Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 16 de marzo de 2012

Quién fue Vathek?


Un memorable personaje de ficción que surgió en 1782 en la novela homónima del autor inglés William Beckford. Inspirado en la figura real del califa árabe Al-Wathik, Vathek renuncia al Islam y, en compañía de su madre, se entrega a una serie de actividades prohibidas (en especial la práctica de la magia) para conquistar poderes sobrenaturales. Sus aventuras cobran impulso tras adquirir unas misteriosas espadas que llevan grabados diversos mensajes ocultos (que cambian de tiempo en tiempo) dirigidos a él. Este prodigio es obra de un demonio islámico, el Giaour, quien le exigirá misiones cada vez más crueles y arriesgadas (incluyendo el sacrificio de menores) a cambio de investirlo con nuevos poderes y facultades, pacto establecido en un contrato escrito. En su irrefrenable búsqueda del poder, Vathek reniega de Dios y se aleja cada vez más de los suyos. Finalmente, como castigo, el Giaour lo encierra a él y a sus seguidores en un castillo de llamas (que no es sino el infierno) y, por haberlo desobedecido, los condena a residir eternamente allí sin esperanza alguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario