Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 5 de marzo de 2015

Sant Cabrit y Sant Bassa

La Catedral de Mallorca, además de ser uno de los más importantes inmuebles religiosos góticos de la Edad Media, también lo es por poseer una gran cantidad de reliquias atribuidas a jerarquías celestiales, como son, y a modo de ejemplo, un dedo del apóstol San Pedro, parte de la piel de San Bartolomé, leche de la Virgen María, cabellos de Cristo, una porción de la Cruz, la esponja que bebió Cristo, una flecha que recibió San Sebastián en su cuerpo, un dedo de San Juan Bautista, una costilla de San Vicente Ferrer, dientes de Santa Eulalia... y los restos mortales de Guillem Cabrit y Guillem Bassa, dos mallorquines que murieron trágicamente por defender a su Reino de Mallorques y a su rey Jaume II, y es que se hallan sepultados dentro del altar de Nuestra Señora de la Piedad, situada entre el antiguo arco del trascoro y la Sala Capitular, y representados pictóricamente de forma decimonónica en el retablo de esta capilla.

El 5 de noviembre de 1285, Ciutat de Nallorques se rendía el rey Alfonso III de Aragón "el Liberal", monarca que había invadido el reino insular como represalia a la ayuda prestada por el rey Jaume II, quien en esos momentos se hallaba en Perpinyá, capital continental de su reino, a los franceses dándoles paso por los territorios mallorquines del Rosselló con la finalidad de penetrar en Catalunya por Girona. Pero no toda la isla se sometió al aragonés rindiéndole vasallaje y juramento, tal era el caso de la guarnición del castillo de Alaró, fortaleza roquera llamada en tiempos de la dominación islámica "Hisn al `Arun", es decir "fortaleza de los cristianos", cuyo nombre aparece en la crónica de Al Zuhri donde relata la conquista omeya a la isla en el año 902.

El propio Alfonso, al tener noticias de este foco de resistencia, se personó a la puerta del castillo exigiéndoles la rendición incondicional. Los defensores se negaron, y según se cuenta en el "Brevari mallorquí", libro eclesiástico medieval y del cual se conserva un único ejemplar depositado en el convento de Santa Magdalena de Ciutat, los defensores y el rey aragonés mantuvieron un diálogo, cuya traducción aproximada del catalán medieval al castellano es el que sigue:

-¿Quién ordena rendir sin condiciones el castillo?
- Amfós (mero en catalán), rey de Aragón y de Mallorques. Amfós, es un pez y se come con salsa, y nosotros no tenemos otro rey más que Jaume II, a quien prestamos juramento de fidelidad -replicaron los sitiados-.
-¿Quién eres tú? -preguntó el aragonés.-
-Guillem Cabrit y mi compañero Guillem Bassa.
- Te juro, Cabrit -dijo el rey Alfonso- que tal como tu apellido, te aré asar encima de un fuego.

Días después, los mallorquines desmoralizados, hambrientos y enfermos, se sometieron a la voluntad del enemigo. El monarca invasor tras ordenar agrupar a los prisioneros, preguntó a éstos quienes eran Cabrit y Bassa:

- Yo soy Cabrit, vasallo de Jaume II de Mallorques, y mientras viva le seré fiel.
- Yo soy Bassa, y hago mías las palabras de mi compañero.

El soberano de Aragón, ante esas palabras de los dos mallorquines, sentenció:

- Palabra os dí, y palabra de rey no miente. Así que Cabrit (cabrito en catalán) te asaré como a un cabrito, y tu Bassa, lo secundarás y no serás charco (bassa en catalán) que apague el fuego que yo mismo encenderé.

El rey mandó hacer una gran hoguera, y sobre ella pusieron atados y atravesados con hierros candentes a los dos héroes, cuyos cuerpos se fueron consumiendo, siendo recogidas sus cenizas por una mano anónima.

Nicolás IV, papa reinante es esa época, al tener noticia del funesto episodio, excomulgó al monarca usurpador, dándole más tarde el perdón a cambio de erigir un altar en la Seu de Mallorca en honor de los que había asesinado y depositar en él sus reliquias.

Guillem Cabrit y Guillem Bassa recibieron en esa ara catedralicia culto y fueron honrados como santos durante muchos años. Su festividad se celebraba por Tots Sants, el 1 de noviembre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario