Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Khalkotauroi



Los khalkotauroi (Χαλκόταυροι, de Ταύροι Χαλκαίοι - tauroi khalkeoi: toros de bronce) son unas criaturas del mito griego de Jasón y el vellocino de oro.

Los khalkotauroi eran dos toros inmensos con pezuñas y boca de bronce; por la boca, exhalaban fuego.

En las Argonáuticas de Apolonio, el rey Eetes promete a Jasón el vellocino de oro si antes consigue uncir a los khalkotauroi y utilizarlos para arar un campo. Este campo es en el que luego se sembrarán los dientes del dragón.

Jasón sobrevivió a las ardientes llamas de los toros de bronce inhalando una poción mágica que le protegía del calor. La poción le había sido dada por Medea, hija única del rey Eetes que se había enamorado de Jasón.

Los khalkotauroi habían sido un regalo para el rey Eetes del dios griego de la forja: Hefesto.

    [...] Hefesto también había hecho para Eetes, rey de la Cólquida, los khalkotauroi, toros con patas de bronce y bocas de bronce por donde su aliento salía en forma de llama, ardiente y terrible. Y él había forjado un arado de acero endurecido, de una sola pieza [...]
                                                               Apolonio de Rodas: Argonáuticas, III, 235.

No hay comentarios:

Publicar un comentario