias. Los servicios de urgencias de los hospitales reciben constantemente intoxicados por todo tipo de sustancias ilegales, pero también legales. No olvidemos que el alcohol es un tóxico legal, un «ansiolítico social» como se le ha denominado en alguna ocasión, que cada fin de semana lleva a los hospitales a un número no desdeñable de jóvenes que consumen recursos sanitarios para ser atendidos.

En todo caso, la juventud es época de experimentar y por eso podemos entender estos fenómenos sociales que emergen puntualmente. En el caso del estramonio no es ninguna novedad: hace unos años, en Valencia, en los botellones posteriores al examen de selectividad, se produjo un considerable número de intoxicados por estramonio que ofrecía un ciudadano nórdico; en estos días la prensa autonómica da noticias de casos en diferentes comunidades autónomas. Lo lamentable del caso es, naturalmente, la muerte de personas jóvenes pero también lo es que no se incorpore a la memoria colectiva la potencial toxicidad de estas sustancias, ejemplo claro de que no «todo lo natural es bueno». También mata.

Es sorprendente la imagen de policías locales arrancando plantas de Datura stramonium. Aparte de un atentado ecológico es un disparate que no conducirá a nada que no sea la demostración de la incultura botánica y social de nuestros gestores administrativos que parecen esconder la cabeza con este gesto en vez de, una vez por todas, invertir en formación. La Datura stramonium continuará perviviendo en secano y en humedales y continuará adornando los campos con sus grandes flores blancas.

Los jóvenes seguirán haciendo ensayos con esta o con otras plantas, mezclándola con otras sustancias ilícitas y disfrutando de situaciones nuevas como parece exigirle esa «aplastante y agotadora monotonía» que lucen de vez en cuando; y la vida, en algunos casos, se les romperá en un instante sin que podamos hacer algo por remediarlo más allá de procurarles instrucción. Porque, como decía Aharon Appelfeld, «la realidad puede permitirse el lujo de ser increíble, inexplicable, de situarse fuera de toda proporción», y el ejercicio de la libertad no siempre produce los resultados esperados.

La planta mortal de las brujas

Ha sido la planta de los aquelarres, de los adivinos, de los ritos chamánicos y últimamente de las fiestas más extremas, según explica BBC Mundo. La muerte de dos jóvenes en España después de consumir un cóctel que contenía estramonio, una planta alucinógena y venenosa, ha puesto la atención sobre la llamada hierba del diablo.

Los cuerpos de los jóvenes, de 18 años, fueron encontrados en medio de los bosques de Perales del Río, un pueblo de los alrededores de Madrid donde se suelen organizar ruidosas raves (fiestas de música tecno) en edificios abandonados como El Monasterio de la Aldehuela, un lugar de culto para este tipo de celebraciones y reuniones esotéricas.

Minutos antes de que murieran, una pareja se topó con una de las eufóricas víctimas visiblemente alterado por el cóctel que había consumido. En los análisis de sangre se encontró alcohol, speed (droga sintética) y estramonio. Aunque la autopsia determinó que la planta no fue la causante directa sino un golpe de calor, una de las consecuencias de su consumo es la hipertermia: sofoco y sensación de asfixia combinados con problemas cardiovasculares.

‘Es una sustancia peligrosa, puede provocar un ataque al corazón. Las semillas son las más tóxicas, te envenenas con sólo unos pocos gramos’, explica a BBC Mundo la toxicóloga María del Mar Serrano. ‘Su alta concentración de alcaloides como la atropina, escopolamina e hiocinamina se traduce en delirios, mareos y alucinaciones que fácilmente pueden conducir a la muerte’, agrega la experta.

Las víctimas del Monasterio, abandonados entre el silencio y los graffitis, bebieron un mejunje a base de estramonio que les ofrecieron. A los pocos días la policía detuvo a las dos personas que prepararon la bebida, a quienes se les acusó de tráfico de drogas y homicidio. Según las autoridades los detenidos repartieron gratuitamente la bebida con la intención de abrir mercado.

No es la primera vez que ocurre. Hace unos años en Valencia un músico ambulante danés le repartía a los transeúntes un líquido que el describía como la ‘bebida de las brujas’. Cinco estudiantes extranjeros bebieron el brebaje de estramonio, también conocido como la manzana espinosa. Todos resultaron envenenados y dos de ellos murieron. Una semana después cuatro jóvenes que participaron en la marcha del Orgullo Gay fueron hospitalizados después de que alguien les diera a beber un cóctel con estramonio.

Utilizada en ritos de iniciación, hay referencias del estramonio desde la antigua Roma o en documentos de brujería de la Edad Media. Su estrecha relación con el esoterismo va de la mano con los alcaloides de la planta que provocan alucinaciones durante horas. ‘Es una planta muy común. Es nativa de Sudamérica y Asia pero se encuentra fácilmente en los bosques mediterráneos. Crece en solares abandonados o en huertos sin cultivos’, comenta Serrano.

A pesar de su letalidad, el estramonio tiene propiedades antiinflamatorias por lo que se utiliza para tratamientos de várices o hemorroides. A partir del estramonio, el químico alemán Albert Ladenburg aisló en el siglo XIX la escopolamina (burundanga), un alcaloide que se utiliza como antiespasmódico y analgésico en los partos, así como en el tratamiento del mal de Parkinson.

En los alrededores de Perales del Río, donde ocurrió la tragedia de los dos jóvenes fallecidos, las autoridades han comenzado a erradicar las plantas de estramonio pero son conscientes que eliminarlas es prácticamente imposible, pues crecen silvestres por toda la península. Su fuerte y desagradable olor la delata, quizás por ello también es llamada la hierba hedionda o ‘hierba del diablo’.

martes, 1 de septiembre de 2015

El Misterio De La Bruja Con Siete Clavos En La Boca Apasiona a Expertos Italianos.

Los arqueólogos italianos trabajan incesantemente para develar el nuevo misterio que ha surgido de las entrañas de la tierra: conocer el porqué en el siglo XIII enterraron a una mujer con siete clavos de cuatro centímetros en la boca.

Los arqueólogos que desde hace meses trabajan en un cementerio del 1200 en Piombino, en la región central de Toscana, realizaron un increíble y misterioso descubrimiento cuando en la boca del cadáver de una mujer hallaron siete clavos curvos, de cuatro centímetros, y otros trece que clavaban su ropa al suelo.

Ahora los expertos han concentrado todo su trabajo para desvelar el misterio de la que ya todos llaman “la bruja de Piombino.”

¿Quién era esta mujer? y sobre todo ¿Por qué se le castigó con este gesto simbólico?, son las preguntas que desde hace semanas se hacen los responsables de las excavaciones sin aun haber llegado a una posición común.

Hace ocho siglos, en un lugar idílico, en un promontorio frente al mar del Golfo de Baratti, se enterró sin ataúd y con un “macabro rito” a una mujer de entre 25 y 30 años.

“Un descubrimiento atípico. No había visto nada igual,” cuenta uno de los responsables de la excavación Alfonso Forgione, profesor de la Universidad de L’Aquila, quien lanza la hipótesis que se pudo tratar de un rito de exorcismo.

Para Forgione, se podría tratar de una mujer con problemas físicos o mentales a quien en plena Edad Media “se calificó de ser un individuo maléfico o de una bruja.”

“Creemos que se trató de un exorcismo arcaico y se le colocaron los clavos para que no volviese a pronunciar maldiciones o sortilegios, pero estamos abiertos a cualquier teoría,” añade Forgione.
Y es que el mismo Forgione, visto que el cementerio se encuentra cerca de una iglesia y se trata de un terreno consagrado, donde yacen otras 300 personas, abre nuevas hipótesis como que la “bruja” fuera de una familia influyente y esta habría conseguido darle sepultura cristiana.

El cementerio además sigue deparando sorpresas, pues al lado de la supuesta “bruja” también se encontró el cadáver de una mujer a quien habían enterrado junto con un saquito con 17 dados de juego.

Según Forgione, en esos años el juego estaba prohibido, sobre todo entre las mujeres, y por tanto se cree que “la mujer fue una meretriz, enterrada con desprecio junto con el símbolo más bajo de la moralidad: los dados.”

Los expertos han comenzado a pronunciarse sobre el misterioso descubrimiento y para Paola Villani, profesora de Literatura Italiana del Politécnico de Milán, se podría tratar del castigo a una adúltera.

Según Villani, en latín la frase “clavos en la boca” se dice “clavis oris” y en algunos textos medievales se afirmaba en latín que era el remedio contra el adulterio que prohíbe el sexto mandamiento para los católicos.

“Et sicut in sexto clavis oris ponitur in arca cordis,” que quiere decir “Para el sexto, el remedio es poner clavos en la boca para que lleguen al arca del corazón.”

Las excavaciones, que durarán aún un mes, habían comenzado con el objetivo de encontrar las bases de la antigua catedral de San Cerbone y los restos del santo, quien vivió en el siglo VI, pero ahora han cobrado un nuevo interés que seguirá apasionando a los estudiosos.

El Extraño Caso De La Joven Que Envejeció 50 Años En Pocos Días.

La extraña historia de una vietnamita tiene desconcertada a la comunidad médica y ha generado debate sobre si es posible envejecer decenas de años en tan solo unos días.

Nguyen Thi Phuong dice tener 26 años, pero luce como una septuagenaria. Su calvario comenzó en el 2008, luego de una grave intoxicación con mariscos. La joven llevaba apenas dos años de casada y no podía costear una visita al hospital, así que trató el mal combinando remedios de una farmacia cercana con medicina tradicional. La urticaria y las ronchas desaparecieron, pero poco a poco su rostro se arrugó y la piel de todo su cuerpo se tornó flácida.

La misteriosa afección, sin embargo, no ha tenido consecuencias internas: tiene el ciclo menstrual, cabello, dentadura, ojos y lucidez mental de una mujer en sus 20. El golpe ha sido muy duro. En tres años Phuong ha tocado todas las puertas que su precaria situación económica le permite y aunque nadie tiene una respuesta definitiva, aún guarda esperanzas de hallar una cura que le devuelva su juventud. Mientras, esconde su rostro detrás de una máscara cuando sale a la calle, para evadir las miradas indiscretas, y ha decidido no tener hijos.

Afortunadamente, su esposo Nguyen Thanh Tuyen, de 33 años, cree en el amor más allá de la apariencia física y asegura quererla como el primer día. “Me casé con Phuong cuando era una mujer bella”. “La he acompañado a través de su enfermedad, y nunca me ha impresionado”. Su apoyo ha sido la única motivación de Phuong para seguir adelante en la adversidad.

La pareja, cuyos ingresos mensuales no superan los $100, accedió recientemente a divulgar su caso con la esperanza de encontrar ayuda para recibir atención especializada.

Algunos médicos dicen que podría tratarse de Lipodistrofia, una rara enfermedad que afecta a unas 2,000 personas alrededor del mundo y para la cual no existe cura. Otros especulan que podría ser el efecto secundario del abuso de medicamentos con esteroides. También mencionan el síndrome de Cushing. Pero el doctor Yen Lam Phuc, de la Academia Médica Militar de Vietnam, pone en duda estos diagnósticos y se inclina por un padecimiento desconocido.

A inicios de octubre, un dermatólogo del Hospital de la Universidad de Medicina y Farmacología de Ciudad Ho Chi Minh visitó a la joven en su aldea y dijo que los síntomas apuntaban a una mastocistosis, una afección que puede revertirse hasta un 70 por ciento con el tratamiento adecuado.


El diagnóstico está aún por confirmar. La causa del acelerado y prematuro envejecimiento de Phuong sigue siendo un misterio.

La Memoria Todo Lo Olvida… Menos La Música.

Los científicos están tratando de entender cómo los amnésicos pueden perder toda la memoria de su vida pasada y aún así recordar la música. La respuesta podría ser que los recuerdos musicales se guardan en una parte especial del cerebro.

Cuando el director y músico británico Clive Wearing contrajo una infección cerebreal en 1985, quedó con un lapso de memoria de sólo 10 segundos.

La infección -encefalitis herpética- lo dejó incapacitado para reconocer o recordar a personas o cosas que había visto o escuchado apenas unos momentos antes.

Pero a pesar de que los médicos admitieron que tenía uno de los casos más graves amnesia jamás vistos, su habilidad musical y mucha de su memoria musical estaban intactas.

Ahora, a la edad de 73, todavía es capaz de leer música y tocar el piano, así como incluso dirigir nuevamente a su antiguo coro.

Los investigadores creen que están más cerca de comprender como es que la memoria musical se conserva en algunas personas – aún cuando no pueden recordar nada de su pasado.

En una reunión de la Sociedad para la Neurociencia este mes en Washington, un grupo de neurólogos alemanes describieron el caso de un violonchelista profesional, a quien identificaron como PM, que se contagió el virus de la encefalitis herpética en el 2005.

Ni siquiera podía retener información sencilla, como la disposición de su apartmento.

Pero el doctor Carsten Finke, del Hospital de la Universidad de Charite en Berlin, dice que estaba “asombrado” de que la memoria musical del chelista estaba mayormente intacta y que aún podía tocar su instrumento.

Los lóbulos temporales del cerebro, que son en gran parte destruídos por casos graves de encefalitis herpética, son “altamente relevantes” para recordar cosas como hechos y cómo, dónde y cuándo ocurrió algo.

“Pero este caso y también el de Clive Wearing sugieren que la memoria musical parece guardarse independientemente de los lóbulos temporales”, afirma el dr. Finke.

Terapia Musical

También estudió el caso de un paciente canadiense que en la década de 1990 perdió toda su memoria musical después de someterse a una cirugía que dañó otra parte de su cerebro conocida como circunvolución temporal superior.

Esto lo llevó a la conclusión de que las estructuras del cerebro usadas para la memoria musical “podrían ser la circunvolución temporal superior o los lóbulos frontales”.

El dr. Finke dice que es necesario investigar más para confirmar estas hipótesis.

“Pero lo realmente novedoso en este caso es que podríamos mostrar que en una amnesia tan severa y densa, aún queda una isla intacta de memoria, la memoria musical”, afirma.

El dr. Finke cree que podría ser posible usar esto para mejorar la rehabilitación de PM y otros amnésicos.

“Es muy interesante saber si en estos pacientes la memoria está intacta, de modo que pudiera usarse como entrada a estos pacientes.

Se podría pensar tal vez en combinar una música especial con actividades como tomar medicinas. “También pueden hacer terapia musical, comenzando a tocar música nuevamente y, al hacerlo, lograr cierta calidad de vida”, señala.

Técnicas como esta deberían ser aplicables tanto a músicos como a quienes no lo son, ya que comparten los mismos sistemas de memoria.

“Sabemos que los cerebros de los músicos se adaptan de manera diferente – algunas áreas del cerebro son más grandes que en los no músicos, pero no es tan fácil pensar que pueden desarrollar un nuevo sistema”, indica.

Lóbulos dañados

La memoria musical no es necesariamente la misma que otros tipos de memoria, dice la doctora Clare Ramsden, una neuropsicóloga en el Fideicomiso de Rehabilitación de Lesiones Cerebrales de Gran Bretaña, que está estudiando el caso de tres músicos, incluido Wearing.

“Eso es porque potencialmente no es únicamente conocimiento. Es algo que uno hace”, indica la dra. Ramsden. Diferentes aspectos de la ejecución musical involucran diferentes partes del cerebro, concluye. “Nuestra investigación está empezando a mostrar que en la gente con daño principalmente en sus lóbulos frontales, sus habilidades musicales son afectadas de un modo diferente a la gente como Clive, cuyos lóbulos temporales están dañados.

“Clive todavía puede tocar y leer música, pero las personas con lesiones en los lóbulos frontales podrían tener dificultad leyendo y ejecutando una pieza musical por primera vez, aunque lo hacen mejor con piezas que ya conocen”, agrega la dra. Ramsden.

El profesor Alan Baddeley, de la Universidad de York, quien ha escrito documentos de estudio sobre el sr. Wearing, dijo que no le sorprendían los hallazgos del equipo alemán.

“El caso de PM es un ejemplo muy bueno de que la memoria no es unitaria, de que hay más de una clase de memoria”, expresó.

“La amnesia no destruye hábitos, pero los enfermos pierden la capacidad de adquirir y retener información acerca de nuevos eventos”.

El Mesías de Handel

La esposa de Clive Wearing, Deborah, ha escrito un libro, Forever Today (Hoy por siempre), sobre cómo fueron afectadas sus vidas por su amnesia. Ella dice que todas sus habilidades musicales continúan intactas.

“Si le das a Clive una nueva pieza musical, la lee a simple vista y la toca en el piano, pero no se puede decir que la aprendió”, expresó al Servicio Mundial de la BBC.

Pero agrega que “Clive no tiene conocimiento de haber tocado el piano ni de si todavía puede hacerlo”.

Ha vivido bajo cuidado residencial especializado desde 1992, tras haber pasado los primeros siete años de su enfermedad en una unidad psiquiátrica.

“Si bien tuvo un piano en su habitación durante 26 años, no lo sabe hasta que se le señala”.

La sra. Wearing afirma que la interpretación de su marido mejora cuando toca una pieza con regularidad, a pesar de no tener el recuerdo de haber tocado la pieza o cualquiera otra antes.

Sin embargo, añade que él recuerda cosas que ha sabido toda su vida o que ha tocado con regularidad. “De niño aprendió el Mesías de Handel y todavía lo sabe cantar” indica.

Agrega que él la recuerda, así como el amor que comparten, y que la música es un pasatiempo maravilloso para ambos.

“La música está en un lugar donde podemos estar juntos normalmente, porque mientras hay música, él es él, totalmente. Es totalmente normal”.


“Cuando la música se detiene, él vuelve a caer en este abismo. No sabe nada de su vida. No sabe nada de lo que le ha pasado en toda su vida”.

martes, 11 de agosto de 2015

El Horóscopo De Cristo, En Una Pintura Medieval.

En 1563, un pintor español –el manierista Luis de Morales, el Divino– llevó acabo un encargo de una pintura que, a simple vista, parece una representación convencional de una Sagrada Familia. Sin embargo el lienzo, hoy en los fondos de la Hispanic Society de Nueva York, esconde un singular y cautivador detalle.

En primer término aparece representada la Virgen María con el niño Jesús dormido entre sus brazos. A su izquierda (desde el punto de vista del espectador) se encuentra san José y, a la derecha, una muchacha que sostiene una cesta con varios huevos. En el fondo, Morales pintó un paisaje con colinas, donde se aprecia una torre con la inscripción latina Turris Ader (Torre de Ader), iluminada por una potente luz celestial. Hay, además, un rebaño de ganado. La escena completa parece estar recordando, por tanto, el nacimiento de Jesús. Sin embargo, un último elemento, en la esquina superior derecha, sobresale por sus extrañas características: se trata de una figura cuadrangular repleta de símbolos y líneas aparentemente incomprensibles, acompañadas por una larga frase en latín. Esta curiosa figura pasa desapercibida para la mayor parte de los espectadores, pero se trata, ni más ni menos, que de una carta astrológica. La pregunta es, ¿qué hace representada en una pintura de temática religiosa?

Aunque la presencia del insólito horóscopo ha llamado la atención de no pocos estudiosos, ha sido el historiador del arte español Juan Francisco Esteban Lorente quien más a fondo ha analizado el origen y significado del mismo. En el año 1554, apenas nueve años antes de la fecha de creación que se adjudica a la pintura, el científico y matemático italiano Gerolamo Cardano había publicado un libro comentando el Quadripartitus de Ptolomeo, y en él aparece, precisamente, un horóscopo idéntico al representado en la pintura de Luis de Morales. Dicho horóscopo, tal y como explica Esteban Lorente es, por extraño que parezca, la carta astral del nacimiento de Cristo.

En su libro, Cardano había tomado como referencia la fecha tradicional del nacimiento de Cristo (las 0 horas del 25 de diciembre del año 0), y con ella creó el horóscopo correspondiente. La identificación del cuadro astrológico representando en la pintura con el trazado por el matemático italiano queda fuera de toda duda por otro elemento, la inscripción latina que aparece en el cuadro, y que resulta sospechosamente similar a la recogida en la obra de Cardano: “Ésta es la situación de los cielos bajo la que Cristo Jesús apareció en el mundo hecho hombre, en el día seis y doce horas antes del principio del año astrológico, que es el inicio astral del año eclesiástico. En la latitud de 32 grados norte”.

Curiosamente, todo parece indicar –aunque no hay pruebas definitivas– que la pintura realizada por Morales había sido un encargo de Juan de Ribera, obispo de Badajoz y más tarde arzobispo de Valencia, cuya afición por las cuestiones astrológicas era más que notable, a juzgar por la nutrida colección de títulos sobre la cuestión que formaban su biblioteca. El encargo del obispo Ribera habría tenido lugar en torno a 1562, cuando la Iglesia de Roma todavía no había dictado prohibiciones específicas sobre ciertas prácticas astrológicas –y en especial sobre horóscopos relacionados con Cristo–, y por lo tanto la representación astrológica de la naturaleza humana de Jesús aún no se veía como sospechosa de herejía. De haberse producido tan sólo unos años más tarde, es posible que la pintura nunca se hubiese realizado.


Quién sí sufrió la condena eclesiástica fue Cardano pues, aunque había tenido la precaución de incluir un significativo texto en su análisis del horóscopo de Cristo (“Y no pienses que yo quiero decir que la divinidad de Cristo, o sus milagros, su santidad de vida o la promulgación de la ley dependen de los astros…”) fue detenido por la Inquisición en 1570, y el fragmento de su obra relativo a esta cuestión fue suprimido por orden del papa Sixto V en 1586.