Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 1 de enero de 2010

El Asno de Oro, Hechicería en la Antigüedad


La presencia de lo sobrenatural ha sido reflejada en la literatura de cada época. Los deseos, miedos, creencias y anhelos ante la capacidad de manejar la voluntad, el tiempo y el espacio a nuestro antojo han hecho que los relatos sobre magia y hechicería estén presentes con mayor o menor intensidad en cualquier civilización… Incluso en nuestra época, cargada de fe en la ciencia y en la racionalidad, vemos como las obras literarias más vendidas hablan de adolescentes que estudian y practican la magia, de la existencia de vampiros y hombres lobo que despiertan antiguos poderes o de secretas logias que controlan antiguos saberes.

En otras épocas, la relación cotidiana con lo mágico era más cercana, menos mediada. En Roma y Grecia, por ejemplo, todo el mundo practicaba pequeños sortilegios con los que esperaban mejorar su fortuna o su salud -aunque también nosotros podríamos decir lo mismo sobre nuestras supersticiones-.

Un reflejo de la presencia de la magia en la literatura es la novela El Asno de Oro, escrita por Lucio Apuleyo en el siglo segundo de nuestra era. En esta novela se refleja con atención al detalle el peregrinaje de un hombre -Lucio- que busca el camino de la iluminación mágica, no para dominar a otros si no para ser capaz de hacer “grandes cosas”. Pero, cuando Lucio encuentra a una posible maestra, una bruja, comete un error de principiante y se equivoca al aplicarse un ungüento que le transforma irremediablemente en asno.

Este frustrante comienzo hace que el aprendiz de mago metamorfoseado deba caminar -llevando la vida de un burro de carga- hasta que encuentra la manera de volver a su estado inicial.

En toda la novela están presentes descripciones directas de los rituales y de los componentes utilizados en muchos de ellos, lo que refleja un hecho no siempre conocido por los lectores del libro: el propio Apuleyo era un iniciado en el estudio de la magia y no ocultaba este hecho, por lo que fue juzgado en Oea -hoy llamada Trípoli- acusado de llevar a cabo prácticas nigrománticas. Participó los ritos de Isis y se convirtió en un adepto a su culto, viajando por diversas zonas del Mediterráneo para aprender y difundir sus conocimientos.
Su obra se contempla hoy como una novela que presenta la relación del ser humano con la divinidad -al fin y al cabo es una loa al poder de la diosa Isis- narrada en clave de humor. A pesar de que la prosa puede resultar un poco difícil para los lectores del siglo XXI, el contenido no defraudará a los amantes de la literatura sobre magia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario