Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 5 de mayo de 2017

Leyenda del lago Aluminé



El creador del mundo quería que el Sol y la Luna van a gobernar juntos la tierra. Después de un tiempo el Sol no quería compartir más con la Luna, rechazó a la Luna y se enamoró de la Venus. Cuando la Luna vio eso así lloró tanto que sus lagrimas formaron el lago Aluminé que hoy está en Argentina.

Cuentan los viejos más viejos que un día Nguenechen (creador del mundo) decidió que Antu (dios del Sol) y Cuyen (diosa de la Luna) se convirtieran en marido y mujer. Además, les encomendó que - en el nombre de él - reinaran sobre la tierra. Así se los podía ver juntos marchar por el espacio. 

Pero, pasado un tiempo, Antu se cansó de Cuyen. Ésta le reprochó su injusta actitud. Antu reaccionó indignado y le propinó (daba) una trompada (golpe) en la cara. Desde ese momento, él se convirtió en el único astro del día y dueño absoluto del universo, mientras que Cuyen recorre sola su senda (camino) nocturna mostrando las cicatrices de su rostro.

Un día Cuyen, ansiando (con el deseo de) una reconciliación, decidió acelerar su viaje para alcanzar a su amado Antu antes de que éste se ocultara. Pero la diosa de la Luna se encontró con una sorpresa. 

Antu se estaba besando con el lucero (estrella) de la tarde (Venus), de quien se había enamorado. El dolor le provocó un llanto (pena con lagrimas) tan copioso (grande), que las lágrimas formaron el lago Aluminé. Desde ese día, el lago tiene la pureza y la dulzura de Cuyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario