Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 6 de noviembre de 2012

Lagos y Ríos Apestosos



Así pues, el dios de las tinieblas tenía su sede en un lugar oscuro llamado Hades, o Tártaro, al cual se llegaba atravesando la Laguna Estigia en la barca de Caronte.

Más también había otras aguas, sin duda aguas turbias, ríos y lagos que la mitología clásica asociaba a los dominios y reinos del dios del mundo oscuro.

Esos reinos y dominios de perdición se hallaban surcados por ríos salpicados de lagos, a cual más profundo y apestoso. Cada uno de ellos tenía sus propias peculiaridades y características. En todo caso, basta recordar el extraño río que los antiguos llamaban Flegetón, cuyo caudal estaba compuesto por fuego y rocas que chocaban entre sí, para producir un ruido espantoso. Y qué decir, asimismo, del popular río Arqueronte, cuyas riberas se poblaban de criaturas, desoladas en espera del juicio.

Pero, sobre todo, vale la pena abundar en el conocimiento de la legendaria laguna Estigia, con sus profundidades abismales llenas de misterios y secretos. En sus aguas, la nereida Tetis, ninfa de los mares y los océanos, baño a su hijo Aquiles para hacerlo invulnerable, y lo sujetó del talón. La tradición mítica, no obstante, aclara que este valeroso héroe moriría a consecuencia de una flecha que Paris le clavaría en el único punto vulnerable de su cuerpo, es decir en el talón, desde entonces, se ha incorporado al patrimonio lingüístico de la humanidad una frase cargada de connotaciones, y que todos conocemos: El talón de Aquiles

Las heladas aguas de la laguna Estigia tenían, además, la propiedad de obligar a las deidades a resolver sus posibles conflictos y diferencias sin cometer perjurio. Cuentan las antiguas crónicas que Iris era la encargada de recoger el agua subterránea y transportarla en una jarra de agua hasta el Olimpo. Si lo dioses juraban por el agua de la laguna Estigia” y no cumplían sus promesas, les sobrevendría un cruel castigo; se les privaría del néctar y la ambrosía y durante un largo periodo de tiempo no podrían vivir en el Olimpo.

También se decía que toda pieza metálica, o de cerámica arrojada a la laguna Estigia, se rompía en pedazos y únicamente los cascos de los caballos resistían su efecto destructivo. Además, sus pestilentes aguas exhalaban un hedor venenoso y letal para los mortales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario