Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 9 de septiembre de 2018

La leyenda De Blackman


Corría el año de 1795 cuando Baja California estaba siendo colonizada y ya había sido evangelizada por los jesuitas, donde poco a poco se iba diezmando la población de naturales propios de la región, eran tiempos difíciles de sobrevivencia, y las epidemias iban acabando con la escasa población indígena que existía en la parte norte del territorio de Baja California Sur.

El buceo de la madre perla se hacía sin equipo y esta era otra causa de muerte al bajar grandes profundidades ya que los bancos de las ostras eran cada vez más escasos y así los buzos nativos del lugar se iban muriendo con los pulmones destrozados por el gran esfuerzo que hacían al bajar a buscar las pocas ostras que existían por el abuso de su explotación en nuestros mares.

Por el Golfo de California a lo lejos, en el horizonte fue apareciendo la obscura figura de un barco velero con las velas destrozadas, traído, quizás por una fuerte tormenta que días anteriores había azotado las costas del golfo, la tripulación buscaba un refugio que fuera seguro para poder reparar la embarcación, llegando a la parte sur de la isla de San Marcos, encontrando una hermosa bahía que la forma Punta Tijera por el lado sureste y por el lado suroeste Punta Arena que la une a un pequeño islote llamado Roca Lobos; procediendo a anclar en un lugar llamado Puerto Viejo.

Permanecieron por varios días, ya que la tripulación se sentía cansada y aquejada por un mal desconocido, que provocaba en ellos, ojos hundidos y demacrados, no había explicación al deterioro de su estado físico ya que la alimentación era buena. La abundante fauna marina, peces de diferentes especies y la gran cantidad de mariscos fueron su principal alimento. Por agua no había ninguna preocupación ya que se había almacenado bastante por la lluvia de la tormenta. En la isla no se encontraban indicios de que hubiera una gota de agua posible de beber, solo una escasa vegetación xerófita, solo había una frondosa higuera de higos silvestres que introducía sus raíces entre las rocas desnudas de una cañada sombreada por los altos cerros del lugar.

En el barco, extrañamente se transportaban tres sarcófagos fuertemente custodiados, en donde, en uno de ellos un extraño personaje pasaba los días encerrado y por las noches obscuras salía para alimentarse de sangre humana de los tripulantes. En otro de los sarcófagos, se transportaba un cuantioso tesoro que fue llevado a tierra en una pequeña piragua para ser escondido en alguna parte de la playa del Puerto Viejo. Actualmente las personas que acampan en las playas de ese lugar escuchan el ruido que se hace al remar, a veces en las noches de luna pueden ver el fantasma de la pequeña piragua y en ocasiones al extraño barco velero. Después de terminada toda labor de reparación del barco y recuperada la salud de la tripulación se hacen a la mar nuevamente, aprovechando por la noche una de las “tribunadas” con muy buen viento, pasando por el bajo que se forma entre la Punta Arena y el islote Roca Lobos, destrozando parte del fondo de la embarcación con los arrecifes que existen en ese lugar.

Navegaron penosamente por entre las costas de la Península y la isla de San Marcos donde se forma el canal de navegación Craig. Era una noche de gran lluvia y fuertes truenos donde la embarcación haciendo agua por el daño que había sufrido al pasar por aquellos arrecifes. Por más esfuerzos que hizo la tripulación de aquella extraña embarcación, se fue yendo lentamente al fondo del mar, muriendo ahogados algunos de los tripulantes y otros tragados por feroces tiburones que abundan en esa peligrosa travesía. Los sarcófagos, al hundimiento del barco, flotaron en el mar embravecido, brillando su fina madera con la luz de los relámpagos por la tormenta de la noche; flotando la mar los fue llevando por rumbos diferentes, hasta llegar a la playa. Uno de ellos, varo en las inmediaciones de las playas de San Bruno y San Lucas, el cual fue encontrado por algunos de los naturales que vivían en una de las misiones del lugar.

Al descubrir aquella caja de forma alargada y figura extraña, optaron por abrirla, encontrando en ella una persona de sexo masculino con el rictus de la muerte en su rostro; elegantemente vestido con uniforme de militar, medallas condecorativas y espada tipo sable, al parecer su cuerpo estaba embalsamado. Es probable que haya sido traído de algún país lejano, del Medio Oriente, optándose a darle cristiana sepultura sobre la costa donde fue encontrado. Los antiguos le llamaron la tumba del soldado y a la fecha se le sigue llamando así.

Es probable que el tiempo haya borrado cualquier vestigio de la tumba abandonada entre las dunas de aquel lugar que se mueven cada temporada de noroestes, vientos y huracanes que azotan muy de vez en cuando la media península.

El sarcófago en el que salvo la vida el misterioso personaje, varo un poco mas al norte pegado al acantilado llamado Los Frailes, donde se refugió en una cueva que en ese tiempo se encontraba al descubierto y solo por mar se podía llegar a ella. Recuperado del cansancio y al saber que fue el único en sobrevivir de aquella tragedia, salió de aquella oscura cueva para buscar algún sobreviviente y también poder rescatar el sarcófago donde venia la persona muerta, cosa que nunca pudo encontrar.

Haciendo de aquella cueva su vivienda, se encargó de explorar la parte mas profunda de esta. Para su sorpresa un cuantioso tesoro se encontraba dentro de la cueva, no haciendo mucho caso de ello, escuchó una voz que le decía -–te llevas todo o nada-- pero como este personaje no entendía el idioma en el que se le hablaba siguió admirando cuanto le rodeaba. Así pasaron los días comiendo lo que encontraba a su paso, vestía con pieles de animales que lograba cazar, pasaron muchos años.

A la península empezaron a llegar aventureros y corsarios, y a la cueva se le empezó a llamar la cueva del mechudo, cuando por casualidad lograban ver a este personaje que se había hecho una leyenda entre la pequeña población que se estaba formando, ya que se había descubierto años anteriores un gran yacimiento de cobre y otros ricos minerales de la región. Aquel naufrago aún se conservaba joven a pesar de haber transcurrido casi un siglo cuando empezaron a llegar barcos veleros a principios de 1885 formando así el puerto de Santa Rosalía para iniciar los trabajos de minería. A la llegada de una cuadrilla de trabajadores de Sonora principalmente, yaquis en su mayoría se establecieron muy cerca de la playa donde se encontraba la cueva del mechudo. Cuando empezó a existir más población, este extraño personaje se dejo ver con mayor frecuencia, principalmente entre los que habían poblado las cercanías de su refugio natural, que era aquella cueva, que había sido su hogar por tantos años.

Cuando se empezaron los trabajos de la construcción del puerto y los tiros de las minas, este personaje observaba desde su escondite que algunos yaquis tenían el conocimiento de poder convertirse en cualquier animal para poder transportarse y llegar a su trabajo. Nuestro personaje de leyenda también tenía estos poderes y muchos conocimientos ocultos de la alquimia, aún desconocidos en nuestros días: Ahora podemos conocer el porque de haber podido sobrevivir por tantos años en aquella soledad en que se encontraba. Era un hombre muy alto casi los dos metros, en comparación a la gente que acababa de llegar, este se fue integrando poco a poco con aquella gente extraña para él, quienes empezaron a llamarlo Blackman por su tez morena pero, era un ser extraño que hablaba poco ya que su idioma era desconocido por quienes alguna vez lo escuchaban.

Pasaron algunos años en donde Blackman formaba parte de algunas de las actividades que se realizaban en esa pequeña comunidad yaqui. De las fiestas paganas que cada semana practicaban: Bailes con música propia donde utilizaban cascabeles y maderas que emitían diferentes sonidos, agradables a sus sentidos: Utilizando mascaras de figuras diabólicas que luego quemaban al terminar con su practica, hasta llegar el día de la gran fiesta, donde se sacrificaban animales y se hacían pases de brujería y magia negra. Blackman aprendía de esa cultura pero también enseñaba con gran sabiduría lo que sabia de la suya. Con el tiempo llegó a ser el Gran Maestro hasta que empezaron las envidias de sus discípulos y abandonando por un tiempo las reuniones con los brujos de la comunidad yaqui, y refugiarse en su cueva para pasar largo tiempo en el proceso de invernar que conocía muy bien para prolongar la vida y así recuperar fuerzas. Una noche, azotó de repente un fuerte temporal que lo saco de su trance en el que se encontraba.

La cueva se empezó a inundar y a cubrirse de piedra y agua quedando totalmente obstruida la entrada. Por buena suerte pudo salir volando convertido en una lechuza trayéndose tan solo un brazalete de aquel tesoro oculto del que nunca dijo nada a nadie. Conociendo que ya no tenia nada que hacer, habiendo perdido la amistad de aquella gente que por algunos años había sido como su familia, sin decir nada solo se fue rumbo al sur volando desplegando sus alas convertido en una hermosa águila real viendo todo desde las alturas donde todo le parecía desconocido, ya que nunca había salido de aquel lugar que había sido por mucho tiempo su hogar. Desde lo alto fue conociendo distintos lugares como son: ranchos y pequeños poblados.

Blackman desconocía que pudiera haber grandes construcciones como eran las Misiones que se habían construido muchos años antes que él llegara a estas tierras. Que después se convertiría en una nación que tenia sus leyes propias y gobernantes con muchos problemas cuyo mandatario era Porfirio Díaz su mal gobierno propicio cierto descontento en el ejercito federal principalmente en algunos oficiales y soldados que optaron por desertar huyendo de las bases militares que había en algunas poblaciones importantes de la media península. Los desertores eran perseguidos y fusilados al instante dejando sus cuerpos en el lugar en que eran abatidos por las balas de sus mismos compañeros.

Blackman al ver a un grupo de soldados que se alejaban de algunos cuerpos sin vida, bajo de las alturas para alimentarse de la sangre aun caliente de aquellos pobres infelices que al buscar la libertad encontraron la muerte. Saciando su sed y su hambre Blackman, desviste a uno de los soldados muertos, y con el uniforme militar se interna en los montes como si fuera un desertor más.

Caminando se pierde en la serranía, cruzando arroyos y subiendo cerros. Si por la senda del camino encontraba a uno que otro arriero, solo saludaba haciendo una seña con la mano. Siguió su caminar hasta encontrar un oasis que le pareció bueno para esconderse, al acercarse escucha murmullos de voces que hablaban cosas que él no entendía, entonces los saludó levantando la mano, como lo hizo con los arrieros que había encontrado en el camino.

Era un grupo de desertores del Ejercito Federal quienes al verlo le hicieron señas para que se acercara a comer de una pierna de venado que estaban asando en una fogata que les servía también para calentarse del frío de la tarde. Entre los desertores había un joven que fue maestro de escuela antes de entrar al ejército cuyo nombre era Mercedes, quien al ver que Blackman no hablaba ni entendía español empezó a enseñarle las primeras palabras y letras usando como pizarrón el suelo y como lápiz una pequeña vara. Así pasaron algunos días donde Blackman aprendía rápidamente.

Pasados algunos días los desertores hicieron amistad con gente de los pueblos circunvecinos que de vez en cuando visitaban esos poblados: San José y San Miguel de Comondú. Su gente muy amablemente les aconsejaron que se cambiaran de nombre y adoptaran nombres y apellidos del lugar. Algunos lo hicieron, pero Blackman prefirió otro pueblo que se encontraba muy cerca de ahí, rumbo oeste donde encontró aquel paraíso que hoy es el pueblo de La Purísima. Llegó como si fuera un turista extranjero ya que su forma de hablar hacia evidente que no era mexicano.

Pronto pudo integrarse con la gente del pueblo y poniendo en práctica muchos de sus conocimientos fue amasando una gran fortuna siendo un buen partido para las jóvenes casaderas del lugar, pero a él solo una de ellas le interesaba, Loreto. De donde sacó su otro nombre, Loret. Loret Blackman ya teniendo nombre y apellido pide dispensa para casarse con la joven Loreto, por ser extranjero venido de otra parte del mundo se concede la dispensa para casarse sin imponérsele ninguna multa ya que eran personas respetables del lugar. Pasaron algunos años formando un matrimonio aparentemente feliz, ya que no podían tener descendencia, Loreto su esposa enfermó gravemente y fallece.

Otras personas mueren de la misma rara enfermedad echándole la culpa a Blackman de ser el portador de la epidemia ya que sospechaban que había chupado la sangre de quienes habían muerto en el pueblo. Al sentirse completamente solo, Blackman solía sentarse en un banco formado por una piedra plana cerca del mar donde su mirada se perdía en el horizonte, quizás pensando en lo que había dejado del otro lado de aquel inmenso océano.

 Así soñando se quedaba dormido cada día ya que se sentía solo y triste sintiendo el desprecio de todo el pueblo. Una de las tantas tardes que sentado en su banco de piedra quizás soñando en los palacios de su lejano país y en el amor de Loreto que había sido su adoración fue sorprendido por los hombres del pueblo atándolo fuertemente, llevándolo hasta el panteón donde ya los esperaba la gente con un ataúd hecho a la medida donde lo metieron para ser enterrado vivo.


Al poner la tapa de aquel raro ataúd hecho de madera sacada del cardón atada con delgadas correas de cuero, por entre las rusticas tablas quedaban pequeñas separaciones por donde se podía ver el cuerpo de Blackman. Entonces él les dijo ¡ quiero ser sepultado junto a mi esposa ! en la cripta que yo mismo construí, ¡ pero han de saber que dentro de 100 años estaré entre todos ustedes para cobrarme cada una de sus ofensas !- diciendo estas palabras como una maldición para todas aquellas personas.

Fue bajado a la fosa para quedar junto a su esposa, ¡ fue sepultado el vampiro ! decían algunos pero la verdad es que Blackman usando sus poderes de convertirse en animal se convirtió en una delgada serpiente que después de horadar la tierra hace camino por debajo hasta llegar a una laguna de agua dulce donde ahora vive alimentándose de vez en cuando de algún osado que utiliza la laguna para bañarse en sus aguas.

Ya son muchas las victimas que han perdido la vida en ese lugar, principalmente niños y jóvenes los que en esa poza, como ahora la llaman los lugareños, han muerto ahogados jalados por algo desconocido hacia lo mas profundo. Blackman en ocasiones se convierte en humano para visitar la tumba de su amada esposa y la suya donde supuestamente descansan sus restos mortales. Para dejar impecable cada pedazo de la cripta; lo que extraña de esta situación a quienes visitan la tumba abandonada del vampiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario