Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 5 de julio de 2018

La Pasión de Marthe


Marthe  Robin nació en 1902 en una pequeña granja del departamento de Drôme, en Cha-teauneuf-de-Galaure, en Francia, en el seno de una familia que ya tenía cinco hijos. De muy niña abandonó la escuela para trabajar con sus padres, hasta que en 1918 comenzó su verdadera historia.

Se sumió en un estado de coma que se le diagnosticó como encefalitis letárgica. Cuando despertó al cabo de 27 meses, su cuerpo comenzó a paralizarse. A partir de 1930 empezó a rumorearse que era objeto de fenómenos misteriosos. El Viernes Santo de ese año, sus manos manaron sangre, y también de sus pies y de la frente. El párroco de su pueblo alertó al obispo y empezaron a aparecer los curiosos.

Decían que Marthe estaba poseída por el demonio, el cual la lanzaba de su cama. Cuando le acercaban una hostia a la boca, esta escapaba de las manos del sacerdote.  Marthe sanaba a los enfermos, pero no comía ni bebía, aunque tampoco adelgazaba. A partir de ese año transcurrió su vida en una cama, en una habitación casi oscura, teniendo como único alimento durante 50 años, una hostia consagrada diariamente.

La ciencia tiene muchas dificultades para aceptar que esto haya sido real. Podría tratarse de un caso de neurosis, de autosugestión o de algún fenómeno desconocido, pero nadie se anima a hablar de milagro.  Cada viernes santo, las manos de la mujer sangraban al igual que las del Cristo crucificado, pero muy pocas personas pudieron ver el fenómeno. Uno de ellos es el padre Sinet, director espiritual de la estigmatizada, el cual fue el vocero de la única petición de la mujer: crear una casa de caridad administrada por una comunidad de laicos consagrados, la que en el año 1981, cuando ella falleció, ya era una obra gigantesca ligada al catolicismo tradicional que tiene ramificaciones en el mundo entero.

Nueve años después de su muerte se inició la encuesta preliminar para su beatificación. Los testigos, que no eran otra cosa que los pocos que podían visitarla, relataron los sufrimientos de la pasión que esta mujer vivía semana tras semana, llorando cada noche lágrimas de sangre y afirmando que viajaba fuera de su cuerpo. La vida de esta campesina francesa fue para muchos un verdadero milagro, pero otra gran mayoría dice que fue una vil explotación comercial basada en la buena voluntad y la fe de los creyentes.

Falleció el 15 de febrero de 1981, a los 78 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario