Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 11 de febrero de 2020

No Solo Los Perros Lamen


Esta historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política; y con buena posición económica una buena educación, pero en el fondo muy solitaria en su condición de familia prestigiosa, su carácter tímido le impedía tener amigos cercanos y la condición de sus padres que solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político la dejaban más sola aún.

Los padres en sus constantes reuniones y viajes encargaban siempre la niña con algún vecino cercano para que cuidara de su casa, sumándole a esto también le compraron un cachorro de raza grande (esto para que cuidase a la niña cuando creciera), pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche que los padres tenían que hacer un viaje de unos días fueron a despedirse de la niña como ya lo hicieran muchas veces; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se postraba abajo de la cama.

Los padres se fueron y pronto la niña se durmió, al parecer tuvo algún sueño intranquilo por que cerca de las 2:30 de la madrugada, despertó por un fuerte ruido, eran como rasguños leves y luego más fuertes en la oscuridad dentro y fuera de la habitación. Entonces, temerosa pensó en su fiel amigo, bajó la mano para que el perro la lamiese (era ya un rito acostumbrado en ellos) y lo hizo, la pequeña entonces ella se quedó tranquila y volvió a dormir a pesar de los ruidos.

Por la mañana se despertó y con horror que su fiel amigo, su perro estaba muerto en el centro de la habitación y asustada fue corriendo a esconderse en el cuarto de baño. Muy asustada comenzó a pensar y recapitular que podría estar pasando y se acordó de los ruidos en la noche y de cómo no le dio importancia porque estaba bien acompañada por su guardián que ahora a pocos metros yacía muerto por alguien desconocido. Sin embargo para su sorpresa dentro del cuarto de baño siguió con la vista un hilo de sangre que iba desde la puerta donde entro hasta la mesa de tocador y con horror vio que habían escrito en el espejo:

"NO SÓLO LOS PERROS LAMEN".

Se dice que cuando los padres volvieron, el lugar estaba lleno de policías y la encontraron a ella en un estado de shock y no decía más que : "¿quién me lamió?" y decía el nombre de su perro, se dice que se volvió loca y hasta la fecha está en un manicomio, sus padres la internaron de con el tiempo viajaron al extranjero pagando siempre cada mes la mensualidad de su hija internada.
La investigación dejó una incógnita porque que si bien pudo obviarse ciertas declaraciones (por que la principal testigo había perdido el juicio) es si seguimos las pistas tomando en cuenta la declaración de la niña, observando la hora de despertarse y comprobado que el perro había muerto en las primeras horas de la noche, ¿Quién le lamió la mano a la niña debajo de la cama?

El Fantasma del Baño de San Blas


Existe una leyenda urbana en el pueblo Carmona donde hace años atrás hubo un hallazgo macabro que muchos recuerdan, en el baño del colegio San Blas, el conserje entro al baño descubriendo el cadáver de “conchita” quien se encargaba de limpiar los cuartos de baño, la policía nunca hallo al culpable pero es justo ahí donde empieza esta atemorizante historia.

El conserje dijo que no movió el cadáver de la limpiadora el cual presentaba signos de haber tenido una muerte terrible y la cual duro varias horas, pues tenía marcas que demostraba que había sido mordisqueada al punto de que le faltaban trozos de carne en la cara y algunos en el cuerpo, la ropa rasgada en jirones, todo sobre un gran charco de sangre.

El tiempo paso y esta trágica noticia policial se convirtió en un triste historia del recuerdo del colegio la cual fue contada por los alumnos que años tras año fueron asistiendo, sin embargo por lo bajo otra historia daba lugar una más misteriosa e increíble.

Entre los alumnos un miedo a lo desconocido se dio paso pues se comentaba que en ese mismo baño si alguien se encontraba solo podía escuchar como alguien te tocaba la puerta de afuera provocando que la abrieras, se decía que por más que intentaras oír sin abrir nadie te respondía y solo un toque en la puerta confirmaba que había alguien llamándote, se mencionó que era el alma atormentada de la mujer que murió en ese lugar y que llamaba a la puerta para que aquel que quiera saber lo que sufrió pueda pasar lo mismo que ella.

Es así que en una fiesta de fin de curso se iba a celebrar en el colegio y uno de los alumnos llamado Pedro había crecido con esta historia, después de un rato de estar en la reunión fue al baño acompañado de un amigo que lo espero fuera, es así que Pedro entro solo.
Cuando ya se encontraba dentro se dio cuenta que nadie más estaba con él en el baño, recordó la historia que había escuchado desde su época infantil y como al parecer alguien había llevado alcohol a la reunión su valentía se encontraba más arriba que su razón o tal vez su precaución, es por eso que cerró la puerta desde dentro y quiso mejorar el asunto entrando también al cuarto del inodoro y cerró la puerta tras él.
Cuál fue su sorpresa casi inmediatamente cuando se dio cuenta que no se escuchaba la bulla de la fiesta ni ninguna otra como si todos se hubieran ido dejándolo solo a él en el colegio, en eso claramente unos golpes secos se escuchan al otro lado de la puerta del cuarto del inodoro.

Aun con el ultimo gramo de valentía que le quedaba pregunto no con mucha confianza - ¿Quién es?
Nadie respondió, el silencio era total en toda la habitación, y de nuevo alguien llamo del otro lado, pero ¿quién?, nadie pudo haber entrado ya que el había cerrado la puerta exterior del baño, de nuevo llamaron su puerta con unos golpes secos, el volvió a llamar entre atemorizado y enfadado - ¿Quién es?

Nadie contesto.

¿Quién es? ¡No jodan ah!

Nadie respondía, entonces para calmar la situación donde el mismo se había metido se agacho para mirar por debajo de la puerta para según el calzado reconocer al supuesto bromista, pero del susto casi fue su corazón que le iba hacer una broma cuando pudo comprobar que no había nadie en el cuarto del baño.

Lleno de terror abrió violentamente la puerta del cuarto del inodoro en dirección a la puerta del baño que daba al exterior, ya a solo unos pasos le pareció escuchar un susurro femenino a su espalda, como ya estaba muy cerca dela puerta mientras se disponía a sacar el seguro del baño y a salir se giró para dar una última mirada atrás para ver de lo que huía, cuál no sería su sorpresa que muy cerca de él se encontraba una mujer cubierta de sangre que intentaba llegar a él con los brazos extendidos, una de sus piernas se encontraban casi en huesos mostrando huecos faltos de carne y toda esta horrible visión a solo un paso de él, por el susto perdió la orientación se lanzó a la puerta que estaba casi abierta pero al querer salir un golpe con el umbral lo dejo inconsciente de un momento a otro todo se puso negro para él.

Cuando despertó, se sorprendió ver a varios asistentes a la fiesta rodeándole intentando verlo y preguntaban qué había pasado, el sonido alto de la música de la fiesta y el murmullo de la gente contrastaba con el silencio de hace un rato, al parecer había quedado inconsciente tras ese golpe por varios minutos, después se enteró por su amigo que este había escuchado un fuerte golpe en la puerta cuando se estaba abriendo y que al ver el interior se dio cuenta que Pedro estaba tirado en el umbral.

Cuando Pedro contó a todos lo que había pasado nadie le creyó la historia y pensaron que había tomado más de la cuenta, pero después se cercioraron que en su pierna había una marca inconfundible de una mordida al parecer humana, entonces ya sea que fuera que el amigo entro al baño justo a tiempo o que al quedar inconsciente el espectro ya no le diera importancia por querer hacer sufrir a alguien despierto es que pedro sobrevivió para contar esta historia, no sabemos hasta qué punto el fantasma de conchita es capaz de querer venganza pero esta historia demuestra que un misterio existe en el colegio de San Blas, seguiremos a la expectativa por alguna nueva información.

La Casa Encantada de Lunahuana


A quince kilómetros de Lunahuana al costado del camino de Uchupampa a Catapalla en el distrito de Cañete en la región Lima existe una construcción la cual esta remodelada a medias a la cual los lugareños llaman La casa blanca o “la casa encantada” veamos mas de esta historia.

En la actualidad Lunahuana es un destino obligado para quienes gustan de los deportes de aventura, campismo y trekking, siempre repleto de turistas es por esto que la fama de la casa encantada de Lunahuana creció ya que en Halloween se hacen fiestas en la cercanía del lugar, nunca en el interior de la casa ya que los pobladores advierten que ingresar a ella es bajo la responsabilidad del visitante, incluso ahora es una atracción del lugar siempre observada a la lejanía.

La historia nos dice que en el siglo pasado en la guerra con Chile, Cañete fue atacada (1881) por los soldados chilenos, en ese entonces un hacendado que bien la historia baraja su origen entre peruano o italiano construyo una residencia en la cual habitaba él y su familia. Los soldados masacraron al pueblo y quemaron sus viviendas incluyendo a la familia del hacendado.

Sin embargo no toda su familia murió pues su nieta llego unos años después y al haber heredado la casa fue para ocuparla con su nueva familia, sin embargo no conto con que al parecer el alma de sus antiguos ocupantes que ahí murieron no descansaban en paz, ruidos extraños, sonidos de caballos ahogándose, lamentos, voces, luces y demás fenómeno paranormal ocurrían en distintas partes de la casa.

La nieta no aguanto mucho tiempo y huyó del lugar junto con los suyos dejando la propiedad abandonada por mucho tiempo, pero al parecer tuvo nuevos propietarios que estuvieron interesados en el lugar pues el pueblo vio como comenzaron a hacer mejoras y nuevas obras en la construcción, al preguntar a los trabajadores dijeron que iba a ser un nuevo hotel sin embargo, nadie sabe porque dejaron las obras a medio hacer, por las refacciones de la antigua residencia del siglo XIX no queda casi nada de la casona original pero aun así su historia sigue.

Cuando poco a poco Lunahuana comenzó a verse como un destino turístico, se unió una historia más, al parecer unos campistas de la ciudad de Lima eligieron este destino para pasar parte del verano, llegando por la noche sin ver ningún lugar abierto a esa hora, excepto una fiesta o reunión en una casa. Contentos de tener un lugar al cual ir para hacer tiempo hasta que amanezca entraron al lugar para bailar y departir pues desde afuera se veían luces, voces y música, toda una gran festividad.

Pero al ingresar al lugar todo se apagó de golpe, la gente, la música el ruido en general todo desapareció dejando ver las ruinas de la casa como estaban, los chicos salieron huyendo de susto y uno salto hasta la pista que cruza frente a la casa donde murió atropellado por un auto a gran velocidad.

Sin embargo esto no hizo más que aumentar el morbo de la gente por la casa encantada van a visitarla durante el día, en sus cercanías algunos jóvenes turistas y campistas se atreven a hacer sesiones de ouija y espiritistas, incluso se dice que algunos se atreven a hacerlas dentro hasta en la noche pero al parecer solo son versiones fantasiosas pues nadie se atreve a ingresar por la noche en esta casa.


Los pobladores ya la han tomado como un centro turístico pintándola de color blanco y advirtiendo a la gente sobre la condición de esta casa, la condición de “casa encantada” de Lunahuana.

domingo, 9 de febrero de 2020

La Gringa de la Isla San Lorenzo


Esta leyenda que les traemos hoy es una muy conocida entre los militares que han realizado servicio en la naval de la Isla San Lorenzo justo al frente de la ciudad de Lima, veamos más sobre este misterio.

Nadie sabe cuándo empezó esta leyenda urbana pero es tiene tantos años como lo tiene la estación naval y aún hay muchos que si han logrado ver este extraño fenómeno, es más la historia de la gringa es bien conocida por los oficiales de mar que han sido destacados ahí y que aseguran haber visto a la “gringa”.

La leyenda cuenta que una chica muy linda hija del comandante de la estación naval y capitán de fragata, un día llevo a su familia de visita a la isla para que conozcan su lugar de trabajo, como es una isla desierta excepto por la estación naval el padre pensó que no habría problema cuando su hija le pidió dar un paseo por el lugar, así es como ella salió y no volvió.

Cuando las horas pasaron y no había rastro de ella se hizo una búsqueda por toda la isla que duro hasta dos semanas sin encontrar nada en la desierta zona, sin embargo el horror vendría después cuando se llegó a encontrar no en la isla sino un chutero o hueco profundo que usaban de basurero, un brazo, parte de un abdomen y una pierna.

Como habían cientos de jóvenes que estaban haciendo servicio de reclutamiento en la isla la conclusión fue que la chica se encontró con un grupo que hacían guardia, que abusaron de ella para luego matarla y no ser delataos posteriormente.

En las investigaciones salieron culpables dos marineros quienes decían ser inocentes, fueron sentenciados a ser fusilados y enterrados ahí mismo sin embargo se comenta que ellos no fueron los culpables, que fueron elegidos por ser de provincia y que nadie reclamaría sus cuerpos y que los eligieron al azar.

Hay también otros relatos más antiguos donde se habla de extrañas desapariciones de personas, que en la Isla San Lorenzo existían templos en los cuales hacían sacrificios de la época pre-inca y que pueda ser un misterio para investigar, sin embargo no se llegó a avanzar en este camino.

Un tiempo después, los marinos que hacían guardia en la isla veían pasar por las cuadrillas una chica muy hermosa vestida de blanco y cabello rubio, siempre silenciosa, sensual, sus compañeros que se daban cuenta de la ausencia de los guardas iban en su búsqueda y los encontraban casi agonizantes, botando espuma por la boca y lo que se reponían decían que habían visto a la Gringa, una mujer bella a cierta distancia pero que cuando uno se acerca, se les presenta sin cabeza.

La leyenda es arrastrada hasta nuestros días, algunos dicen que es un embuste que utilizan para asustar a los nuevos reclutas y que no se salgan de sus cuadrillas, otros dicen que es verdad y que pueden dar fe de eso…

El Gran Secreto Cherokee


Puede ser una leyenda, puede ser un rumor pero lo cierto que existe un paso en la tribu Cherokee donde el niño se transforma en hombre, venciendo sus miedos y arriesgándose así mismo con la bendición de su padre, sin embargo se dice que también en ese ritual los padres guardan un secreto que una vez se conoce por los hijos, este no es revelado hasta que tiene los suyos propios, veamos más de este tema.


En la tribu Cherokee cuando un muchacho cumplía 14 años, debía cumplir el ritual del paso a convertirse en hombre en una ceremonia en solitario.

Para ello su padre era el encargado de vendarle los ojos y llevarlo al bosque, así mientras iban a algún lugar propicio como el tronco de un árbol, este lo sentaba a los pies y le decía:

* Hijo tendrás que pasar toda la noche sentado en este tronco, no puedes sacarte la venda de los ojos hasta que sientas el calor del sol en tu piel.


Y de esta manera se alejaba dejándolo al muchacho completamente solo sentado en el tronco.

El muchacho estaba consiente que no podía llorar, ni pedir por ayuda, debía estar callado y resistir, a pesar del inminente peligro que pudiera estar rodeándole e incluso al sentir en algún lugar el ruido de los animales toda la noche, no podía tampoco sacarse la venda de los ojos. Así, de esta forma era la única manera de llegar a ser hombre.

Al final en la mañana cuando sentía el calor del sol sobre su piel, entonces es cuando se sacaba la venda de los ojos y allí a cierta distancia frente a él, sentado bajo un árbol estaba también su padre, quien había pasado toda la noche cuidando a su hijo.

Este es el gran secreto Cherokee que ningún joven conocía, de esta manera ellos nunca sabían que sus padres nunca los dejaban solos en el bosque, pero se hacían hombres no por ser fuertes, ni por ser valientes, sino porque al termino del día y al sacarse la venda comprendían en ese instante el significado de la lealtad y de la familia.

Conjurando al Pastor de la Niebla o Xuan de la Borrina


En Asturias, existe un miedo a la niebla en especial cuando es densa, pues estos cubren gran parte de la visibilidad, atemorizando a los pastores, ya que sus rebaños tienden a perderse y podrían ser víctimas de lobo que esperan ocultos su oportunidad, por este motivo convocan a Xuan de la Borrina para que se encargue de ella, pero veamos más de este curioso caso de Asturias.

A la niebla densa como un manto blanco que cubre los verdes y húmedos montes asturianos se le llama “borrina”, como ya hemos mencionado, suele ser un problema para los pastores por todo el problema que les acarrea. Sin embargo ellos tienen una manera para protegerse de este fenómeno atmosférico, pues conocen conjuros que convocan a un misterioso personaje llamado Xuan de la Borrina, aunque puede también ser llamado como Xuan Blancu, Xuan de Madruga, Xuan de Riba o Xuan Barbudu, todos estos asociados comúnmente a la niebla.

Al hacer el conjuro convocan a este personaje y se dice que cuando se presenta para ayudar lo hace acompañado de una perra lanuda y de su mujer la que curiosamente presenta barba. Todos los conjuros tratan sobre amenazas que Xuan va a hacer a la niebla si esta no se retira y desaparece.

Los conjuros pueden variar por regiones aunque también por familias, pero en todos ellos mencionan a Xuan junto con la niebla como si de un personaje se tratase y al enfrentamiento que tendrán si esta no se retira pues Xuan le romperá un brazo u alguna otra amenaza física que terminara con la niebla herida, demostrando el poder superior de Xuan.

El origen de esta invocación puede ser muy antiguo, casi como si de una manifestación del espíritu del sol se tratase, o bien podría ser que todo provenga de alguna antigua historia o leyenda difundida entre los pastores, centrada en un personaje o héroe regional, en otras palabras podría ser un pastor sobrenatural con poder para someter a los elementos o al menos a la niebla a voluntad como si se tratase de un antiguo santo patrón pagano, al cual acuden sus colegas por ayuda.

Podría estar conectado con un mito infantil que hacen referencia a Xuan Barberu un mítico pastor de cabras que siempre viaja por los senderos.

Pero a Xuan de la Borrina solo acuden cuando los conjuros sencillos que usan no surte efecto, pues al principio pueden usar conjuros contra la niebla, en el cual no contiene amenazas y solo hacen petición de que se retire a modo de ruego, si esto no funciona puede que la última carta sea de Xuan.
Aquí compartimos uno de los conjuros que convocan a Xuan de la Borrina para que espante a la niebla en lenguaje asturiano:

Escampa, nublina,
de valle en vallina,
regueiros abaxo,
canales enriba,
que'ehí vien Xuan Blancu
xurando y votando
que t'ha de comer,
cola sua muyer barbuda,
y la sua perra llanuda.

(Escampa, neblina, de valle en valle, regueros abajo, canales arriba, que ahí viene Juan Blanco jurando y asegurando que te va a comer, con su mujer barbuda y su perra peluda.)


Escampa neblina,
Valle, vallina,
Comieron los llobos
la cabra cornina;
comieron los huesos,
dexaron la cecina.
Ehí va Xuan Blancu
col perru blancu,
la mujer desnuda,
la perra cozcorruda.
Ehí va Riaño xurando y votando
que te va a cortar un calcañu.

(Escampa neblina, del valle grande y pequeño, comieron los lobos la cabra con cuernos; comieron los huesos, dejaron la cecina. Ahí va Juan Blanco con el perro blanco, la mujer desnuda y la perra picorosa. Ahí va Riaño jurando y asegurando que te va a cortar un calcaño).

viernes, 7 de febrero de 2020

El Condenado


Este es el relato de una familia en Ayacucho que vivía hace ya varias generaciones entre la ciudad y en las inmediaciones del cerro Huanca santos, en sus relatos familiares cuentan que la abuela de la familia cuando era joven vivió una experiencia con el mas allá, junto con unos familiares y ahora lo comparto con ustedes, veamos más de este tema.

La abuela no tenía animales ni ganado de ninguna clase, por este motivo y en compañía de sus hermanos, pastaba ganado ajeno en unas montañas en el cerro de Huanca santos. Allá en el pueblo los pastores acostumbran llevar alimentos para un mes. Es muy lejos de las altas montañas a al pueblo.

Estaba pues la abuela pastoreando, y pasó un mes y una semana sin que recibiera ningún envió del dueño del ganado. Es que a este hombre se le había muerto un hermano. Mientras tanto a la abuela se le acabaron los abastecimientos. Tomaba solo caldo, ya no tenía ni maíz, ni cebada ni nada.

En ese tiempo era aún muy joven, por eso cuando ella y su familia se encontraban casi sin alimento, un día al atardecer ella arreaba las ovejas hacia el corral. A esa hora vio que una señora bajaba hacia el fondo de la quebrada por el gran camino, en silencio. Tenía falda azul, rebosa roja y sombrero color vicuña.

¡Señora!, grito desde el cerro la abuela, ¡Señora! ¿A dónde vas…? En esa dirección ya no encontraras ninguna casa. ¡Sube aquí y descansaras!

Pero la mujer no le hizo caso, siguió caminando. La abuela pensó: ¿A dónde va? No ha de encontrar sitio para alojarse. Y se veía que la mujer llevaba una carga agobiante, caminaba dolorosamente. “Quizá lleva algo, algo” reflexiono la abuela, ¿en qué lugar ha de descansar esta pobre entre tanta montaña silenciosa?”

“Señoooora…! – Volvió a llamar- Ven y descansa aquí. No hay ninguna choza en esos lugares…!”. La mujer se dio vuelta; “¡Uuh!”, dijo. “ven. Te alojaras aquí. Ya no hay casas en ningún otro sitio!” insistió la abuela. Dando una nueva vuelta, “Uunh!”, dijo mientras la mujer se encaminaba hacia la choza de la abuela, directamente.

Tenía que subir una cuesta, separándose del camino. Mientras la mujer subía la montaña, la abuela arreó las ovejas al corral. Se dirigió en seguida, rápidamente a la choza en que vivía. Entró. Estaban allí su hermano, su cuñada y un niño pequeño hijo de ambos. Eran así cuatro los habitantes de la choza; dos hombres y dos mujeres. La abuela dijo:”Hermano”. “¿Qué ocurre?”, pregunto el hermano. Entonces ella contó; “una señora iba por el camino. Yo la he llamado para que se aloje aquí. No tarda en llegar”. El hermano dijo: “es raro, raro. Acaso has llamado a un condenado. ¿Quién puede caminar a estas horas, y a pie por montañas tas ásperas y silenciosas?”. Al oír esta advertencia, la abuela se atemorizó.

Las casas de los pastores son chozas rusticas, de paredes levantadas con piedras, sin barro. Se hace el fogón junto a la puerta en esas casas, adentro se amontona toda la leña y las provisiones. Se cocina con taya, el arbusto de las zonas frías. Y allí, en el fogón, ese atardecer, junto a la puerta. Hacían hervir caldo.

Y llego la mujer cuando la luz desaparecía del mundo. “Soy yo” dijo. Llevaba el sombrero con la falda caída sobre la frente y la reboza levantada hacia el rostro. No se pudo apreciar su cara. Llego muy agachada, como rendida por el peso de la carga que traía. “¡Alojadme!”, volvió a decir. “Si, señora, descansa”, contesto la cuñada de la abuela. “¿estas cansada?”, le preguntó. “Si estoy muy cansada.” “Alójate pues, dormirás adentro”. “Si” dijo la mujer.

Pero vieron que le temía al fuego y no entro, el hermano de la abuela leía un libro llamado “Huamanga”, “Dioses de Huamanga” que es en quechua. Rezaba en el libro el “Dios eterno”. “esta no es buena gente” pensaba el, sospechaba. Mientras tanto la cuñada de la abuela atizaba el fuego.

Le sirvieron caldo a la mujer. Ella acepto y recibió el mate de caldo. Sus manos eran normales, y tomo el caldo utilizando la cuchara, pero examinándola bien a la luz del fuego, en un momento que el fuego se animó, vieron que su pecho estaba cada vez más húmedo. Se agacharon entonces para verla mejor. No tenía rostro; en su lugar se mostraba una calavera y el caldo se escurría de la mandíbula inferior hacia el pecho goteando todo.

“¡Es un condenado!”, dijeron en voz baja y comenzaron a rezar. “Apagad el fuego para que pueda entrar. ¡Apagad el fuego!” dijo. “Tengo miedo al fuego –repitió- ¡Tengo miedo de vuestro fuego!”. Y después, ya no imploró. Empezó a amenazar a la abuela:

“¡Sal de allí!” –Le dijo- Para que me llamaste, Yo estaba caminando tranquila; me estaba yendo. Yo no te dije que me llamaras. Yo me iba tranquila. ¡Sal de allí! Así como me llamaste sin que te lo pidiera, tienes que salir ahora”.

Todos rezaron más, adentro de la choza y avivaban el fuego, soplaban la candela. Entonces, desesperado, ya junto al corral o detrás de la choza el condenado mordía las piedras, las trituraba con los dientes. ¡Qapututút, qaututút! Sonaban las piedras mordidas por el condenado.

Volvió a la puerta de la choza y llamo nuevamente a la abuela: “¡Sal de allí! Para que me llamaste. Yo no te dije que me llamaras. Yo iba tranquila por el camino. ¡Iba tranquila! ¡Para que me llamaste!”

Desesperada insistía, llamaba. La cuñada de la abuela avivaba más el fuego. Y felizmente, los que habitaban la choza formaban número par, eran dos hombres y dos mujeres. Porque si no el condenado los habría devorado.

El fuego se mantuvo, se mantuvo todo el tiempo en la puerta de la choza. Y como no pudo entrar el condenado, sorbió los sesos de una oveja tierna que la familia criaba afuera. Así sorbió los sesos a las ovejitas y al amanecer se marchó.