Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 2 de enero de 2010

El Rey Midas


Son muchos los personajes de ficción que son considerados en nuestra cultura prototipos de virtud o defecto humanos. Sirvan de ejemplo Ulises encarnación del engaño, Aquiles de la cólera, Pluto de la riqueza, Edipo del amor desordenado hacia su madre, don Quijote del idealismo del hombre, Tarzán de la fuerza y defensa de los animales, Pepe Gotera y Otilio de las chapuzas en la construcción, etc...

Viene esto a cuento de Midas, rey de Frigia, región de Macedonia, que, llevado por su codicia, convertía todo lo que tocaba en oro. Hijo de la diosa Cibeles y discípulo de Orfeo, se le representa lleno de riquezas y provisto de orejas de asno. Esta leyenda ha llegado hasta nosotros; se ha convertido en un cuento conocido universalmente; sin embargo pocos conocen que ya hace dos mil años fue escrito por un poeta latino del siglo I a. C., Ovidio, en sus Metamorfosis, aunque su origen proviene de muchos siglos anteriores.

El dios Baco, dios del vino y de las fiestas en que este licor suele consumirse, llegó en su vejez a la región de Frigia con sus habituales acompañantes, los sátiros y las bacantes. No había acudido, sin embargo, su educador, Sileno, a quien los antiguos le presentan como un borracho montado en un asno. El exceso de vino y los años hicieron al dios tambalearse en el suelo, de donde fue recogido por unos habitantes de la región; estos le condujeron junto a su rey, Midas, iniciado anteriormente en sus cultos. Durante diez días se celebraron en la rgión fiestas en su honor.

Para congraciarse más todavía con el dios, Midas trae de Lidia, región vecina a Tracia, a Sileno. Baco le dijo: "Pídeme el favor que tú prefieras, yo te lo concederé". Midas respondió insensatamente: "Haz que todo lo que yo toque con mi cuerpo se convierta en resplandeciente oro". El dios se lo concedió, aunque lamentó que no fuera la mejor elección por parte del rey.

Gozoso, el rey probó el don otorgado por Baco con una verde rama de una encina; al instante ésta se convirtió en oro; mientras caminaba, repitió lo mismo con una piedra, un pedazo de tierra, unas espigas del camino, la fruta de unos árboles, el agua de un riachuelo cercano al camino; obtuvo el mismo resultado: todo adquiría el color dorado. Su alegría era cada vez mayor, era el más rico del mundo.

Su alegría, no obstante, no duró mucho; tan pronto como intentaba comer manjares o fruta de los árboles, éstos se convertían en oro; lo mismo sucedía con el agua cuando quería beber para calmar su sed. Espantado por las consecuencias de su elección, quiso escapar de sus riquezas; lo que antes había anhelado ahora lo odiaba. Rogó al dios Baco que le quitase el poder concedido. Este le ordenó: "Ve a Sardes, ciudad de Asia Menor, sube hasta el lugar de nacimiento del río Pactolo, sumerge tu cabeza en el manantial y lava su cuerpo con su agua". El rey penetró en el agua, conforme a lo ordenado por el dios y su poder desapareció; desde entonces el río tiene color dorado por la existencia de arenas auríferas. De este modo Midas se vio privado del antiguo privilegio, que le había hecho tan desgraciado.
El rey Midas traspasó su residencia a las selvas en donde habitaba el dios Pan, dios protector del ganado, frecuentando las cuevas de los montes cercanos. En estos lugares Pan hacía ostentación de sus cantos ante las tiernas ninfas que allí se hallaban; su orgullo llegó a tal extremo que se atrevió a retar al mismísimo Apolo, dios olímpico de la música.

En este certamen musical, el dios Pan fue el primero en tocar su rústica flauta y con sus rudos cantos encantó a Midas, que se encontraba ocasionalmente allí. Después le tocó el turno a Apolo, que hizo sonar perfectamente su hermosa lira. El juez, Tmolo, dio la victoria al dios olímpico; lo mismo hicieron los demás jueces. Únicamente el necio rey Midas se atrevió a censurar su decisión y se inclinó por la victoria del dios Pan.

Apolo no toleró la afrenta del rey Midas; su venganza consistió en cambiar las orejas humanas del rey por las propias de un asno, llenas de pelo blanco, para que fuesen bien visibles a todos. Avergonzado por esta anomalía física, cubrió sus orejas con un gorro frigio.
Solamente su barbero conocía este defecto; como era normal en las relaciones entre un rey y su vasallo, el rey le obligó a mantenerlo en secreto, amenazándole, en caso contrario, con darle muerte. El barbero se debatía en un dilema: el temor a incurrir en la indignación del rey le impedía revelar el secreto, pero tampoco su ánimo estaba dispuesto a ocultarlo durante mucho tiempo públicamente. Así pues, cavó un agujero en el suelo y le dijo en voz baja lo que había visto, las orejas de asno del rey; al instante lo cubrió con tierra y se alejó del lugar. Un espeso bosque de cañas comenzó a crecer allí; cada vez que estas eran zarandeadas por el viento, producían un zumbido que repetía: "el rey Midas tiene orejas de asno". Se dice que, avergonzado de que se le conociese su deformidad, se quitó la vida bebiendo sangre de toro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario