Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 3 de abril de 2016

Un Ángel, Salva a Mariela

Mariela nos cuenta: Cuando tenía casi 9 años sufrí un accidente de tránsito. Me atropelló un auto. Como todo niño impulsivo, yo vi que el auto se acercaba, pero a mi comprensión el auto venía lejos. Entonces continúe caminando para cruzar hacia la otra vereda. En ese momento en que lo voy a hacer, que era para hacerle un mandado a mi mamá, ese mismo auto me atropelló. 

Me arrastró 5 cuadras, conmigo debajo del auto. La gente le gritaba al conductor, hasta se le tiraron delante del auto para que se detuviera. Lograron que se detuviera conmigo abajo. Yo sentía que el calor debajo del auto era insoportable, pero no me dolía nada, solo el calor me sofocaba.

Fue ahí donde por primera vez sentí una vos que me decía: “No te muevas, quédate quietita, ya te van a sacar”. Yo me quedé quieta como me lo decía quién me hablaba, alrededor del auto no había nadie, solo yo debajo del auto. Ahí fue cuando empecé a tener fe y me di cuenta que aquella voz había sido la de un ángel que se encargó de protegerme para que no me pasara nada. 

Cuando me sacaron yo estaba como si nada me hubiese pasado nada. Hasta mi mamá pensó que me habían matado, pero sí recuerdo que después de 3 días perdí el conocimiento. Estuve una semana en coma, pero no recuerdo nada de nada, solo que cuando desperté, mis padres estaban a mis pies.


Luego de eso me convertí en una persona más aferrada a Dios, a pesar de mi corta edad mi vida cambio por completo y confió en que así como Dios me protegió a través de ese ángel, él lo hace con muchas otras personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario