Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 1 de agosto de 2013

Hic Sunt Canibales

La etimología de la palabra "caníbal" nos da una primera pista para explorar la relación entre antropofagia y Nuevo Mundo. El término caníbal parece tomado de una palabra utilizada por los
arawaks para designar de modo despectivo a sus enemigos del interior. El inventor del término es, sin duda alguna, Cristóbal Colón. El 4 de noviembre de 1492 el almirante genovés anota en su diario:

"Mostró el Almirante a unos indios de allí’ canela y pimienta, parez que de la que llevava de Castilla para muestra y cognosciéronla, diz que, y dixeron por señas que cerca de allí avía mucho de aquello al camino del Sueste. Mostróles oro y perlas y respondieron ciertos viejos que en un lugar que llamaron Bohío avía infinito y que lo traían al cuello y a las orejas y a los braços y a las piernas, y también perlas. Entendió más, que dezían que avía naos grandes y mercaderías, y todo eso era al Sueste. Entendió también que lexos de allí avía hombres de un ojo y otros con hoçicos de perros que comían los hombres, y que en tomando uno lo degollavan y le bevían la sangre y le cortaban su natura".

Un monstruoso ser antropomorfo que come carne humana: esta es la primera imagen con la cual el caníbal entrará triunfalmente en el imaginario europeo del siglo XVI, desempeñando un papel importante en las fantasías y en los miedos colectivos que agitan los turbulentos acontecimientos del siglo, tanto en Europa como en las tierras de ultramar.

El continente americano, tabula rasa para el deseo europeo, encuentra en el caníbal uno de sus principales protagonistas: digno heredero de la bestialidad de los pueblos monstruosos de la Edad Media, pero también personificación convincente del salvaje, libre de toda regla y de toda convención social. La atribución de aberrantes costumbres antropofágicas a la inmensa mayoría de los pueblos del Nuevo Mundo sin ninguna distinción, contribuye a la popularidad de la figura del caníbal en Europa, y de hecho es uno de los ejes centrales alrededor de los cuales se celebra la dinámica de inversión propia de las antípodas. Desde principios del siglo XVI, en efecto, el caníbal entra triunfalmente en el folclor europeo, para ser coronado rey del Otro Mundo. Vestido de piel humana, a imitación de los reyes de Cucaña que visten trajes y abrigos de piel de cochino, ejerce en todos y para todos los poderes de la máscara. Los tatuajes, las plumas y los peinados raros que lo caracterizan, entran en la iconografía festiva y dan otros matices al carácter del salvaje caníbal del Renacimiento. El caníbal carnavalizado, rodeado de un cierto aire de familia en tanto que expresión especular y perversa de las obsesiones de los europeos, permite al viejo continente exorcizar sus miedos más profundos.

Un camino privilegiado en este proceso es atribuir al salvaje habitante de las antípodas prácticas gastronómicas típicamente europeas, pero condimentadas con el gusto prohibido de la carne humana. Según Lestringant:
“lo legendario … se reduce a una familiaridad escandalosa. La equivalencia buscada entre el más allá lejano y el más acá próximo vuelve a proyectar sobre el canibalismo americano un modelo culinario europeo, que encuentra mórbidos ‘salazones’ en las piezas de carne humana conservadas y suspendidas del techo de las cabañas, o que inventan inexistentes asadores donde las víctimas se asan a fuego lento”. Martyr, por ejemplo, en la descripción de la caza al ganado humano, explica:
"Estos pacíficos isleños se quejan de que los caníbales los atacan de continuo en busca de botín, no de otro modo que los cazadores persiguen con violencia y con trampas a las fieras a través de los bosques. A los niños que capturan los castran, como hacemos nosotros con los pollos o los cerdos que criamos más gordos y tiernos para nuestro regalo, y así que están grandes y bien cebados se los comen."Las prácticas antropofágicas se parecen a los quehaceres domésticos del campesinado europeo. La carne se vuelve un ingrediente exótico de una receta de cocina: “trozos de carne humana cocida, con otras de papagayo y de pato, clavadas en asadores para asarlas”.


También la descripción que el francés Thevet nos hace de la ceremonia de preparación, muerte y deglución de la víctima de los antropófagos brasileños, procede de prácticas culinarias reservadas para la carne de cerdo en la cultura gastronómica del viejo continente. El prisionero es cebado durante su cautiverio; después, “Este cuerpo, cortado en piezas, y cocido a su manera, será distribuido a todos, cualquiera que sea el número que haya, a cada uno su pedazo. En cuanto a las entrañas, las mujeres comúnmente las comen, y la cabeza la reservan para poner al cabo de una vara sobre sus logettes, en signo de triunfo y victoria.”....

No hay comentarios:

Publicar un comentario