Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 9 de abril de 2014

Una Voz En La Noche



Al dar la medianoche se escucha en el corazón de México un pavoroso grito que viene repitiéndose desde hace más de cuatro siglos.



La lúgubre voz es la de una mujer que se lamenta diciendo: «¡Ay mis hijos, mis po-brecitos hijos, mis desdichados hijos!»


Es La Llorona, que con la ropa rasgada y manchada de sangre anda errante por las noches llorando su pesar.


Según una leyenda del siglo xvi, en la ciudad de México fue ajusticiada en la horca una mujer acusada de haber dado muerte a sus hijos.


La tradición conserva el nombre de aquella desdichada Medea americana que como la heroína de la tragedia griega mató a sus hijos para vengar el abandono de su amante. Se llamaba doña Luisa de Olveros, y era una bella mujer de los primeros años de la Colonia, descendiente de indígena y español, que, seducida por don Ñuño de Montescla-ros, tenía dos hijos de tan apuesto y noble capitán español.



La tradición agrega otros detalles: cuando doña Luisa, cada vez más olvidada de su antes solícito y rendido amante, se decide a rondar la opulenta mansión de los Montesclaros, llegan a su oído los ecos de la rumbosa fiesta en que don Ñuño celebra su matrimonio con rica dama de la nobleza. 

La infeliz logra hablar con él, y al ser rudamente rechazada, comprende que a causa de su sangre indígena jamás será considerada como una mujer digna de su seductor. Rasgando sus vestidos y bañada en lágrimas llega a donde se hallan sus inocentes hijos, a quienes da muerte, en un acceso de locura, con un pequeño puñal que conserva como regalo de don Ñuño. Tinta en sangre recorre luego las calles de la ciudad lanzando un grito de dolor inacabable, hasta que es aprehendida por la justicia virreinal.


Desde entonces, por todo el territorio de la Nueva España se escucha a la medianoche el grito penetrante que eriza los cabellos: ¡Ay mis hijos, mis pobrecitos hijos, mis desdichados hijos!



Y no es difícil desentrañar el verdadero sentido de la leyenda: se trata de la raza vencida, simbolizada en el personaje de La Llorona, que mata a sus hijos para que no sean esclavos en la misma tierra en donde antes fueron señores, y que con sus rotos ropajes ensangrentados cruza la noche de México llorando el dolor de la Conquista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario