Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 1 de abril de 2016

El Ático, Leyenda Paranormal

Había una vez, un hombre que se llama Jacke. Él acababa de comprar una casa situada lejos de la urbanización, en los alrededores de un pequeño bosque, exactamente. Cerca de la casa, había un gran lago en el que se reflejaba el sol todas las mañanas.
Jacke era feliz con su vida, no tenía pareja, pero eso no le importaba, le gustaba vivir solo. Bueno, al menos eso era lo que él creía.

Una noche, sobre las dos o tres de la madrugada, Jacke se despertó al oír un fuerte ruido en el ático de su casa, normalmente, no solía subir allí arriba ya que todas las cosas que el necesitaba se encontraban abajo, pero aquel fuerte ruido le obligó a subir para comprobar si se había caído algún mueble o cualquier otra cosa. En el ático no había luz, era el único lugar de toda la casa en el que no había electricidad.

Subió con una linterna que tenía guardada en su habitación, al hacerlo, no vio nada sospechoso y volvió a la cama aunque un poco intranquilo después aquel extraño incidente.

A la mañana siguiente, desayunó e hizo su rutina diaria. Jacke trabajaba de oficinista en una sede de edificios muy importante, se tomaba muy en serio su trabajo. Después de vestirse y desayunar, buscó su reloj de pulsera que tanto le gustaba. No estaba en la mesita de su habitación, él siempre solía dejarlo allí, pero ésta vez su preciado reloj estaba bajo la cama, qué extraño se dijo a si mismo.

Olvidando lo que había pasado, salió de casa y se fue directo a trabajar, el camino hasta la ciudad era un poco largo, pero eso no le importaba, le gustaba sentir el ambiente de la naturaleza mientras paseaba por el bosque.

Cuando llegó a la oficina, el jefe le regañó extrañado por haber llegado tarde, puesto que Jacke siempre llegaba puntual a su trabajo. Jacke miró su reloj y se dio cuenta de que estaba atrasado una hora menos, cómo si alguien hubiera cambiado la hora manualmente.

Salió del trabajo agotado, casi había llegado a casa, cuando de pronto, entre los árboles y matorrales del bosque que conducía hasta su casa, un escalofrío recorrió todo su cuerpo al mirar el perfil de su casa, y ver una luz que se reflejaba en la ventana del ático. ¿Estaba frente a un suceso paranormal o simplemente estas alucinaciones eran fruto de su soledad y exceso de trabajo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada