Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 5 de julio de 2014

El Justo Juez De La Noche


El justo juez de la noche es un personaje de leyenda de El Salvador, cuyo origen parece situarse en la época de la colonización española. 

Según la tradición oral, es un fantasma que se aparece a quienes deambulan por los caminos rurales a altas horas de la noche, advirtiéndolos de que regresen a sus casas, pues el espectro afirma que la noche le pertenece solo a él. 

En más de una ocasión, mostrándose como un vigilante del orden, azota a cualquier incauto a manera de reprimenda. Algunos lo describen montado sobre un caballo negro, otros como un sujeto alto que no posee cabeza, y en lugar de ésta aparece una columna de humo. 

Seco como un árbol aniquilado por el bejuco matapalo, su rostro brilla levemente con la ceniza pálida de los siglos y sus ojos rojos tienen un fondo donde espera la locura o la muerte. Nadie más justo que él, sin embargo, de ahí su nombre.

Solamente los fatuos, los necios y los obstinados deben temer su daño sin motivos especialmente graves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario