Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 7 de marzo de 2014

Magia, la ciencia del Renacimiento

Durante el siglo XVI, el médico y alquimista Heinrich Cornelius Agrippa von Nettesheim, realizó un escrito muy digno de ser leído por los amantes de las ciencias ocultas y la hechicería, titulado “De Occulti Philosophia”.
Agrippa, que era un apasionado por el mundo que le rodeaba y la naturaleza, comenzó a estudiar algunas publicaciones que la iglesia católica no aprobaba de ningún modo, pues iban en contra de la voluntad de su señor.
En dichos textos, Agrippa halló algunas explicaciones que le ayudaban a despejar muchas de sus innumerables dudas sobre el mundo “oculto”. Pues estaba seguro que en toda la naturaleza hay un equilibrio de fuerzas y energías que no somos capaces de ver, pero sí que podríamos intuirlas con trabajo y dedicación. Según el, los seguidores de las enseñanzas de Pitágoras, ya trabajaban con estas teorías desde hace siglos, pero a causa de las “enseñanzas” y censuras de la iglesia, estos conocimientos nunca debían llegar a manos del pueblo, pues podrían inducirles a tener ideas propias sobre la creación, y poner en tela de juicio a la veracidad de dicha institución eclesiástica.

El “De Occulti Philosophia” expresa la belleza de la verdadera naturaleza de nuestro mundo, dentro de su complejidad y armonía. Donde el ser humano es uno de los ejes que sustentan la conexión de las diversas esferas que convergen e interactúan con nuestro mundo. Según comentaba el propio Agrippa, “sería absurdo que cualquier planta o árbol participen de un destino más noble y elevado que los astros y los elementos, creadores naturales de aquellos…”. Como vemos, en el siglo XVI, ya distinguían la esfera superior de la esfera terrestre como un terreno anexo, pero unido a nuestro plano como la creación de un todo a partir de una posible bipartición de energías.

Aventurándose incluso a afirmar, que el antiguo testamento es un texto de base mística y que desde siempre ha sido interpretada de forma errónea, incluyendo el origen del hermetismo y de la Cábala.
Según sus palabras, la magia existe desde el principio de los tiempos, siendo la fuerza de los elementos, sus orígenes, y  es la síntesis máxima del conocimiento al que puede llegar a conocer el hombre, pues su punto de apoyo principal es la propia naturaleza, la gran revelación del espíritu interior, y sobretodo, las interesantes interpretaciones de la simbología y la escritura esotérica.
A partir de sus estudios, el propio Agrippa definiría que el universo está separado en tres esferas o mundos.
En la primera esfera englobaríamos nuestro propio mundo, donde todo es físico y tiene una forma bien definida a ojos de los seres humanos y demás seres que lo habitan.
En la segunda esfera, encontraríamos el mundo astral o celeste, donde se englobarían las estrellas y los tránsitos que realiza nuestro espíritu al elevarse del mundo físico e interactuar con otros entes de la esfera astral. En este plano englobaríamos los viajes astrales.
Por último, tendríamos la esfera o mundo de lo inteligible y lo divino, donde se englobarían los dos primeros y está regido por lo que conocemos por entes superiores o Dioses, de los cuales utilizando los conjuros, hechizos y pronunciaciones adecuadas, conseguiríamos resultados favorables para nuestros propósitos. Es en esta parte donde entraría en juego lo que actualmente conocemos como meditación profunda y la alta magia.
Y el centro de todo este conglomerado de energías, lo definió como el “anima mundi”, el alma del mundo que engloba  el fuego que mueve todos los flujos de energía, y que es la base de todas las clases y tipos de magia existente en nuestra esfera.
Uno de los escritos que más me gustaron de este estudioso de la magia y de la alquimia, es el que dice que “el hombre posee, y que también ignora este hecho, una peculiar capacidad de activar algunos aspectos de esa ánima mediante “caracteres, figuras y cosas análogas” que, como ayuda  a los apetitos de su alma, pueden constituir puntos de fuerza y energía de acción sobre el propio anima mundi.
En el alma del propio hombre, hay cierta virtud de transformar y ligar los acontecimientos a los propios deseos. Todo el universo puede obedecerle, en la medida en que se sepa canalizar esa energía, a través  de una fuerte pasión bien dirigida; hasta tal punto, que llegará a maravillar a quienes afecte a través de esa gran fuerza cósmica. La raíz de semejante poder, se halla en un propio afecto vehemente del alma humana.”
Incluso en los talleres de los alquimistas de la edad media, ya se especulaba sobre estas teorías que tanto aterrorizaban a la iglesia católica; pues si se descubría que el hombre puede estar en contacto directo con sus Dioses, ¿Para que servirían los sacerdotes?
Con este escrito únicamente quiero hacer llegar el conocimiento de que siglos atrás, las gentes ya buscaban sus propias fuentes de información para conocer mejor el mundo, o mejor dicho, mundos que les rodeaba sin basarse en escritos influenciados por la teología de la época.
La meditación es una gran herramienta para conocer de forma profunda a nuestro YO interior, y estar en contacto con nuestros Dioses y energías esenciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario