Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 11 de diciembre de 2018

La Verdadera Historia De Phineas Y Ferb


La historia dice que hacia el año 1993 en un desconocido pueblo llamado Lultin (Rusia), lo que ahora es un lugar en ruinas que prácticamente ha desaparecido dentro de la nieve, En una Humilde casa vivía junto a su familia una niña llamada Candace Flynn, la cual tuvo una infancia llena de trastornos Cuando Candace era apenas una niña, sus padres se divorciaron, quedando al cuidado de su madre, la cual jamás le prestó la suficiente atención.

Al nacer su hermano Phineas, quien padece de hiperactividad y su medio hermano Ferb, quien ha nacido con un severo caso de retraso mental, el cual le impide entre otras cosas hablar, las cosas fueron de mal en peor.

Candace desarrolló una imaginación fuera de límites, la cual tiene que ver con sus hermanos y sus “aventuras”.

Durante todos los días Candace le contaba a su madre “Las increíbles hazañas" que sus hermanos habían realizado en su ausencia, aburrida de esta situación la madre acude a un especialista, el psiquiatra Heinz Doofenshmirtz , el cual diagnostica a Candace con esquizofrenia severa, para lo cual le prescribió medicina de alto potencial, como consecuencia de estos medicamentos la situación de Candace empeoró. Se trataba de drogas psiquiátricas que tenían como fin calmar los impulsos de Candace, pero que a su vez como efecto colateral la llevó a una creciente adicción, la que la introdujo a probar con drogas más fuertes cada vez.

Cadance cansada de que nadie creyera sus historias sobre sus hermanos, decide escribir un diario en el que plasmó cada una de las aventuras de Phineas y Ferb, explicadas con detalles.

A sus 14 años Candace Flynn era una consumidora activa de Dietilamida (LSD) de ácido lisérgico, comúnmente conocida como ácido, lo cual produce un alto aumento en su distorsionada apreciación de la realidad.

Para el año 2007 Candace Flynn (Lultin- Rusia) de 14 años es encontrada muerta en su habitación junto con una nota de suicidio escrita en la última página de su diario, los forenses dijeron que Candace muere de una sobredosis intencional de variadas drogas.

Para finales del año 2007 la perturbada madre de Candace decide vender esta historia, Disney Channel muestra interés en comprarla y un 1 de febrero de 2008 estrena a nivel mundial una distorsionada y mejorada historia llamada “Phineas y Ferb".

Terror En El Cine


Hace como seis años entre a trabajar a un Cinépolis de un centro comercial que esta cerca de mi casa, en un horario de 5:00 PM a 1:00 am. Me pareció un poco extraño que al entrar enseguida me ofrecieran un lugar en el área de proyección, ya que esa área en muy codiciada por los demás empleados de otras áreas como taquillas, dulcería o accesos. Cuando me dijeron el horario me pregunto la chava de recursos humanos si estaba seguro como 3 veces, lo cual no me pareció extraño pues la mayoría de mis compañeros eran estudiantes y muchos no tenían un medio de transporte a esas horas.

En mi primer día cuando me presentaron con el encargado del área y los demás compañeros, note que no pudieron disimular un leve gesto de angustia en sus rostros uno de ellos pregunto
"¿No que ya nadie se iba a quedar a la una?" a lo que el gerente contesto "Pues ya vez que si, nada mas explíquenle bien al compañero que es lo que va a hacer porfa" ordenó un poco incomodo "sale jefe" contesto el encargado "Usted no se preocupe"

Después de eso uno de mis compañeros fue asignado para capacitarme y mostrarme el área que consiste en un pasillo largo de unos 40 metros de longitud y unos 5 de ancho a donde se encontraban sendos proyectores haciendo su peculiar sonido provocado por la cinta de la película entre los numerosos carretes de la máquina "órale" comente a mi compañero mientras el terminaba de explicarme como funcionaba el aparato "creí que las cintas ya no se usaban" "siguen usándose, tal vez en uno o dos años ya no se usen pero mientras hay que aprender como poner bien la cinta" rió " no vaya a ser que se te rompa o se queme con la luz de proyector" "¿que sucede si pasa eso?" pregunte interrumpiéndolo "Pues pegas la cinta en chinga y la vuelves a montar, porque si alguien allá abajo se encabrona y quiere su lana de vuelta te lo descuentan a ti... Pero no te preocupes ahorita" puse cara de preocupación "no te vamos a poner ninguna sala hasta que ya domines bien todo, ademas, es muy raro que nos pasen broncas durante alguna función" afirmó como para tranquilizarme aunque ahora el que parecía preocupado era el "¿Y no te da miedo quedarte hasta la madrugada?" me preguntó con una angustia que me pareció algo fingida "no, ya he tenido otros empleos donde salgo tarde" respondí sin darle mucha importancia "Lo que pasa es que aquí en este pasillo hace mucho mataron a un niño" comenzó a relatar lo que parecía la típica historia de cualquier edificio" dirás que te quiero chorear pero la neta ya ni los de mantenimiento quieren venir en la noche porque siempre los espanta el niño" lo mire incrédulo "¿y esta novatada se la hacen a todos?" pregunte mientras intentaba acomodar la cinta entre los carretes metálicos del proyector "No carnalito, claro que no, si quieres ahorita le preguntamos a alguien de los de allá abajo, todos se saben la historia: un delincuente se trajo para acá a un niño cuando apenas estaban construyendo, hasta dicen que salio en el periódico, el niño fue violado y asesinado por el cabrón ese y ahora espanta a todos los que se quedan por acá después de la una, cuando acaban todas las funciones. Nadie dura mas de una semana en tu horario porque a la mayoría si le sacamos" confesó con cara de espanto "aja, ¿y quien apaga los proyectores?" replique incrédulo a la evidente novatada "la cinta tiene un sensor al final que apaga el proyector, los de mantenimiento a veces vienen a hacer sus labores en la madrugada y apagan todas las luces y cuentan que los cañones que emiten anuncios antes de cada película estén completos, aunque ahora esa va a ser tu chamba"
La conversación continuo con un "listo" que pronuncie al terminar de montar la cinta de una película programada para las 10:15pm

Ese mismo día a las 12:00 mis compañeros se despidieron de mi y yo me queda solo en el largo pasillo donde al final de este había otro pasillo mas que era utilizado como bodega para guardar varios objetos, ya hasta adentro se encontraban los interruptores que apagaban desde las luces del pasillo, así como la de las salas, los proyectores y el resto de las áreas del cine.

Dando la una me dispuse a realizar mis ultimas actividades que eran las de contar los cañones de las salas y cubrir con una gran funda los aparatos de cine. Entonces un ruidito se escucho en una de las salas, mas por curiosidad que por otra cosa asome mi cara por la ventanita que daba hacia la sala que era la que estaba asignada para que el personal pudiera supervisar que todo iba bien durante una función. Aproximadamente tres metros abajo (que es la distancia que hay entre la mencionada ventanita y los asientos de la sala) todo se encontraba silencioso y vacío. Despreocupado camine hasta la bodega para apagar todo. Varios "clic" sonaron hasta que todo quedó a oscuras, dejando delante de mi un lugar completamente oscuro con una salida lejana y un camino solitario y atemorizante que recorrer. Decidido a no dejarme llevar por el relato contado por mi compañero camine con calma por el largo pasillo sintiendo como el ambiente se tornaba algo mas frío y oscuro que antes. Procure atribuirlo a mi imaginación y continúe mi recorrido por las tinieblas intentando ignorar esa sensación molesta de que alguien camina detrás. Las salas del pasillo son 13 y la salida se ubicaba a unos pasos de la sala uno, a la altura de la sala nueve fue cuando aquel pasillo me pareció mas oscuro y asfixiante, llegue a la altura de la 8, la 7 y luego la 6 a donde me precio volver a escuchar un ruido detrás de mi, sin embargo no me detuve y seguir, pase la sala 5 y al llegar a la 4 escuché un golpe semejante al de unos nudillos golpeando en el cristal de la ventanita que daba hacia dicha sala. Voltee inmediatamente y pude mirar la cara blanca de un niño como de unos ocho o diez años, sus ojos eran completamente negros grandes y derramaban lagrimas, la boca estaba entre abierta dándole un aspecto escalofriante como si sintiera mucho dolor y asfixia a la vez. De inmediato mire hacia adelante decidido a irme sintiendo un pánico electrizante y escalofriante a la vez. Todo esto duro apenas un segundo pues al instante corrí a toda velocidad hacia la salida del área de proyectores.

Cuando llegue a casa, subí a mi habitación y me acosté directamente, temeroso de dormir y soñar con esa cosa que me miraba desde dentro de una sala a través de una ventana que estaba a tres metros del suelo.

No renuncie al trabajo, para alivio mío al día siguiente se tenían programadas labores de mantenimiento, por lo que las luces se quedaban prendidas. Dure medio año trabajando ahí y en ese horario y aunque hubo ocasiones en las que me volví a quedar solo fueron muy pocas las veces que sufrí un susto, cortesía del niño que murió en el cine.

Esto ocurrió en el Cinépolis de Galerías Metepec, en el Estado de México, aproximadamente hace ya algunos años.

La plaza abrió por primera vez en el año 2000. Y hasta la fecha nadie quiere quedarse ahí.

Brujería

Siempre me gusto la idea de ser parte del ejército de mi país, por eso cuando cumplí mis 18 años decidí hacer mi carrera militar.

Siempre nos enviaban a misiones en lo mas interno de la selva, por eso cuando saliamos de permiso al ver a una mujer nos entregábamos a los deseos carnales. Conocí entonces a una dulce muchacha, una hermosa chica de más o menos 16 años, era de razgos algo indígenas, me gusto apenas la vi, asi comencé a salir con ella mientras estaba de permiso... Un día nuestro comandante nos dijo que había sucedido algo con un compañero, el se habia involucrado con una chica de 14 años, los padres de la chica lo descubrieron y lo denunciaron por supuestamente haber violado a la chica, cosa que no era cierta. De tal forma nos quedó terminantemente prohibido involucrarlos con chicas menores de edad, asi que le dije a la chica que estaba conmigo que ya no podría seguir con la relación, esta furiosa me dijo que no la podia dejar, que yo no me podria separar de ella y diciendo esto se marcho...

Los días pasaban en el batallón, cuando una noche comencé a tener pesadillas horribles, que me hacian levantar lavado en sudor y con mucho miedo... Pero una noche fue distinto, esa noche en particular senti como algo se subia sobre mi pecho y me susurraba cosas al oido, no me dejaba respirar ni moverme, y así fue durante varias noches más, hasta que el desespero me hizo contarle a mis compañeros lo que me estaba sucediendo. 

Estos me sugirieron que fuera a donde un señor en la Guajira, que era conocido por hacer limpias. Un día que tuve permiso me dirigí a el lugar indicado, cuando llegue, el hombre me hizo quitarme mis vestimentas y colocarme una túnica blanca, me colocó en el centro de un círculo dibujado en el suelo, y me dijo que oyera lo que oyera no abriera mis ojos, asi fue como este hombre comenzó a pronunciar oraciones en un idioma extraño y a lavarme con aguas que supuse yo era de varias hierbas, de un momento a otro comencé a escuchar la voz de una mujer que estaba muy furiosa y trataba mal al hombre que me hacia la limpia, y este le respondía de igual forma exigiéndole que me dejara en paz, que no se me acercará mas, que yo no era de ella, esta refutaba todo, y así fue por varios minutos, hasta que el hombre con una última oración la voz de la mujer terminara en un grito lastimero... Después de escuchar aquello, me desmayé.

Al despertar estaba en una cama hecha de paja, y allí estaba el hombre que me había hecho la limpia, me dijo que yo estaba muy mal, que había una mujer que era bruja, que me quería para ella, y estaba utilizando todas sus artimañas para mantenerme al lado de ella y hacerme daño, pero que afortunadamente habia acudido a el a tiempo, y que el había podido liberarme.

Me dijo que al cabo de tres días la persona "bruja" , que me estaba haciendo ese mal, se presentaría frente a mi pidiéndome una taza de azúcar... Asi fue que a los tres días vi cuando la chica de 16 años con la que habia mantenido una relación se apareció frente a mi pidiéndome una taza de azúcar...

domingo, 9 de diciembre de 2018

La Pluma Fuente


Carlos es un coleccionista de antigüedades, le gusta ir por las tiendas que ofrecen estos objetos, cada uno con una historia que contar.

Carlos era alto de contestura musculosa. Ojos color almendra cabello rubio ,tenía unos 30 Años

Ese mes de octubre caminaba por un callejón fumando un cigarro , del otro lado de la calle vio aquella tienda de antiguedades y de inmediato entro, se oyó sonar las campanillas al abrir la puerta.

El empleado del lugar lo atendió, invitándolo a que viera todos los preciosos objetos que allí se exibian,
Después de algunas horas Carlos ya había elegido varios artículos que le fueron empacados, los pago con su tarjeta de crédito y luego salió de la tienda de antigüedades.

Mientras caminaba encendió un cigarro lo aspiro con satisfacción por la maravillosa adquisición que había hecho.

Al llegar a su apartamento saco una lata de cerveza de la nevera la destapó y bebió un gran sorbo mientras encendía un cigarro, luego saco los preciados objetos que había adquirido, un hermoso cuadro de un paisaje japonés con unos impresionantes matices , una pluma fuente con un dragón grabado,tenía grabado una calavera en alto relieve en la parte superior de esta, y una cigarrera de plata con un hermoso caballo tallado a mano.

El hermoso cuadro lo colgó en la cabecera de su cama, lleno la cigarrera con cigarros, y la pluma fuente la coloco en el escritorio que tenía en su habitación, Carlos era escritor, pero la musa de su inspiración había desaparecido hacia algunos días, y la editorial que publicaba sus libros le estaba exigiendo presentar uno nuevo para el mes de Diciembre, eso lo tenía preocupado y estresado .

Luego de tomarse varias cervezas y de fumar varios cigarros Carlos se desvistió y se acostó en su cama arropandose con la fina sábana de seda roja, quedando profundamente dormido.

La noche siguiente Carlo en su escritorio comenzó a escribir lo que sería si nuevo libro, saco hojas de papel y tomo aquella estraña y cautivante pluma fuente.

Tan pronto la tomo en sus manos, Carlos comenzó a escribir ,era como si sus sentidos estuvieran más alertas, llenaba hojas tras hojas tras hojas con aquella pluma fuente, amanecía y la historia para el nuevo libro ya la había terminado de escribir, estaba asombrado y maravillado al mismo tiempo.

Carlos encendió un cigarro y lo aspiro mientras bebía ,un delicioso posillo de café caliente.
Luego se dió una ducha , se vistió, y salió rumbo a la editorial para presentar su el borrador de su nuevo libro titulado
" Llamada siniestra ".

Ya en la editorial Rodrigo el editor quedó encantado con la historia y dió su aprobación para que se lanzará la primera edición .

Carlos estaba feliz de vuelta en su apartamento, saco la pluma fuente , trato de escribir esto al parecer estaba vacía ,la giro de su nuevo lado al otro pinchando su dedo con la punta de esta ,de inmediato sintió como su sangre era succionada atravesar de la pluma fuente ,en unos segundos ya estaba nuevamente llena.

Estaba desconcertado, pero se dió cuenta que el secreto de la estraña pluma era la sangre .

Carlos triunfo con su libro "llamada Siniestra " y luego de este siguieron otros , cada vez que terminaba llenaba la pluma fuente con su propia sangre, era tal la obsesión de Carlos que no se percata a que su lozania y hermosura se extinguían rápidamente.

Ya había pasado un año y Carlos Lucía cómo un hombre de 60 años ,su piel manchada ,calvo y encorvado casi arrastrándose con su bastón .

Carlos se había mudado a otro país y sus escritos los mandaba por correo a la editorial.

Esa Noche Carlos tomo la pluma fuente y acercándola a su mano la lleno , en una hoja de papel escribió con gran esfuerzo
su nuevo libro " Un grito en la oscuridad "

Al terminar como de costumbre Carlos Lucía cómo de 80 años, se acostó en su cama y quedó profundamente dormido en un sueño sin retorno.

Días después al notar un olor nauseabundo los vecinos llamaron a la policía quienes entraron al casa de Carlos, violentando la puerta, y allí en la cama encontraron un cuerpo pútrido de un hombre como de 90 años.

El último escrito de Carlos " Un Grito en la oscuridad "desapareció junto con la pluma fuente .

Ya han pasado cinco años y sus libros se siguen vendiendo, nadie sabe que ocurrió con el autor de estos pues nunca más lo volvieron a ver.

Ammon, El Licántropo Enamorado


Ammón no siempre fue un demonio. Antiguamente fue una divinidad originaria de los ammonitas, aquella tribu aramea derrotada por Jefté, Saúl y otros grandes caudillos de Israel.

En aquellos tiempos Ammón era representado como un ser de estatura prodigiosa con cabeza de lobo, y luego con la de un búho. En este contexto, Ammón fue uno de los primeros dioses con aspecto de licántropo.

Se dice que el temperamento de Ammón era temible, aunque como toda criatura afín a los lobos era también sociable y buscaba la compañía de sus pares.

Cuando Ammón se enfurecía solía vomitar lenguas de fuego capaces de arrasar con regiones enteras, aunque estos episodios son bastante raros en su historia.

La verdadera pasión de Ammón era descubrir los secretos del pasado y los enigmas del futuro. De hecho, se creía que Ammón era capaz de navegar a través del tiempo.

Casi todos los grimorios coinciden en llamarlo príncipe, aludiendo de este modo a su noble alcurnia. Los libros prohibidos de la Edad Media sostienen que la ocupación principal de Ammón era reconciliar a los amantes y a los amigos que por una razón u otra se han distanciado; con la condición de que el motivo de sus disputas sea inferior a las posibilidades de su amor proyectado hacia el futuro.

Tal vez por eso la mayoría de los libros malditos sostienen que Ammón fue el primer licántropo enamorado.

Jeremy


Eran pasada de la medianoche cuando Katherine, comenzó a descontrolarse, ya tenía varios días así, decía que su bebé la volvía loca, que tenía que asesinarlo. Su esposo máximo, llamó al 911,mientras lo hacía, Katherine, corrió hasta la habitación del bebé y lo sacó de su cuna. Comenzó a correr hacia el patio de la casa y máximo iba tras de ella, rogándole que no le hiciera daño a su bebé.

Pero ésta parecía no escuchar y comenzó a enterrarlo vivo. Máximo entonces tomó un bate y despacio se acerco a ella y sin más la golpeó en la cabeza, sacó al niño y éste gracias a Dios seguía vivo. Katherine quedó inconsciente en el suelo mientras que la policía llegó al lugar.

Después de ese episodio, Katherine fue internada en un hospital siquiatrico. Ésta decía que su bebé no era un ser humano sino algo más aterrador. Máximo quedó a cargo de su bebé, éste después de cinco años se casó con otra mujer con quien procreó un hijo, a quien lo llamaron John.

Jeremy, su primogénito hijo de Katherine, parecía haberlo recibido con amor. Él parecía ser un niño encantador, al contrario de lo que su madre describió. Después que Jeremy cumplió los doce años, precia ser bastante independiente, era un chico con la mejor puntuación en de su salón. Sus maestros se admiraban por su inteligencia. Máximo no podía estar más orgulloso. Sin embargo, aún cuando Jeremy, quería mucho a su hermano menor, John, nunca aceptó a su madrastra.

Siempre hubieron conflictos y discusiones. Una noche, el hijo menor de máximo, John, desapareció sin dejar rastro, su esposa culpaba a su hijastro, Jeremy. Por supuesto que máximo, se indigno, puesto que su hijo sería incapaz de hacerle daño a su hermano. Pero, la esposa de máximo en su dolor y desesperación continuó culpando a Jeremy de la desaparición de su hijo John.

Jeremy por su lado, parecía estar preocupado por su hermano, después de llamar a la policía los ayudaba en la búsqueda. Su madrastra, no paraba de llorar y de suplicarle a Jeremy que le dijera donde estaba su hijo, Jeremy entonces le gritó ¡el hecho de que te odie no significa que le haría daño a mi hermano! Camino hasta la puerta la azotó al salir con mucha furia y se fue.

La mujer entonces, empezó a buscar entre las cosas de su hijastro algún rastro de su hijo, pero no había nada, sin embargo halló algo, el nombre y dirección del hospital donde la madre de Jeremy, Katherine estaba internada. Rápido tomó las llave de su auto y salió hasta aquel hospital. Al llegar pidió ver a Katherine, los enfermeros, la dejaron pasar, y ésta mujer entonces se encontró cara a cara con la madre de Jeremy. Al verla, esta desesperada se identificó, pero Katherine, solo la miraba, parecía tranquila y muy callada. Mientras que la nueva esposa de su ex esposo, comenzó a relatarle lo que había sucedido con su hijo y que sospecha de Jeremy, fue entonces que al pronunciar el nombre de Jeremy, Katherine reaccionó.

Ésta parecía descontrolarse y sólo gritaba ¡hay que asesinarlo! ¡Hay que asesinarlo! Esta trataba de calmar a Katherine, diciéndole por favor que le ayudara, puesto que ella sabía lo que había tratado de hacerle a su hijo siendo un bebé, y que compartía la misma opinión que ella, que Jeremy, era un ser aterrador. Pero, máximo no le creía. Entonces Katherine se le acerco y le dijo al oído ¡posiblemente tu hijo puede estar muerto, y sino, asesina rápido al hijo del diablo! Ésta mujer quedó viendo a Katherine con ojos de terror después de lo que ella le dijo. Entonces Katherine le repite ¡asesina al hijo del diablo... Si... Es hijo del diablo, yo no podía concebir, era estéril, entonces hice pacto con el diablo por el deseo de ser madre y no perder a máximo, Jeremy es un demonio y tu hijo no es su hermano y eso, Jeremy lo sabe.

La madrastra de jeremy, salió corriendo de ese hospital directo a la casa a buscar máximo. Al llegar desesperada empieza a llamar a máximo, pero alguien más la esperaba... Jeremy. Ésta entonces le dijo ¡sé la verdad, hablé hoy con tu madre! ¡Por favor, entregame a mi hijo! Entonces jeremy le hizo señas que entrará a la cocina que ahí estaba su hijo, esta entonces con paso apresurado camino hasta la cocina ansiosa y esperanzada de ver de. Nuevo a su hijo, pero, al pisar la cocina se vio en la peor escena de su vida. Su hijo John efectivamente estaba ahí... Sentado en una de las sillas del comedor, pero, solo su torso, jeremy lo había decapitado. Pues luego de eso apareció con su cabeza en sus manos, comenzó a sonreír y a burlarse de aquella pobre mujer.

Esta entonces comenzó a gritar como loca, salió de la casa y empezó a llamar a máximo mientras conducía, cuando éste le contestó el celular, ella alterada y entre sollozos le gritaba lo que era su hijo jeremy pero en eso, tras ir conduciendo apresurada y sin control ignoro el semaforo en rojo y chico contra otro carro muriendo instantáneamente. John, nunca fue encontrado por la policía, nunca descubrieron a jeremy y éste volvió a quedar solo de nuevo con su padre, con su madrastra muerta y de haber matado a su hermano, jeremy de nuevo tenía la atención total de su padre, si... el padre reencarnado en máximo, puesto que su padre satanás tomó posesión de su cuerpo después de haber asesinado a John, en son de ofrenda y por petición y condición de su padre satanás.

viernes, 7 de diciembre de 2018

La Doncella Quemada


Los días me atormentaban a cada hora, a cada segundo, aquel día mi vida marcó para siempre y la de mi familia también.

Han pasado seis años de aquel día pero los últimos tres años han sido horribles y dolorosos.
Para una madre es difícil tener que ver a su hija en ese estado, marcada para siempre. Todo por culpa de un estúpido accidente que se pudo a ver evitado.

Era el día de su cumpleaños, los tan esperados dieciséis años, un juego de adolescente destruyó a mi hija, el famoso juego de la botellita. Rebuscando entre las cosas del sótano encontraron una botella pero ignoraban el contenido de esta. Todos sentados en el piso esperando la botella, uno de los amigos de mi hija se subió arriba de unas cajas pero estas no soportaron el peso, mientras abría la botella el muchacho cayó, el problema fue que las cajas y las cientos de botellas con distintos tipos de ácidos cayeron sobre mi princesa.

Los cobardes no la ayudaron, decían llamarse amigos pero estos lo primero que hicieron fue dejarla sola debajo de cientos de cajas y ácidos; no sé cuánto tiempo el ácido estuvo consumiendo a mi hija. Cuando llegue mi pequeña era un mounstro su bello rostro totalmente destruido, mi corazón se partió en mil pedazos.

La llevamos al hospital y poco se puedo hacer, estuvo internada dos semanas, le habían dado cuatro semanas pero ella se escapó, desesperados la buscamos por todas partes, al llegar a casa nos llevamos la sorpresa de que nuestro hogar se estaba incendiando y todo comenzó en la habitación de mi niña.

Los bomberos lograron apagar las llamas y sacar a mi hija, solo que ya no era la misma. Tardamos dos años en restaurar por completo nuestra casa, pero la habitación de mi hija no pudimos arreglarla, algo se apoderó de su habitación pero eso no le importó, ella siguió en esa habitación aunque estuviera quemada.

La primera noche en la nueva casa al parecer sería tranquila pero en la mañana mi hija estaba encadenada, ya no había nada que hacer, por más que la miraba y trataba de buscar a mi hija no la encontraba, solo veía un ser lleno de odio y con deseo de venganza. Traté de sacarla de ahí pero recibí tres rasguños en mi brazo izquierdo. Nunca más trate de hacerlo.

Desde ese día mi hija pasa encerrada y encadenada en su habitación gritando y gimiendo con tanto sufrimiento, mi familia no aguanto más y se fueron de ahí dejándome sola con quien era mi hija. Todas las noches eran iguales yo ya no podía dormir me desesperaba no poder ayudarla, sus gritos me atormentaban cada noche.
El día de ayer visité su tumba y le rogué que se fuera, que me dejara en paz, que descansara tranquila.

Al llegar a casa la puerta de su habitación estaba abierta y sus cadenas rotas… y una nota en su pared que decía: “mami, voy en busca de venganza y de piel para restaurar mi cuerpo y rostro.
Cuidado que mi princesa busca venganza y una de estas noches puedes caer tú.

La leyenda De Vanessa

Eran casi las doce y Robert volvía a casa con su nueva conquista. Una de las mejores noches de su vida. Sin duda alguna, la suerte le había sonreído esta vez. Ella era alta, más alta que él; un cuerpo escultural, cabello castaño y una melodiosa voz. La conoció esa noche en el bar y fue amor a primera vista. Pasaron horas tomando y charlando, y mientras la noche avanzaba, la conversación fue subiendo de tono y habían decidido terminar de conocerse en su departamento.

Vivía en un barrio de clase media, y, aunque tenía vecinos divididos por las paredes, había invertido en hacer de su morada un lugar a prueba de sonido. Nada entraba, nada salía, así podía divertirse hasta altas horas de la noche escuchando su música favorita. No tenía que escuchar las peleas de los demás y, lo más importante, nadie escuchaba los gemidos de sus trofeos.

Ciertamente, se había pulido en eso, y no había cosa en el mundo que disfrutara más que escuchar esos sonidos en la madrugada, pero los gemidos que más le gustaban eran los que hacían sus «obras de arte», como le gustaba llamarlas, justo antes de que la luz de sus ojos se apagase para siempre.

Sirvió una copa de vino para su pareja y, con una música suave y velas aromáticas, comenzaron a besarse apasionadamente. Él nunca había estado tan extasiado, y ella parecía disfrutarlo mucho. Muchos años de práctica y muchas jovencitas con falsas esperanzas lo habían curtido en el arte de la conquista; siempre se jactaba de eso. Un movimiento sutil de muñeca y el sostén había desaparecido; estaba en camino de hacer lo mismo con la parte inferior de su vestimenta, cuando comenzó a sentirse mareado. Instintivamente, llevó sus manos a la cabeza justo antes de desplomarse sobre la alfombra de su alcoba.

Lentamente, abrió sus ojos y se encontró amarrado a su camilla. La joven estaba frente a él muy pensativa, muy ansiosa, cosa que lo preocupó bastante. Revisaba constantemente su móvil mientras los minutos pasaban. Finalmente se levantó del sofá y corrió a abrir la puerta. Y allí estaba ella… la reconoció al instante. La había conocido en el mismo bar, y abandonado en un lago cercano un par de años atrás. Era ella, sin duda, aunque la recordaba con mucho mejor aspecto. Recordó cómo había recortado su piel en esa misma cama, cuánto había disfrutado escucharla llorar y suplicar misericordia. Había sido muy difícil de convencer para poder llevarla a su apartamento, y, encima de todo, era virgen. Él había sido su primer y único hombre, y eso lo hizo mantenerla con vida durante casi una semana. Recordó la prisa con la que volvía del trabajo para poder disfrutarla nuevamente y cómo adoraba realizarle los cortes después de consumado el acto. Recordó cómo había hundido el cuchillo en su pecho la última vez, para, posteriormente, dentro de una bolsa plástica, depositarla en el fondo del lago. Estaba seguro de no haber dejado ninguna evidencia y que, efectivamente, la mujer estaba muerta cuando la perdió de vista entre el fango y el agua.

Ambas chicas cruzaron algunas palabras en voz baja, y la que debía ser la nueva víctima abandonó el departamento cerrando la puerta nuevamente, y su antigua conquista colocó un pesado maletín en el suelo y comenzó a sacar una serie de cuchillos y herramientas que fue colocando sobre su mesa de noche.

Intentó hablarle, pero Vanessa (o al menos era el nombre que recordaba) no respondió.

Comenzaba a perder la calma conforme los instrumentos iban saliendo de uno en uno del viejo bolso e iban siendo depositados en la mesa. Una leve sonrisa se dibujó en el marcado rostro de la joven cuando el último de los cuchillos fue depositado en la mesa mientras una enorme lágrima bajaba por su lastimada mejilla. Lo reconoció al instante. Fue el cuchillo que utilizó para dar el golpe de gracia, el mismo que quedó enterrado en el pecho de Vanessa cuan Excálibur en la piedra, coronando su, hasta el momento, Opus magnum. Solía dejar el arma homicida en el cuerpo de sus víctimas como una burla a los investigadores, y pasaba horas imaginando el momento en que eran extraídas de los cuerpos de sus preciados trofeos y llevadas a realizar todo tipo de pruebas para nunca encontrar la más mínima pista.

Intentó dialogar nuevamente, pero su primera palabra se convirtió en un enorme alarido cuando la mitad de uno de los cuchillos había desaparecido dentro de su muslo izquierdo. Con todas sus fuerzas, intentó liberarse nuevamente, pero debió gritar una vez más cuando el resto del cuchillo desapareció tras un firme martillazo. El metal había traspasado completamente su pierna y la mantenía clavada a la base de la camilla. La pierna derecha no se mantuvo intacta por mucho tiempo. Un enorme cincel se abrió paso a través de su rodilla, moliendo los cartílagos a su paso y salpicando de sangre y fluidos todo a su alrededor.

Gritó con todas sus fuerzas, mas no suplicó piedad. De alguna forma, entendía que esa no iba a obtener misericordia y que era un merecido castigo por todo el dolor que había provocado.

Vanessa se levantó súbitamente y corrió hacia la cocina, trayendo consigo una enorme llave de cañería un par de minutos después. Balanceó el pesado objeto un par de veces cerca de la muñeca de Robert, como calculando para no fallar el golpe, pero era más pesada de lo que imaginó y el golpe no dio en el centro, por lo que solo molió la carne y no logró fracturar los huesos. Un segundo golpe fue necesario y se retorció de placer al escuchar el chasquido de la fragmentación de los huesos. Balanceó la llave nuevamente y, mientras Robert profería el alarido de dolor por el segundo golpe en su mano, varios de sus dientes volaron y parte de su quijada quedó desprendida. El rostro de su victimaria había cambiado por completo y la duda que reflejaba al inicio de la tortura había desaparecido completamente.

«Disfrutaré esto lentamente» fueron las primeras palabras que escuchó de Vanessa antes de perder nuevamente el conocimiento, palabras que él usaba antes de comenzar sus obras de arte.

Despertó horas después y no podía mover sus labios. El sangrado había sido disminuido tal y como él lo había hecho incontables veces con sus trofeos. Su pierna ya no estaba clavada a la camilla, pero aún mantenía el cuchillo dentro de su carne. Un enorme escalofrío recorrió su cuerpo al caer en cuenta de que ya no estaba en la posición en la que se había desmayado. Se encontraba ahora boca abajo y amarrado de tal forma que no podía moverse y su trasero ahora estaba expuesto.

Muchos instrumentos de diversas texturas y tamaños fueron utilizados por la joven para su venganza por los cinco días en los que tuvo que sufrir una y otra vez las violaciones del depravado. El filo de algunos de ellos aumentaron el dolor inconmensurablemente. Para cuando la noche del tercer día había caído, el cuerpo de Robert estaba desecho y no quedaba nada de lo que alguna vez había sido. Toda su moral había sido removida junto con esa parte de la que alguna vez se pavoneó, y Vanessa se había cobrado cada una de las torturas a las que fue sometida.

Era casi la media noche del martes 31 de octubre de 2012 cuando Vanessa abandonó por fin aquel departamento. Dejando atrás los despojos de quien alguna vez le causó tanto daño. Llevando consigo en el bolso el trofeo que cortó con el mismo cuchillo con el que fue asesinada. Afuera del apartamento la esperaba la bella joven que le abrió la puerta, y juntas desaparecieron en la espesura de la noche bajo una nube de humo y un fuerte olor a azufre.

Algunas horas después la policía irrumpió en el lugar gracias a una llamada anónima, y Robert fue trasladado muy delicado aunque con vida al hospital más cercano. La recuperación fue lenta y dolorosa. Muchos meses pasaron para que pudiera caminar ayudado con un bastón, y, para completar su larga rehabilitación, consiguió ser trasladado a un lugar de retiro muy lejos de la ciudad donde sufrió su castigo. Fue recibido amablemente por la directora de la institución, y se sentía aliviado, pues a pesar de las torturas, aún poseía un poco de encanto. Lo guiaron hacia su nueva habitación donde lo esperaba su nueva enfermera, quien lo asistiría hasta que lograra recuperarse completamente. Era hermosa y muy amable. Por fin la vida comenzaba a sonreírle nuevamente. Se volteó para que la enfermera lo ayudase con el abrigo, era Vanessa y esta lo abrazó por detrás suavemente mientras le susurraba al oído:

Disfrutaré esto lentamente

El Poder De Las Maldiciones


Las maldiciones han estado desde siglos presentes en diferentes culturas. Desde sus orígenes, las tradiciones mágicas e incluso religiosas han concebido a la palabra como algo dotado de cierto poder inherente, que puede ser empleado tanto para crear como para destruir.

No en vano, los cabalistas hablaban de los poderosos y variados nombres de Dios, el Evangelio de Juan nos dijo que “en el principio era el Verbo” y que por él “todas las cosas fueron hechas” y, los antiguos griegos y los habitantes de muchas culturas asiáticas, guardaban un profundo temor a las maldiciones proferidas por las madres. Y es que la palabra vehiculiza energías y, en el contexto de las maldiciones, si a más de ésta hay un vínculo fuerte entre emisor y receptor o si el emisor tiene una mente psíquicamente dotada o emplea ayuda de entidades o de elementos cargados de energías negativas, la maldición podría tener suficiente poder como para ocasionar la muerte del maldecido, o como para sumir gran parte de su vida en las sombras de la penuria y la desdicha…

El concepto ‹‹entrelazando palabras›› muestra el proceso mediante el cual las maldiciones y los hechizos son formulados. Las palabras habladas son dirigidas hacia alguien determinado; o bien a una base material que las potencia y hace que después el hechizo, al ser activado, sea más efectivo. Ahora, y aunque tanto en las maldiciones como en los hechizos suele estar presente la palabra hablada, ambas cosas son diferentes.

Para otorgar fuerza a una maldición, los hechiceros suelen solicitar la colaboración de espíritus  o entidades malévolas. Por ejemplo, en el contexto del vudú, un bokor podría invocar al Djab (equivalente al Diablo) tras conseguir el beneplácito de Baron Samedi, para que el Djab le ayude a lanzar una maldición de muerte hacia alguien determinado.

Por su parte los hechizos, a diferencia de las maldiciones, son recitados o escritos para ser incluidos en un marco operativo junto a una gama de elementos materiales. El hechicero no necesariamente convocará a una entidad para potenciar el hechizo, pues bien puede usar el “poder verbal” de lo recitado para que la energía mágica ascienda y, en esta etapa, es justamente cuando emplea una base material para dirigir el hechizo hacia el blanco seleccionado. Sin embargo, es evidente que también en los hechizos puede solicitarse la ayuda de entidades. Al fin y al cabo, el hechizo es un conjunto de pasos orientados al direccionamiento y manejo de energías psíquicas y astrales para conseguir un fin determinado, mientras que la maldición es una fórmula verbal concebida para ser recitada generalmente de manera hablada, a fin de ocasionar, en virtud de determinados elementos que la dotan de poder, un mal contenido en las palabras que la articulan, que la constituyen. Naturalmente, este mal tiene la finalidad de dañar a una o más personas, por lo general determinadas; aunque, desde un punto de vista estructural, el mal recae sobre el blanco, y el blanco puede ser un lugar o un objeto, y no necesariamente un sujeto.

INCREMENTANDO EL POTENCIAL DE LAS MALDICIONES

En Asia se creía (y aún suele creerse) que las madres son las más poderosas emisoras de maldiciones. Aquel poder para maldecir, supuestamente aparecía tras el parto del primer hijo. Pese a que en la cultura asíatica se creía que la mayoría de las maldiciones podían ser rechazadas, las maldiciones efectuadas por madres constituían una excepción; esto, claro está, cuando el blanco de la maldición era un hijo o una hija. Entretanto, los antiguos griegos temían tanto esta clase de maldición que le otorgaban un nombre específico: Miasma.

En distintas culturas, la sangre menstrual ha sido empleada para potenciar hechizos y maldiciones, y aún hoy en día es así. En la antiguedad contituía una forma que la mujer tenía de ofrecer sacrificio, ya que la sangre menstrual tiene restos de óvulo no fecundado. Volviendo a los rituales, este tipo de sangre es parte de los fluidos corporales que se meten en las “botella de brujas” o se embadurnan sobre un hechizo escrito para cargarlo.

Históricamente ese temor al poder metafísico de la mujer se plasmó en el Oscurantismo; cuando, a través de órdenes papales como la Cum inter nonnullos del Papa Juan (1325) y la Ad extir panda del Papa Inocencio IV (15 de Mayo de 1252), aproximadamente cinco millones de personas fueron torturadas y/o asesinadas, siendo una gran parte de estas mujeres a las que se acusó de hechicería, creyéndose que éstas, en gran parte por su género, tenían el poder para maldecir/hechizar, constituyéndo, según la superstición popular, hijos y esposos los generalmente maldecidos por las brujas.

Pasando a otro punto, las maldiciones no siempre son proferidas con plena consciencia de su uso; por ejemplo, si un psíquico, un brujo o una persona con el tercer ojo algo poderoso entra en cólera y profiere algo como “¡Quiero que te enfermes y sufras!”, es muy probable que, poco después, la persona que recibió aquel deseo caiga efectivamente enferma… Inclusive, en ciertos casos bastan los pensamiento malintencionados cuando están bien hilados en la mente y van acompañados de intensas emociones y claras visualizaciones. No obstante, en ciertos tipos de maldiciones como las de muerte, se requiere siempre de la palabra hablada.

Si se desea un método concreto para maldecir, puede hacerse lo siguiente, supuestamente útil en el caso de alguien que nos haya generado ira:

Piensa en aquellas cosas que han hecho que la persona a maldecir te cause ira, intenta sentir esa ira de nuevo y, poniéndo tu atención en el tercer ojo, visualiza allí a la persona que maldecirás. Concéntrate en visualizarlo, y en sentir cada vez más ira mientras recitas su nombre con mucho odio. Cuando hayas alcanzado el estado idóneo, golpea tu pecho con el puño derecho y convoca a Pazuzu (un demonio sumerio de muerte y enfermedad, que aquí opera como ente simbólico canalizador de fuerzas antes que como ser real):

Pazuzu, Señor del viento del Sudoeste, yo te convoco.

Pazuzu, oh hermano de Humwawa, yo te convoco.

Oh sonriente ángel oscuro, yo te convoco.

Oh cornudo demonio de alas dobles, yo te convoco.

Pazuzu, hunde tus dientes en (nombre de la víctima).

Pazuzu, que tus aullidos destruyan su alma.

Oh Pazuzu que te aferras a tus víctimas hasta la muerte,

mata a (nombre de la víctima),

porque esta es mi voluntad.

Hecho lo anterior, visualiza a la víctima de pie frente a ti, e imagina una caosfera (símbolo del caos en Magia del Caos) dentro de su corazón, mientras gritas el nombre del demonio invocado. Posteriormente recita ésto:

Ya que Pazuzu es mi ayuda,

con el poder de este demonio una maldición es hecha

para matar a (nombre de la víctima).

Antes de dos ciclos de la luna,

tú, (nombre de la víctima), serás enviado a la tumba.

Repite lo anterior dos veces, después aplaude con contundencia dos veces o da dos golpes de tambor y di “¡está hecho!”. Haz entonces una ofrenda de agradecimiento a Pazuzu, sepultando un pedazo de carne cruda en la tierra, preferiblemente bajo la sombra de un árbol. Con ello, simbólicamente Pazuzu estará atado a tu petición y será liberado solo cuando la carne enterrada esté completamente consumida.

En todo lo anterior, al igual que en cualquier hechizo, es necesario que usted mencione los dos nombres (si tiene dos; si es un caso raro de más de dos, mencione todos; si tiene solo uno, ese uno) de la víctima, al igual que ambos apellidos, ya que teóricamente el nombre completo contiene la energía de la persona pues posee un vínculo unívoco con la misma, cosa que se ve en el hecho de que tanto a ángeles como a demonios haya que llamarlos por sus nombres verdaderos, de modo que no será lo mismo decir “Diablo” que “Satanás”; pues, aunque ambos contienen su energía, el segundo la detenta en un grado mucho mayor.

Otra cosa a tener en cuenta, es que bajo ningún concepto recomendamos emplear el hechizo anterior, pues el karma por el mero hecho de intentarlo es enorme, más aún el karma que se sufre si la maldición llega a funcionar… Ahora, y por otra parte, desde un punto de vista ético, el mero hecho de jugar con algo así ya es terrible, aunque uno sea un ateo o un escéptico con respecto a la brujería.

Pero existen fórmulas menos radicales que la anterior y en teoría muy poderosas, como estas dos que presentamos para la eliminación de un rival en el plano comercial:

Fórmula uno:

Compra o fabrica un mini ataúd de madera y pon en él la tarjeta comercial de tu rival o algo que represente a su negocio. Después, enrolla (en tela negra de ser posible) una foto del negocio de tu rival, pon el rollo junto al ataúd y una aguja junto al rollo. Entonces visualiza y piensa en el éxito económico que tendrás cuando tu rival desaparezca, visualizando después al negocio de tu adversario con letreros de venta, clausura, liquidación o lo que sea que indique su quiebra. Ríe, goza con la visualización y, cuando sientas que tienes el poder, deja de visualizar y mirando al ataúd recita:

En tres ciclos de la luna tu negocio se hundirá,

tus deudas se amontonarán ya que nada se venderá.

Cualquier rescate financiero que intentes hacer,

será parado por tus acreedores y banqueros,

empujándote al estancamiento de la bancarrota.

Repite la maldición tres veces y, mientras pronuncias la sentencia final, clave el alfiler en el rollo, colócalo ya pinchado en el ataúd. Ríe.

Posteriormente esperarás a que la luna esté llena, irás a un cementerio y enterrarás el mini ataúd, visualizando, mientras ríes, una caoesfera en la zona en que enterraste el ataúd. Antes de salir del cementerio, toma un poco de tierra del lugar de enterramiento y, estando en tu casa, ponlo en un envoltorio con el nombre del rival, y después manda el envoltorio al negocio de tu adversario.

Fórmula dos:

Esta fórmula es más de protección que de destrucción. Para efectuarla, habremos de conseguir una foto del negocio del enemigo, un largo cordón azul, una vela negra y un pedazo de pergamino.

Con la mente aquietada, escribe sobre el pergamino lo siguiente:

En todas las operaciones comerciales que planees contra mí,

la discordia y el fallo serán el resultado para ti.

Tus productos o servicios no se venderán si son colocados con los míos;

una sombra negra de confusión será el resultado,

hasta que te des cuenta de que estás perdiendo el tiempo.

Al terminar de escribir cada línea de la fórmula, visualiza una caoesfera y enviála mentalmente a la fotografía. Tras acabar la última línea, enrolla la fotografía con el pergamino.

Ahora toma el cordón y recita la fórmula cuatro veces. Al terminar cada recitación haz un nudo simple en el cordón. Toma después el cordón con cuatro nudos y átalo en torno a la fotografía/rollo. Ahora, en la vela negra, marca el nombre del negocio de tu rival o el del propietario, si es que el negocio no tiene nombre particular. Prende la vela y vierte la cera ardiente en los extremos de la cuerda atada alrededor del rollo, diciendo “está hecho” cuando acabes. Ahora deja que la vela arda hasta consumirse, visualizando la impotencia de tu rival y riéndote de la misma. Finalmente, agarra el rollo y séllalo en un envoltorio, escribiendo sobre éste lo que fue marcado en la vela. Esconde el envoltorio en tu propio local, y relájate, pues servirá como fuente de protección.

LAS BOTELLAS DE BRUJAS

La “botella de bruja” es parte fundamental del repertorio tradicional de brujería, y la vemos presente en manifestaciones que llevan siglos, como la Brujería Tradicional Británica, que consta entre las influencias de la moderna Magia del Caos.

Una botella de bruja puede ser energetizada y preparada para colocarse en el hogar a manera de objeto protector, pero también puede acondicionarse para acabar con la vida de quien pise el suelo en donde se la entierra. En el caso que se expondrá, relativo a las maldiciones, la botella se condicionará para atraer tres meses de mala suerte sobre la víctima.

Aunque “mala suerte” sea algo poco específico, aquí su uso es intencional porque permite a la fuerza mágica obrar con mayor libertad, cosa que a su vez aumenta la fe del hechicero en que la maldición funcionará, y esto a su vez aumenta las probabilidades de que funcione.

La botella ideal para este trabajo es una que haya sido desenterrada, pero también valdrá una vieja botella de vidrio en que haya habido leche o alguna otra botella usada de vidrio. Elegida la botella, procederemos a limpiarla con agua, sal marina, y algo de tierra. Posteriormente la pondremos en el alféizar de la ventana cuando el sol se esté poniendo, y la sacaremos al amanecer. Entonces la lavaremos de nuevo en agua de manantial (venden agua de manantial, es la famosa “agua mineral”) o de lluvia, y la dejaremos después en un lugar donde nadie, ni siquiera nosotros mismos o algún animal, habrá de tocarla por cinco días en los cuales visualizaremos con regularidad a nuestra víctima sufriendo por la mala suerte que la botella le traerá.

Pasados los cinco días de espera, tomarás la botella y dibujarás en ella una caosfera con el nombre de tu víctima en el centro de la misma. Hecho esto, llena la botella con tu orina y algo de semen o menstruación (dependiendo de tu sexo), y añade un clavo grande de hierro (el hierro se asocia a Marte, tiene su energía astrológica de carácter marcial, bélico), escribiendo (con concentración y la emoción pertinente en suma intensidad) después en un trozo de papel:

Conforme tú, (nombre de la víctima) atraviesas el sendero de mi botella,

la mala suerte se convierte en tu hermana mientras yo me siento y río.

Cada vez que lo atravieses tu mala suerte aumentará,

y durante tres meses no habrá liberación.

Escrita la maldición, quema el papel con la llama de una vela negra que tenga escrito el nombre de la víctima. Cuida que no se pierda nada de las cenizas del papel, porque habrás de tomarlas y meterlas en la botella, que cerrarás con un corcho sobre el cual, para fortalecer el cerramiento, vertirás la cera derretida de la vela con el nombre de la víctima.

Ahora sostén la botella encima de tu cabeza y recita hablando tres veces la maldición (que deberás haber memorizado), luego ríe, y llama al dios nórdico Loki (insistimos: Loki no existe, es un símbolo canalizador de energías) recitando esto:

Oh, Loki, es tiempo de jugar,

Dios tramposo, yo te convoco hoy.

Ayúdame a enviar esta maldición sobre su camino,

otórgale poder durante tres meses desde hoy.

Antes de la medianoche de ese mismo día, toma la botella y entiérrala lo más cerca posible de la casa de la víctima, preferiblemente en un lugar por el que sepas que caminará. Recita entonces tres veces la maldición antes de marcharte, y ríe visualizando el infortunio de tu víctima. Ahora puedes irte, ya no necesitas hacer nada más.

MALDICIONES CON RAÍCES

Se cree que este tipo de maldiciones se originaron en África, y actualmente se usan en ciertas partes de USA (donde llegaron con los esclavos negroa), sobre todo en varias zonas a lo largo del delta del Mississippi. En sus prácticas aparecen una amplia variedad de raíces de hierbas y plantas; y es que, como todo en magia tiene su simbolismo, la raíz es vista como símbolo de muerte porque siempre está enterrada y nunca ve la luz del día. Nuevamente vemos aquí un caso de fundamentos en que aparece el llamado “pensamiento mágico”; por lo que, si queremos hacer una maldición con raíces que realmente funcione, debemos conseguir la raíz de una planta enferma, de una planta de cementerio, o bien podemos torturar por largo tiempo a una planta y después quitarle una raíz. En suma, lo importante será cargar de malas energías la raíz.

Ahora bien, la raíz deberemos desenterrarla por la noche, y colocarla en una bolsita donde estén pedazos de uña o cabello de la víctima, y un papelito con la maldición. Esta bolsita la enterraremos en el jardín de la casa de la víctima. En caso de que no podamos conseguir pelo o uñas de la víctima, podemos crear un pequeño muñeco que la represente o colocar una fotografía de la misma.

MALDICIÓN DIRECTA
En el imaginario popular, la forma de maldición que prevalece es aquella en que el emisor de la maldición la manda en presencia de la víctima, usualmente de forma verbal, por lo que la víctima, al momento de ser maldecida, sabe que lo está siendo.

En realidad los hechiceros, y en líneas generales las personas versadas en el lado oscuro del esoterismo, saben que no es muy buena idea mandar una maldición en presencia de la víctima de forma tal que está se percate; ya que entonces, a más de la reacción de enojo que podría presentar en aquellos momentos, posteriormente podría tomar una serie de medidas preventivas si se toma en serio el poder de la maldición, yendo éstas desde la simple oración, hasta formas avanzadas que incluyen visualizaciones, limpias y hasta trabajos de magia blanca…

Libros Satánicos y Otros
El Poder De Las Maldiciones
 POSTED ON 29 AGOSTO, 2013LIBROS SATÁNICOS Y OTROS 10 COMENTARIOS
maldiciones

Las maldiciones han estado desde siglos presentes en diferentes culturas. Desde sus orígenes, las tradiciones mágicas e incluso religiosas han concebido a la palabra como algo dotado de cierto poder inherente, que puede ser empleado tanto para crear como para destruir.

No en vano, los cabalistas hablaban de los poderosos y variados nombres de Dios, el Evangelio de Juan nos dijo que “en el principio era el Verbo” y que por él “todas las cosas fueron hechas” y, los antiguos griegos y los habitantes de muchas culturas asiáticas, guardaban un profundo temor a las maldiciones proferidas por las madres. Y es que la palabra vehiculiza energías y, en el contexto de las maldiciones, si a más de ésta hay un vínculo fuerte entre emisor y receptor o si el emisor tiene una mente psíquicamente dotada o emplea ayuda de entidades o de elementos cargados de energías negativas, la maldición podría tener suficiente poder como para ocasionar la muerte del maldecido, o como para sumir gran parte de su vida en las sombras de la penuria y la desdicha…

El concepto ‹‹entrelazando palabras›› muestra el proceso mediante el cual las maldiciones y los hechizos son formulados. Las palabras habladas son dirigidas hacia alguien determinado; o bien a una base material que las potencia y hace que después el hechizo, al ser activado, sea más efectivo. Ahora, y aunque tanto en las maldiciones como en los hechizos suele estar presente la palabra hablada, ambas cosas son diferentes.

maldiciones5

Para otorgar fuerza a una maldición, los hechiceros suelen solicitar la colaboración de espíritus  o entidades malévolas. Por ejemplo, en el contexto del vudú, un bokor podría invocar al Djab (equivalente al Diablo) tras conseguir el beneplácito de Baron Samedi, para que el Djab le ayude a lanzar una maldición de muerte hacia alguien determinado.

Por su parte los hechizos, a diferencia de las maldiciones, son recitados o escritos para ser incluidos en un marco operativo junto a una gama de elementos materiales. El hechicero no necesariamente convocará a una entidad para potenciar el hechizo, pues bien puede usar el “poder verbal” de lo recitado para que la energía mágica ascienda y, en esta etapa, es justamente cuando emplea una base material para dirigir el hechizo hacia el blanco seleccionado. Sin embargo, es evidente que también en los hechizos puede solicitarse la ayuda de entidades. Al fin y al cabo, el hechizo es un conjunto de pasos orientados al direccionamiento y manejo de energías psíquicas y astrales para conseguir un fin determinado, mientras que la maldición es una fórmula verbal concebida para ser recitada generalmente de manera hablada, a fin de ocasionar, en virtud de determinados elementos que la dotan de poder, un mal contenido en las palabras que la articulan, que la constituyen. Naturalmente, este mal tiene la finalidad de dañar a una o más personas, por lo general determinadas; aunque, desde un punto de vista estructural, el mal recae sobre el blanco, y el blanco puede ser un lugar o un objeto, y no necesariamente un sujeto.

.
INCREMENTANDO EL POTENCIAL DE LAS MALDICIONES
maldiciones2

En Asia se creía (y aún suele creerse) que las madres son las más poderosas emisoras de maldiciones. Aquel poder para maldecir, supuestamente aparecía tras el parto del primer hijo. Pese a que en la cultura asíatica se creía que la mayoría de las maldiciones podían ser rechazadas, las maldiciones efectuadas por madres constituían una excepción; esto, claro está, cuando el blanco de la maldición era un hijo o una hija. Entretanto, los antiguos griegos temían tanto esta clase de maldición que le otorgaban un nombre específico: Miasma.

En distintas culturas, la sangre menstrual ha sido empleada para potenciar hechizos y maldiciones, y aún hoy en día es así. En la antiguedad contituía una forma que la mujer tenía de ofrecer sacrificio, ya que la sangre menstrual tiene restos de óvulo no fecundado. Volviendo a los rituales, este tipo de sangre es parte de los fluidos corporales que se meten en las “botella de brujas” o se embadurnan sobre un hechizo escrito para cargarlo.

maldiciones3Históricamente ese temor al poder metafísico de la mujer se plasmó en el Oscurantismo; cuando, a través de órdenes papales como la Cum inter nonnullos del Papa Juan (1325) y la Ad extir panda del Papa Inocencio IV (15 de Mayo de 1252), aproximadamente cinco millones de personas fueron torturadas y/o asesinadas, siendo una gran parte de estas mujeres a las que se acusó de hechicería, creyéndose que éstas, en gran parte por su género, tenían el poder para maldecir/hechizar, constituyéndo, según la superstición popular, hijos y esposos los generalmente maldecidos por las brujas.

Pasando a otro punto, las maldiciones no siempre son proferidas con plena consciencia de su uso; por ejemplo, si un psíquico, un brujo o una persona con el tercer ojo algo poderoso entra en cólera y profiere algo como “¡Quiero que te enfermes y sufras!”, es muy probable que, poco después, la persona que recibió aquel deseo caiga efectivamente enferma… Inclusive, en ciertos casos bastan los pensamiento malintencionados cuando están bien hilados en la mente y van acompañados de intensas emociones y claras visualizaciones. No obstante, en ciertos tipos de maldiciones como las de muerte, se requiere siempre de la palabra hablada.

Si se desea un método concreto para maldecir, puede hacerse lo siguiente, supuestamente útil en el caso de alguien que nos haya generado ira:

Piensa en aquellas cosas que han hecho que la persona a maldecir te cause ira, intenta sentir esa ira de nuevo y, poniéndo tu atención en el tercer ojo, visualiza allí a la persona que maldecirás. Concéntrate en visualizarlo, y en sentir cada vez más ira mientras recitas su nombre con mucho odio. Cuando hayas alcanzado el estado idóneo, golpea tu pecho con el puño derecho y convoca a Pazuzu (un demonio sumerio de muerte y enfermedad, que aquí opera como ente simbólico canalizador de fuerzas antes que como ser real):

Pazuzu, Señor del viento del Sudoeste, yo te convoco.

Pazuzu, oh hermano de Humwawa, yo te convoco.

Oh sonriente ángel oscuro, yo te convoco.

Oh cornudo demonio de alas dobles, yo te convoco.

Pazuzu, hunde tus dientes en (nombre de la víctima).

Pazuzu, que tus aullidos destruyan su alma.

Oh Pazuzu que te aferras a tus víctimas hasta la muerte,

mata a (nombre de la víctima),

porque esta es mi voluntad.

Hecho lo anterior, visualiza a la víctima de pie frente a ti, e imagina una caosfera (símbolo del caos en Magia del Caos) dentro de su corazón, mientras gritas el nombre del demonio invocado. Posteriormente recita ésto:

Ya que Pazuzu es mi ayuda,

con el poder de este demonio una maldición es hecha

para matar a (nombre de la víctima).

Antes de dos ciclos de la luna,

tú, (nombre de la víctima), serás enviado a la tumba.

Repite lo anterior dos veces, después aplaude con contundencia dos veces o da dos golpes de tambor y di “¡está hecho!”. Haz entonces una ofrenda de agradecimiento a Pazuzu, sepultando un pedazo de carne cruda en la tierra, preferiblemente bajo la sombra de un árbol. Con ello, simbólicamente Pazuzu estará atado a tu petición y será liberado solo cuando la carne enterrada esté completamente consumida.

maldiciones6En todo lo anterior, al igual que en cualquier hechizo, es necesario que usted mencione los dos nombres (si tiene dos; si es un caso raro de más de dos, mencione todos; si tiene solo uno, ese uno) de la víctima, al igual que ambos apellidos, ya que teóricamente el nombre completo contiene la energía de la persona pues posee un vínculo unívoco con la misma, cosa que se ve en el hecho de que tanto a ángeles como a demonios haya que llamarlos por sus nombres verdaderos, de modo que no será lo mismo decir “Diablo” que “Satanás”; pues, aunque ambos contienen su energía, el segundo la detenta en un grado mucho mayor.

Otra cosa a tener en cuenta, es que bajo ningún concepto recomendamos emplear el hechizo anterior, pues el karma por el mero hecho de intentarlo es enorme, más aún el karma que se sufre si la maldición llega a funcionar… Ahora, y por otra parte, desde un punto de vista ético, el mero hecho de jugar con algo así ya es terrible, aunque uno sea un ateo o un escéptico con respecto a la brujería.

Pero existen fórmulas menos radicales que la anterior y en teoría muy poderosas, como estas dos que presentamos para la eliminación de un rival en el plano comercial:

Fórmula uno:

Compra o fabrica un mini ataúd de madera y pon en él la tarjeta comercial de tu rival o algo que represente a su negocio. Después, enrolla (en tela negra de ser posible) una foto del negocio de tu rival, pon el rollo junto al ataúd y una aguja junto al rollo. Entonces visualiza y piensa en el éxito económico que tendrás cuando tu rival desaparezca, visualizando después al negocio de tu adversario con letreros de venta, clausura, liquidación o lo que sea que indique su quiebra. Ríe, goza con la visualización y, cuando sientas que tienes el poder, deja de visualizar y mirando al ataúd recita:

En tres ciclos de la luna tu negocio se hundirá,

tus deudas se amontonarán ya que nada se venderá.

Cualquier rescate financiero que intentes hacer,

será parado por tus acreedores y banqueros,

empujándote al estancamiento de la bancarrota.

Repite la maldición tres veces y, mientras pronuncias la sentencia final, clave el alfiler en el rollo, colócalo ya pinchado en el ataúd. Ríe.

Posteriormente esperarás a que la luna esté llena, irás a un cementerio y enterrarás el mini ataúd, visualizando, mientras ríes, una caoesfera en la zona en que enterraste el ataúd. Antes de salir del cementerio, toma un poco de tierra del lugar de enterramiento y, estando en tu casa, ponlo en un envoltorio con el nombre del rival, y después manda el envoltorio al negocio de tu adversario.

Fórmula dos:

Esta fórmula es más de protección que de destrucción. Para efectuarla, habremos de conseguir una foto del negocio del enemigo, un largo cordón azul, una vela negra y un pedazo de pergamino.

Con la mente aquietada, escribe sobre el pergamino lo siguiente:

En todas las operaciones comerciales que planees contra mí,

la discordia y el fallo serán el resultado para ti.

Tus productos o servicios no se venderán si son colocados con los míos;

una sombra negra de confusión será el resultado,

hasta que te des cuenta de que estás perdiendo el tiempo.

Al terminar de escribir cada línea de la fórmula, visualiza una caoesfera y enviála mentalmente a la fotografía. Tras acabar la última línea, enrolla la fotografía con el pergamino.

Ahora toma el cordón y recita la fórmula cuatro veces. Al terminar cada recitación haz un nudo simple en el cordón. Toma después el cordón con cuatro nudos y átalo en torno a la fotografía/rollo. Ahora, en la vela negra, marca el nombre del negocio de tu rival o el del propietario, si es que el negocio no tiene nombre particular. Prende la vela y vierte la cera ardiente en los extremos de la cuerda atada alrededor del rollo, diciendo “está hecho” cuando acabes. Ahora deja que la vela arda hasta consumirse, visualizando la impotencia de tu rival y riéndote de la misma. Finalmente, agarra el rollo y séllalo en un envoltorio, escribiendo sobre éste lo que fue marcado en la vela. Esconde el envoltorio en tu propio local, y relájate, pues servirá como fuente de protección.

.
LAS BOTELLAS DE BRUJAS
maldiciones8

La “botella de bruja” es parte fundamental del repertorio tradicional de brujería, y la vemos presente en manifestaciones que llevan siglos, como la Brujería Tradicional Británica, que consta entre las influencias de la moderna Magia del Caos.

Una botella de bruja puede ser energetizada y preparada para colocarse en el hogar a manera de objeto protector, pero también puede acondicionarse para acabar con la vida de quien pise el suelo en donde se la entierra. En el caso que se expondrá, relativo a las maldiciones, la botella se condicionará para atraer tres meses de mala suerte sobre la víctima.

Aunque “mala suerte” sea algo poco específico, aquí su uso es intencional porque permite a la fuerza mágica obrar con mayor libertad, cosa que a su vez aumenta la fe del hechicero en que la maldición funcionará, y esto a su vez aumenta las probabilidades de que funcione.

La botella ideal para este trabajo es una que haya sido desenterrada, pero también valdrá una vieja botella de vidrio en que haya habido leche o alguna otra botella usada de vidrio. Elegida la botella, procederemos a limpiarla con agua, sal marina, y algo de tierra. Posteriormente la pondremos en el alféizar de la ventana cuando el sol se esté poniendo, y la sacaremos al amanecer. Entonces la lavaremos de nuevo en agua de manantial (venden agua de manantial, es la famosa “agua mineral”) o de lluvia, y la dejaremos después en un lugar donde nadie, ni siquiera nosotros mismos o algún animal, habrá de tocarla por cinco días en los cuales visualizaremos con regularidad a nuestra víctima sufriendo por la mala suerte que la botella le traerá.

Pasados los cinco días de espera, tomarás la botella y dibujarás en ella una caosfera con el nombre de tu víctima en el centro de la misma. Hecho esto, llena la botella con tu orina y algo de semen o menstruación (dependiendo de tu sexo), y añade un clavo grande de hierro (el hierro se asocia a Marte, tiene su energía astrológica de carácter marcial, bélico), escribiendo (con concentración y la emoción pertinente en suma intensidad) después en un trozo de papel:

Conforme tú, (nombre de la víctima) atraviesas el sendero de mi botella,

la mala suerte se convierte en tu hermana mientras yo me siento y río.

Cada vez que lo atravieses tu mala suerte aumentará,

y durante tres meses no habrá liberación.

Escrita la maldición, quema el papel con la llama de una vela negra que tenga escrito el nombre de la víctima. Cuida que no se pierda nada de las cenizas del papel, porque habrás de tomarlas y meterlas en la botella, que cerrarás con un corcho sobre el cual, para fortalecer el cerramiento, vertirás la cera derretida de la vela con el nombre de la víctima.

Ahora sostén la botella encima de tu cabeza y recita hablando tres veces la maldición (que deberás haber memorizado), luego ríe, y llama al dios nórdico Loki (insistimos: Loki no existe, es un símbolo canalizador de energías) recitando esto:

Oh, Loki, es tiempo de jugar,

Dios tramposo, yo te convoco hoy.

Ayúdame a enviar esta maldición sobre su camino,

otórgale poder durante tres meses desde hoy.

Antes de la medianoche de ese mismo día, toma la botella y entiérrala lo más cerca posible de la casa de la víctima, preferiblemente en un lugar por el que sepas que caminará. Recita entonces tres veces la maldición antes de marcharte, y ríe visualizando el infortunio de tu víctima. Ahora puedes irte, ya no necesitas hacer nada más.

.
MALDICIONES CON RAÍCES
maldiciones9Se cree que este tipo de maldiciones se originaron en África, y actualmente se usan en ciertas partes de USA (donde llegaron con los esclavos negroa), sobre todo en varias zonas a lo largo del delta del Mississippi. En sus prácticas aparecen una amplia variedad de raíces de hierbas y plantas; y es que, como todo en magia tiene su simbolismo, la raíz es vista como símbolo de muerte porque siempre está enterrada y nunca ve la luz del día. Nuevamente vemos aquí un caso de fundamentos en que aparece el llamado “pensamiento mágico”; por lo que, si queremos hacer una maldición con raíces que realmente funcione, debemos conseguir la raíz de una planta enferma, de una planta de cementerio, o bien podemos torturar por largo tiempo a una planta y después quitarle una raíz. En suma, lo importante será cargar de malas energías la raíz.

Ahora bien, la raíz deberemos desenterrarla por la noche, y colocarla en una bolsita donde estén pedazos de uña o cabello de la víctima, y un papelito con la maldición. Esta bolsita la enterraremos en el jardín de la casa de la víctima. En caso de que no podamos conseguir pelo o uñas de la víctima, podemos crear un pequeño muñeco que la represente o colocar una fotografía de la misma.

.
MALDICIÓN DIRECTA
En el imaginario popular, la forma de maldición que prevalece es aquella en que el emisor de la maldición la manda en presencia de la víctima, usualmente de forma verbal, por lo que la víctima, al momento de ser maldecida, sabe que lo está siendo.

En realidad los hechiceros, y en líneas generales las personas versadas en el lado oscuro del esoterismo, saben que no es muy buena idea mandar una maldición en presencia de la víctima de forma tal que está se percate; ya que entonces, a más de la reacción de enojo que podría presentar en aquellos momentos, posteriormente podría tomar una serie de medidas preventivas si se toma en serio el poder de la maldición, yendo éstas desde la simple oración, hasta formas avanzadas que incluyen visualizaciones, limpias y hasta trabajos de magia blanca…

maldiciones7

De ese modo lo mejor será, cuando querramos maldecir a nuestra víctima teniéndola allí, hacerlo sin que se de cuenta, tal y como enseña esta forma, pensada sobre todo para entornos laborales:

Primeramente habrás de esperar a que la luna esté en su fase oscura, esto es, que no se vea en el cielo. En cualquier día de esa fase, esperarás a estar a solas, sea por la razón que sea, con aquella persona que quieres maldecir. Teniéndola ante ti, concentrarás tu mente en ella, la mirarás fijamente (tratando de ver su interior) a los ojos por un momento, y después dirás (con el pensamiento) con claridad y fuerza en tu propia mente:

Antes de que la luna esté llena

y con el poder que ahora invoco,

estarás buscando un empleo alternativo,

durante el periodo de un año y un día.