Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 11 de agosto de 2016

La Misteriosa Región Donde los Relojes se Detienen y las Radios No Funcionan

En las entrañas de México, sobre el paralelo 27, latitud Norte, se expande un desierto conocido como Zona del Silencio, en donde -sin explicación científica- las ondas de radio se interrumpen, los relojes enloquecen y las brújulas desorientan.

Es un páramo planetario, 2 mil metros sobre el nivel del mar, sugestivamente situado sobre el paralelo 27, latitud Norte, coincidiendo exactamente con la ubicación del Triángulo de las Bermudas, las cordillera del Himalaya y las Pirámides de Egipto. Un obelisco férreo, de dos metros y medio de altura, se erige, enigmático, señalando la confluencia del lugar con las tres míticas regiones planetarias.

La Zona del Silencio ha sido visitada por muchos científicos de diversas disciplinas, que han constatado la inusitada concurrencia de meteoritos y varios otros fenómenos sin explicación. En determinadas zonas de la región, los relojes enloquecen, las brújulas desorientan y las radios sencillamente no funcionan.

No es que falten sonidos, ruidos o susurros; el nombre Zona del Silencio obedece al fenómeno por el cual las ondas hertzianas de radio no fluyen de modo normal. Es preciso localizar determinadas franjas para poder establecer comunicación, aunque, de cualquier modo, siempre es deficiente. Es la imposibilidad de comunicación con el exterior lo que ha dado nombre al lugar.


El área, habitada por pequeños grupos de entre tres y cuatro casas, separados unos de otros por distancias muy extensas, es un verdadero páramo. Sus piedras, sin contener hierro, ni ningún otro material metálico, son sin embargo magnéticas y atraen los imanes. Se cree que, en la prehistoria, la Zona del Silencio supo formar parte de un inmenso lecho oceánico, lo que explicaría la presencia de abundantes sedimentos marinos y esqueletos de peces y rumiantes fosilizados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario