Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 9 de abril de 2014

El Sueño Truncado De Xanadú



Kubla Khan», el famoso poema de Samuel Taylor Coleridge, ha permanecido envuelto en el misterio desde que se publicó por vez primera en 1816, veinte años después de haber sido escrito en una ocasión en que el poeta estaba escaso de dinero.

Coleridge explicó que las 54 líneas no eran más que un simple fragmento de una gloriosa visión inspirada por un sueño de opio. El sueño habría sido truncado por una interrupción y se había perdido para siempre.

Lo soñó mientras se hallaba en una solitaria granja de Exmoor recuperándose de una enfermedad. Había tomado dos granos de opio con fines medicinales (aunque la verdad es que era adicto) y al despertarse comenzó a escribir el poema sumido en un éxtasis de inspiración.

Cuando llegó a:
Porque el que se ha alimentado del rocío de la miel,
Y ha bebido la leche del Paraíso

fue interrumpido por un agente de seguros de la cercana ciudad de Porlock. Coleridge trató desesperadamente de librarse del intruso, pero, de un modo u otro, le entretuvo durante una hora hablando de finanzas.

Por más que lo intentó, Coleridge - no pudo reanudar su visión del legendario mundo de Xanadú. Todo lo que le quedó fue el primer fragmento de «Kubla Khan», que durante veinte años consideró que no merecía la pena de ser publicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario