Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 5 de diciembre de 2017

La Leyenda de las Momias de Guanajuato

La cultura popular de la República Mexicana se distingue por tener miles de crónicas que hablan sobre hechos que han pasado a lo largo del tiempo, pero que a su vez han sido ligeramente cambiados, debido a que fueron transmitidos de generación en generación.

Por si no lo sabes, la ciudad de Guanajuato fue declarada por la Organización de Naciones Unidas como Patrimonio de la humanidad en el año de 1988.

Obviamente que esa designación no solamente se debe al museo de las momias de Guanajuato, sino a que este poblado cuenta con una arquitectura colonial impresionante. Por ejemplo, uno queda encantado al visitar el famosísimo “Callejón del Beso”, sitio en el que supuestamente ocurrió una tragedia parecida a la de Romeo y Julieta.

Volviendo al asunto de las momias, no debemos olvidar de que esta zona geográfica del país se considera como un centro minero. De hecho, los españoles que llegaron en la época de la conquista, se asentaron en los lugares aledaños para poder extraer metales preciosos tales como el oro, para después enviarlos a su territorio.

Hay una leyenda que afirma que muchos de los trabajadores que laboraron en estas minas, fueron sepultados de manera clandestina y no fueron descubiertos hasta que el gobierno municipal decidió llevar a cabo una serie de excavaciones, con el fin de reubicar esos cuerpos sin identificar en un cementerio y así darles “cristiana sepultura”.

Por otro lado, los visitantes de otras latitudes han tomado sus propias ideas sobre las momias y las han trasladado a medios audiovisuales, como es el caso del cine y la televisión. Sobre todo, en películas que corresponden al género del terror.

Lo que intentamos decirte con esto es que no existe un relato único y exclusivo que hable sobre las momias que están en exhibición dentro de los museos, sino que cada persona toma elementos y crea su propia versión del origen de estos cuerpos momificados.

Además de lo anterior, sabemos que luego de 1958, se dejaron de hacer inhumaciones en la capital de Guanajuato, dado que el gobierno dejó de cobrar un impuesto por enterrar a las personas.

No obstante, antes de que las momias fueran puestas en la colección del museo, las personas ya pagaban una cuota, no sólo por verlas, sino por escuchar la historia de las momias de Guanajuato.

Hoy en día se considera a esta colección de restos exhumados como la más importante, no sólo del continente americano, sino de todo el hemisferio occidental.

¿La momia Juanita es originaria de Guanajuato?

He visto que algunas personas dicen que la momia Juanita puede ser vista en el museo que se encuentra en Guanajuato. A pesar de esto, la realidad es que su leyenda nada tiene que ver con la región de Mesoamérica, sino que es una historia que corresponde al imperio inca.

Se dice que “Juanita” formó parte de un sacrificio humano durante un ritual. En el año de 1995, el arqueólogo Johan Reinhard desenterró el cuerpo de la joven. Posteriormente se le hicieron estudios y fue enviada a Estados Unidos, sitio en donde fue exhibida por algún tiempo, hasta que fue donada a Arequipa.

Su importancia histórica reside en el hecho de que ha sido la momia femenina mejor conservada en la región de los Andes. Después de las pruebas del laboratorio se pudo determinar que el cuerpo correspondía a una adolescente de entre trece y quince años de edad.

Su estatura no sobrepasaba 1.60 cm y hasta el momento de su deceso, no había padecido ninguna enfermedad grave. También se supo que no había comido nada por lo menos 24 horas antes de su fallecimiento.

La causa de la muerte se la provoco una hemorragia interna, aunque también se encontró una herida en la zona del cráneo con un diámetro de aproximadamente 5 cm (posiblemente le golpearon la cabeza con un objeto contundente).

Luego de esos estudios, se le hizo una prueba de ADN, en la que se le vinculó con una tribu ancestral originaria de Panamá.

Momias de Guanajuato

De acuerdo con estimaciones de la ciudad de Guanajuato, en el museo hay más de un centenar de ellas. Muchas corresponden a bebés, aunque también hay cuerpos de mujer. Lo que más llama la atención es que un alto porcentaje de estas piezas, aún ostentan su ropa original. Es decir, la vestimenta con la que fueron sepultadas hace más de 100 años.

Otra de las leyendas de las momias de Guanajuato, afirma que en el museo se encuentra la más pequeña en todo el planeta. Se dice que una mujer momificada que fue desenterrada, llevaba en brazos un feto de lo que parecía ser su hijo pequeño.

Al principio, dicha momia de Guanajuato era exhibida tal y como fue desenterrada. Sin embargo, hoy en día las dos piezas se muestran de manera individual. De acuerdo a una investigación que hizo un programa de televisión de Estados Unidos, se pudo determinar que la osamenta de la mujer correspondía a una dama que posiblemente ya pasaba los 40 años de edad. Eso significa que su cuerpo ya no tenía la fuerza necesaria como para soportar un embarazo.

Así que lo más probable es que ese feto, haya sido producto de un aborto espontáneo.

Por si te lo preguntas, déjame comentarte que la pequeña momia mide aproximadamente 20 cm. Durante todo el año, el museo de Guanajuato es visitado por gente de todas las edades. A pesar de ello, uno de los días en los que hay una mayor afluencia, es curiosamente el 10 de mayo; fecha en la que se celebra el día de las madres en México.

El concepto de la leyenda de las momias de Guanajuato en la actualidad

México es un país en donde se le tiene gran devoción a la muerte. De hecho, hay un día específico en el año en donde se conmemora a los muertos. Me refiero al 2 de noviembre día de los muertos. Sin embargo, tomando como referencia la historia de Guanajuato, debo decir que algunas personas que han visitado el museo de las momias dicen que esa exposición no es apta para todos los públicos, principalmente para aquellos visitantes sensibles.

Otro aspecto que es visto por un sector de los turistas como algo “extraño” es que, al salir del museo, cualquier persona puede adquirir un sinfín de objetos o souvenirs relacionados con las momias.

Por ejemplo, hay llaveros, réplicas de las momias, tarros de café e inclusive dulces con forma de esqueleto.

Estoy seguro que nunca habías escuchado esto en ninguna leyenda de Guanajuato, y es que los que se dedican a escribir historias de miedo, muchas veces omiten aspectos endémicos de la zona, ya que sus relatos van encaminados al gran público.

Museo de las Momias de Guanajuato

El origen del museo guarda un toque de misticismo mágico, ya que nos remonta al Panteón Municipal de Santa Paula, camposanto que abrió sus puertas a principios de 1861. Fue en ese lugar en donde se descubrieron los primeros cuerpos que a la postre servirían de inspiración para la historia de las momias de Guanajuato.

Cuatro años más tarde, es decir en julio de 1865, varios enterradores dieron aviso a las autoridades de que habían encontrado una momia. Después de indagar, se determinó que el cuerpo correspondía al doctor Remigio Leroy, un médico francés que fue sepultado en el nicho marcado con el número 214.

Luego de que se recuperaron más cuerpos de este estilo, se tomó la decisión de colocarlos en una especie de museo. Desde luego, las primeras visitas se llevaban a cabo de manera total y absolutamente informal.

Por otra parte, hoy en día la gente que acude a ver la exhibición, es recibida por un vídeo de introducción en donde se explica claramente cuál es la concepción del pueblo mexicano con respecto a la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario