Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 9 de diciembre de 2017

La Iglesia de Zimapan

Hace muchos años se comenzó la construcción de una Iglesia, en el poblado de Zimapan en el estado de Hidalgo, con mucha dedicación los trabajadores doblaban turnos esperando terminar el templo en el menor tiempo posible.

A mitad del trabajo se encontraron con un problema, por alguna extraña razón, cada vez que levantaban las ventanas, amanecían al siguiente día inclinadas. Teniendo que empezar la tarea de nuevo, el proceso se vio estancado, pues cada día realizaban el mismo trabajo. Construían las ventanas rectas, se iban a descansar y las encontraban torcidas.

Cansados de la situación, viendo el pasar de los días sin poder lograr algo concreto, no importaba el método utilizaran para levantar las ventanas, se les acabaron todas la ideas, y seguían encontrándolas chuecas todas las veces. Decidieron quedarse a vigilar, esperando encontrar la causa de tal suceso. Turnándose de uno en uno, pasaron la noche, bajo las ventanas, en cierto momento fueron despertados por el crujir del cemento, que parecía estar siendo aplastado con fuerza, cuando uno de ellos abrió los ojos, miró con asombro, que el mismo Diablo retorcía los marcos de las ventanas, para dejarlas inclinadas, tal como los trabajadores las habían encontrado todos los días.

En un acto de valentía desconocida, los trabajadores no salieron huyendo, se quedaron observando la escena mientras el Diablo les decía –No permitiré que esta Iglesia sea terminada- y se marchaba en medio de la oscuridad dejando las ventanas inclinadas, saboteando así todo el trabajo diario.

Cuando los obreros informaron a sus compañeros la causa, decidieron no ceder a tal chantaje, dejando las ventanas inclinadas, terminaron la construcción de la Iglesia y hoy está de pie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario