Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 3 de mayo de 2016

Historia Del Ultimo Templario y La Maldición

Jacques Molay fué el último Gran Maestre de la Orden del Temple. Borgoñés de nacimiento, se unió en 1265 a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, llamados más tarde Caballeros del Templo de Salomón, o, como los conocemos vulgarmente, Caballeros Templarios.

Pero tras la muerte de Thibaud Gaudin en 1292, Jacques de Molay se convirtió en Gran Maestre, sería el último que tendría aquella orden teñida de misterios y tragedia.
En 1293 organizó una serie de expediciones las cuales posteriormente entro en conflicto con los musulmanes y, que posteriormente, entró victorioso en Jerusalén en el año de 1298, derrotando a Malej Nacer, que en ese entonces era el Sultán de Egipto.

En 1307, el Papa Clemente V y Felipe IV rey de Francia, ordenaron la detención de Jacques de Molay bajo la acusación de Profanación como un pretexto para apropiarse de los bienes económicos de la Orden, además de que querían destruir su credibilidad.
El último Gran Maestre reconoció los cargos bajo interminables torturas, que posteriormente se retractó después de recuperarse. A causa de ello fue quemado vivo frente a la Catedral de Nôtre Dame en 1314, debido a que retracto su confesión por segunda vez, y sobre todo porque lo hiso de manera pública.

La ejecución se llevó a cabo de manera secreta, sin testigos, a la hora de vísperas, después de la puesta de sol, en un pequeño islote sobre el Sena cercano a la isla de la Cité, para evitar cualquier alboroto entre los pobladores. Un testigo de los hechos describe la escena:
Dijo que al ver la hoguera, el Maestre se quitó la ropa y se quedó de pie solo con la camisa puesta, cuando estaban a punto de atarlo dijo: dejadme unir las manos para rezar. Dios sabe que mi muerte es injusta y dentro de poco muchos males caerán sobre los que nos han condenado. Dios vengará nuestra muerte. Murió con tanta dulzura que todo el mundo quedó asombrado.

Estas últimas palabras fueron premonitorias, el papa y el rey murieron poco después, fue a raíz de esto que nació la leyenda del último templario
Después de haber pasado cuarenta días, cuando las cenizas de Jacques de Molay todavía flotaban sobre París como un presagio, el Papa Clemente V cayó fulminado el 20 de abril de 1314.

El 29 de noviembre de ese mismo año, Felipe IV perdía la vida en medio de convulsiones, vómitos y una parálisis demoledora.

Para los historiadores, Felipe y Clemente murieron por un accidente cerebrovascular; pero para los templarios ocultos en distintos rincones del orbe, estos hombres murieron porque debían morir, puesto que ese era el Propósito maldito que Jacques de Molay, el último Gran Maestre, había depositado sobre sus almas corruptas.

El arzobispo Ussher y la historia del mundo.
James Ussher, o mejor conocido por su nombre latino “Jacobus Usserius”, fue un arzobispo de Armagh en Irlanda, defendió con gran valor los textos sagrados. Diseño una cronología titulada: los anales del antiguo testamento, en el cual deduce los primeros orígenes del mundo, y el cual fue publicado en 1650.

Su ambición fue calcular la fecha exacta en la que se llevó a cabo la creación del universo y posteriormente los eventos que se llevaron a cabo según el antiguo testamento.
Esta obra es una evidencia exacta que posee una fe inquebrantable en la veracidad literaria de la biblia. Este hombre fue una persona bien educada, culta, que conocía sobre historia, astronomía, en las civilizaciones persas, griegas, egipcias y romanas, sin mencionar que era incapaz de confrontar esos conocimientos con la verdad revelada en la biblia.

De cierto modo el conocimiento de este hombre fue muy criticado por todos en ese entonces, su calendario se basaba en hechos históricos y fechas que han sido comprobadas, por ejemplo, en la muerte de Alejandro Magno que fue en el 323 a.C. así como también en Julio Cesar en el 44 a.C. No obstante, para calcular la vida de los personajes bíblicos como Adan y Eva, sus esfuerzos los llevaron a elaborar complicados ejercicios matemáticos que le permitieron poder deducir fechas asombrosas.

En este calendario también sostiene que la creación de la tierra se produjo a las 21 hs del sábado el 22 de agosto en octubre del años 4004 a.C. Que la expulsión de Adan y Eva ocurrió el lunes 10 de noviembre de ese mismo año.

Así como también afirma que Noé atestiguo el final del Diluvio Universal el miércoles 5 de mayo del año 2348 a.C. El templo de Salomón fue inaugurado en el año 1000 a.C.
Los cálculos del arzobispo de Ussher fueron aprobados por las autoridades de la iglesia, quienes lo incitaron para que escribiera una segunda parte del calendario, que apareció luego de cuatro años el cual llamo Annalium pars postierior, “Parte siguiente de los anales”, que tuvo lugar en 1654. Como ya lo mencionamos anteriormente, tomó referencias en los textos antiguos de la biblia para tener una guía del pasado.


James Ussher no estaba completamente alejado de la cronología histórica, sus fechas se ajustaron a los acontecimientos históricos reconocidos. Pero a medida que sus cálculos retrocedían en el tiempo, los secesos y fechas se volvían cada vez más confusos. La última referencia a la que recurrió es a la figura del Rey babilónico Nabucidinosor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario