Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 6 de noviembre de 2012

El Rapto De Perséfone



Al contrario de lo que ocurría en la Arcadia, aquí en el reino de Hades, las personas sufren castigos sin cuento y su dolor no encuentra consuelo. Por eso nadie quiere estar dentro del Hades más que el tiempo mínimo para cumplir una misión. El rey del mundo subterráneo, no tiene sensibilidad ni se anda con miramientos en su trato con las criaturas o los héroes mortales; hasta raptó a su propia mujer cuando estaba recogiendo flores en el campo y la obligó por la fuerza a casarse con él. La esposa de Hades ciertamente, era Perséfone una hermosa e inocente muchacha que, cuando se encontraba paseando y en compañía de doncellas y amigos, se encontró de repente ante la presencia de Hades que había subido a la superficie de la tierra para observar a las hijas de los mortales y, como se prendara de la muchacha que tenía junto a él, pidió a los padres de de la joven que le permitieran llevársela con él al Hades para hacerla su esposa.

Los padres de Perséfone eran Zeus, dios Rey del Olimpo, y Deméter, la diosa de los campos y de la abundancia de las cosechas. El dios  Rey del Olimpo dios su consentimiento a la boda de Hades y Perséfone, pero Deméter se opuso al casamiento de su hija con el dios del inframundo, por lo que, un día que la joven recogía flores en el campo y jugaba y cantaba con sus damas de compañía y amigos, Hades la raptó sin contemplaciones y se la llevo al mundo subterráneo, al Hades, donde enseguida se casaron.

El relato del mito habla de que fue el bondadoso consejero Euboleo quien le dijo a Deméter cómo había visto a Hades raptar a su hija Persfone.

Según la leyenda Euboleo estaba en un encinar, cuidando una manada de cerdos, de ahí que se le conozca con el nombre de “Euboleo el porquero” cuando un ruido ensordecedor llamó su atención. Observó que el cercano valle, hasta entonces pleno de colorido y belleza, cubierto de tupida hierba que, que cubría de flores silvestres que ahí resaltaban, se comenzó a trocar oscuro y gris. Entonces, vio que la tierra se abría para formar un enorme agujero que crecía por momentos, y que engullía con ansiosa voracidad todo cuanto encontraba a su paso: flores, hierbas, árboles…Hasta la piara de cerdos de Eubuleo se la tragó la tierra.

De su hondura cavernosa surgió como por ensalmo, una reata de negros corceles enganchados, todos ellos, a una carro chirrión conducido por un ser con figura de hombre y de cabeza invisible. Apenas transcurrieron unos instantes y ya las caballerías volvían grupas adentrándose en el oscuro pozo por donde acababan de salir. Pero el carro llevaba una preciada carga que su misterioso conductor sujetaba con fuerza. Se trataba de una muchacha que lloraba y gritaba llamando a su madre. Acababa de tener lugar un hecho mitológico que pasaría a la historia con el nombre de “El rapto de Persfone”.

Euboleo, el unido testigo, sabría más tarde que Hades, el rey de los abismos subterráneos conducía el carro que trasportaba a la desdichada joven Perséfone hasta sus terribles dominios. Y cuando Deméter, madre de la infortunada muchacha, pasó por aquellos lugares buscando a su hija Perséfone, Euboleo le contó cuanto había visto.

Sin perder un instante, Deméter pidió a los dioses del Olimpo que intercedieran ante Hades para que el dios del inframundo le devolviera a su hija. Los dioses se reunieron para dictaminar y, con Zeus a la cabeza, acordaron que Perséfone permaneciera la mitad del año en compañía de su madre Deméter, en la superficie de la tierra.

Cuando Perséfone subía a la tierra empezaba la Primavera, y cuando bajaba al Hades se acababa la estación de las flores, y del estío comenzaba el invierno. De esta manera casa año se renovaba la naturaleza y todas las criaturas que habitaban sobre la superficie de la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario