Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 7 de enero de 2013

Solvástika y el Símbolo de la Horca


En un apartado lugar de la tierra, no hace mucho tiempo, existió una isla en la que unas gentes sencillas adoraban un curioso símbolo llamado Solvástika.  El origen de esta veneración, así como la procedencia del símbolo mismo, parece habérsenos perdido en la noche de los tiempos. Algunos postulaban que Solvástika era un antiguo símbolo superviviente de las culturas que habitaron el planeta antes de la Gran Guerra, cuando todavía el hombre solía usar unos papelitos verdes o rojos como medio de intercambio.  Otros creían que había sido un símbolo creado por los primeros habitantes de la Isla para reverenciar al Sol, padre de todas las bienaventuranzas.  Después de todo, el parecido de la Solvástika con el Sol siempre supuso mucho más que una formal coincidencia en el nombre.  El símbolo parecía imitar la rueda solar en su clásico desplazamiento anual y era evidente que el prefijo “Sol” hacía referencia a esta mismísima estrella, que no se cansaba de iluminarnos con su luz, y dotar de vida a todas las cosas del planeta.
De cualquier forma, lo cierto es que en algún momento de la historia de la isla la gente dejó de adorar este símbolo y lo reemplazó por otro no menos curioso ícono religioso, el símbolo de la Horca.  Cuenta una vieja leyenda que el origen del símbolo de la Horca está ligado a la historia de un oscuro proceso judicial.  En tiempos de antes de la Gran Guerra, cuando Poma ya no era lo que solía ser, una gran cantidad de bocones, profetas y charlatanes arribaron al gran Imperio.  Con ellos llegó una suerte de intranquilidad y desconcierto social que provocó más de algún disturbio.  Nada, en todo caso, que hiciera tambalear al ya debilitado Imperio.  Los pequeños desórdenes y alborotos eran siempre controlados y tratados como meros asuntos de policía local; aunque ciertamente la suma de todos estos pequeños jaleos generaban una molestia no menor para las autoridades del Estado.  Uno de estos alborotadores y delincuentillos, que disfrazaba todo su resentimiento contra el orden establecido en la forma de una nueva doctrina, fue quien dio origen a la veneración del símbolo de la Horca. Su nombre, según cuenta la leyenda -aunque nada de esto podemos precisar- era Yesús, oriundo de una ciudad hoy desaparecida, llamada Nataret, un lugar perdido en el continente allende Solvástika[1]. Yesús de Nataret era, como todos los bocones y charlatanes de aquellos días, un inconformista de su tiempo, un hombre reñido con las leyes y las instituciones de su época.  Se dice que habría tenido muchos seguidores (nada de esto, no obstante, se ha podido comprobar) y que habría predicado sin ambages una doctrina del amor y de la paz universales.  A nosotros, por cierto, nos es muy difícil corroborar estas informaciones; aunque algunas de ellas nos resultan menos inverosímiles que otras.  Por ejemplo, el asunto de si predicó o no una doctrina del amor y de la paz universal nos resulta plausible de creer, pues no entraña ninguna novedad.  Se sabe que hacia finales de la época que precedió a la Gran Guerra la gente solía alucinar con este tipo de supercherías reblandecedoras: doctrinas del amor y de la paz se vendían como el pan caliente en verano y, por cierto, siempre había lugar para que algún nuevo bocón la reinterpretara a su gusto.  El éxito de estas doctrinas yacía en la simplicidad de sus premisas, siempre tan ad-hoc a la particular inteligencia del pueblo.  Jamás contenían cosas que superaran en complejidad enunciados tales como ‘el cielo es azul’ o el ‘agua moja’.  Y siempre se daban vueltas entre tres o cuatro ideas, las que combinadas ingeniosamente dejaban la impresión de estar en frente de una nueva doctrina.  En ello yacía el secreto de su éxito.  ‘Azul es el cielo’ o ‘el cielo azul es’ podían ser variantes interesantísimas de las nuevas proposiciones, para las que la gente siempre estaba bien predispuesta y llana.   Pero, como ya dijimos, nunca iban más allá de esto[2].  Por ello, no resulta difícil aceptar que este Yesús de Nataret haya predicado, también, doctrinas del amor y la paz del tipo ‘el cielo es azul’ o ‘el agua moja’.  Lo que no queda nada claro, eso sí, y cabe, por tanto, explicarlo en estas hojas, son las circunstancias de su muerte, la cual habría dado origen a la veneración del símbolo de la Horca.
Lo primero que hay que subrayar, al respecto, es que antes de la venida de este predicador, la Horca no constituía un símbolo, en lo absoluto, de nada.  Pero, si se la hubiera usado como símbolo de algo, no nos asiste la menor duda de que habría sido utilizada como un símbolo del horror y la vergüenza. Y esto es porque la Horca, en cuanto es un instrumento al servicio de la muerte, no puede menos que ser un símbolo portador de energías negativas.  La muerte en la Horca era sinónimo de vergüenza y deshonor; y estaba reservada únicamente a los criminales de la más baja ralea.  No estará nunca demás insistir, por tanto, en el tipo de persona que tiene que haber sido este Yesús de Nataret: si su ignominiosa muerte acaeció en la Horca, nos queda bien establecido la opinión que sus contemporáneos tuvieron que haberse formado de él.
Ahora bien, Yesús de Nataret fue juzgado por un bizarro tribunal de la época conocido como el Satedrín. Algunos dicen que este tribunal había sido fundado por un antiguo patriarca del pueblo de Yesús, un tal Satén o Satán, líder religioso de una época que nos es difícil precisar.  Fue en honor de este personaje que el tribunal se llamaba Satedrín, (Satadrín o Satandrín según otras variantes de la misma).  En todo caso, para lo que nos importa decir aquí, bástenos con afirmar que Yesús de Nataret fue juzgado por este Tribunal y condenado a morir como un criminal cualquiera (es decir, sin dignidad alguna) en la Horca.  A partir de este momento, ese instrumento de la muerte que es la Horca, pasó a convertirse en un ícono de la esperanza en una vida futura.
Muchas cosas son las que se pueden referir sobre este asunto.  Lo primero es que, pese a la trivialidad de la historia y los hechos que acompañan a la vida y muerte de este oscuro delincuentillo, no ha podido hallarse ningún documento, salvo los escritos por sus propios seguidores, que pruebe, en algún modo, su existencia.  Y cuando decimos que no se ha encontrado ningún documento lo que queremos decir es precisamente eso: NINGÚN DOCUMENTO.  Cosa rara, por decir lo menos, sobre este curiosísimo personaje. Sobre todo, si se toma en cuenta que los cuatro escritos redactados por sus seguidores -y que son, en todo caso, los únicos que refieren su hipotética existencia- nos hablan de él como si se tratase de un gran personaje de su tiempo, de alguien que habría estado en conexión con las más altas esferas del poder y cuya presencia, en los noticiarios de la época, no habría dado lugar a duda alguna sobre su existencia.  Cuesta creer, por tanto, que una humanidad como la de aquellos días, con capacidad de poner por escrito hasta los hechos más triviales de su época, no haya sido capaz de redactar SIQUIERA UNA LÍNEA sobre la vida y la obra de este supuesto magnánimo personaje.  Razón suficiente y legítima, por tanto, para dudar de la real existencia de este adalid de esclavos (que es la opinión que nos hemos formado, en todo caso, de este Yesús de Nataret).  Pero leyenda o no, lo cierto es que hubo un tiempo, entre nosotros, que duró un poco más de dos mil años, en la que los hombres adoraron la Horca como símbolo de redención, ignorando casi por completo el espurio origen del significado de la veneración de este símbolo.
Yesús de Nataret había sido un carpintero de oficio de origen tullido.  Los tullidos eran una tribu de las tierras allende Solvástika que se habían caracterizado por su notable predisposición a la porfía, el resentimiento, la envidia, el pillaje, la truculencia, la intriga, la desconfianza, la deshonestidad, la trampa y el engaño.  Vivían quejándose y lamentándose todo el tiempo por todo; y no perdían jamás ocasión de dar muestras excesivas de su marcada actitud lastimera, pedigüeña, avara y usurera.  Les encantaba hacerse las víctimas por todo, aunque en realidad les sentaba mejor el papel de victimarios.  Pero el caso es que victimizarse les había dado, en toda época, grandes dividendos; y por ello privilegiaban este modo de ser con gran versatilidad.  En la época que los historiadores coinciden en llamar época de la globalización, unos seis o siete siglos antes de la última Gran Guerra, se dice que los tullidos habían logrado convencer a la humanidad entera de ser las pobres víctimas de la acción criminal de un pueblo de las tierras del norte, quienes sin motivo racional alguno, se habrían despachado para el otro mundo a un total de seis millones de tullidos, por los medios más increíbles que quepa imaginar.  Y aunque nunca pudo hallarse prueba objetiva alguna de este colosal acontecimiento, los tullidos habían logrado hipnotizar a toda la humanidad con el mito de los seis millones de tullidos muertos.  Por cierto que esa victimización consciente, de la que tanto se hablaba en aquellos días, les había traído los más grandes dividendos de la historia.  Por de pronto, con ello se habían agenciado, para sí mismos, la formación de un prodigioso Estado, en unas tierras que habían pertenecido por siglos a otro pueblo.  Lograron hacer que el país del norte, a quienes sindicaban como los responsables del Holocuento (que esta era la forma como llamaban al mito de los seis millones de tullidos muertos) pagara cifras de dinero exorbitantes de reparación por los supuestos crímenes de guerra, a esta nueva nación de los tullidos, que, en todo caso, ni siquiera habían combatido en este conflicto.  Merced a las intrigas de siempre, lograron filtrar la casi totalidad de los gobiernos de los países más poderosos del mundo, explotando hasta la saciedad el mito de los seis millones de tullidos muertos, y haciéndose por ello un país inmensamente rico.
El nombre real de esta tribu de intrigantes se nos ha extraviado del todo.  Pero algunas fuentes que hemos podido consultar, no sin dificultades, nos llevan a determinar que los tullidos, en aquellos días del mito de los seis millones –época que los historiadores han convenido en llamar, como ya dijimos, era de la globalización (otros, por razones que no cabe explicar aquí, la han preferido llamar ‘época de la holiwudisación’)- eran ampliamente conocidos como ‘Tullidos’ (de donde viene tuyudidos, tullididos, tullidos), nombre que les habría sido dado en honor de Yudá, un mago negro de épocas todavía más lejanas, y por tanto, de tiempos más difíciles de precisar.  Yesús de Nataret, el ahorcado, habría sido entonces un Yudío, un nariz de anzuelo, o langanasú (nariz larga), como le habrían llamado los pomanos.  Aunque esta historia tampoco queda clara y cabe hacer aquí también algunas precisiones.
Los pomanos, como todo el mundo sabe, fueron aquel maravilloso pueblo que salvó a la humanidad de la decadencia a la que le había conducido la globalización.  Por esa razón, los Tullidos, a quienes los pomanos llamaban longanasú (narices largas), les habían odiado y envidiado todo el tiempo.  Se sabe que la globalización había sido una creación tullida impuesta a la humanidad por medio de ese otro curioso invento llamado ‘economía’ (invento que en los días de la globalización era sinónimo de un endeudamiento y esclavitud atroz per secula seculorum.  No sólo los Estados se endeudaban: todo el mundo, hasta el más insignificante hijo de vecino vivía endeudado).  Los pomanos habían acabado de un plumazo con esta esclavitud tiránica que suponía la globalización. Y por ello se habían granjeado el odio eterno de los tullidos (que eran, en todo caso, los únicos que se habían beneficiado de la esclavitud económica que generaba el sistema de la neoliberalización –variante eufemística con la que algunos se referían a la globalización).  Es por esta misma razón que los tullidos se dedicaron, a partir de entonces, a esparcir hasta la saciedad, toda clase de conjuros y maleficios contra los pomanos, sin obtener, por cierto, resultado alguno.  Los pomanos, en realidad, vivían como si los tullidos no existieran.  De vez en cuando, eso sí, reparaban en lo extraño que era este pueblo.  Pero, en general, no le daban mucha importancia.  Como buenas gentes que eran les habían perdonado todo cuanto habían hecho sufrir a la humanidad entera con su maldito sistema económico.  Pero ello no les impedía tener clara cuenta acerca de quiénes eran, en verdad, estos tullidos.  La mayor parte del tiempo, los consideraban más bien como un pueblo molesto, al modo como puede llegar a ser molesto, para cualquiera, una comezón en la espalda, o una piedrecilla en el zapato, o una mosca revoloteando alrededor de uno a la hora del almuerzo.  Pero fuera de esto no les daban mayor importancia, y los dejaban vivir tranquilos, a cambio, únicamente, de que cumplieran sus compromisos económicos con el Imperio –porque demás está decir que en los días en que los pomanos tomaron contacto con los tullidos, Poma ya era un Imperio.
Para los tullidos, en cambio, los pomanos eran el pan corriente de cada día.  No había otra cosa que les importara más que los pomanos.  Se obsesionaban con ellos noche y día.  Y les prometían las penas del infierno.  Por ello, cuando en medio del éxtasis revanchista, apareció este Yesús de Nataret predicando la paz y el amor incluso para con los pomanos, los tullidos hirvieron en sangre a un punto tal de absoluta ebullición.  No dudaron entonces en hacer con este nuevo bocón aparecido, lo mismo que unos años antes habían hecho con Jan, el tatuísta (llamado así porque predicaba una extraña doctrina a las orillas del río Jodán o Nomejodán[3], donde se sentaba en una cómoda silla de playa y se las dedicaba el día entero a tatuar a todo tipo de hippies, marihuaneros, pacifistas y cuanta mierda miserable excéntrica, llegada de todas parte del planeta, se le acercara).  Este tatuísta había sido, lo mismo que el ahorcado (esto es, Yesús de Nataret), un bocón de moda en esos días.  Pero a diferencia de este último, la cizaña tullida en contra de él, había decretado para el tatuísta una muerte muy distinta –pero no por ello menos horrible que la que decretarían después contra el ahorcado-.  Contra el tatuísta el método para acallarlo consistió en cortarle la cabeza.   Lo cierto es que cuando apareció Yesús en la escena pública de los tullidos, a juzgar por los relatos que nos llegan de los cuatro evantrampistas (llamados así por su curiosa obstinación e inclinación a hacer trampas: uno de ellos, incluso, habría comenzado su vida adulta como recaudador de impuestos para los pomanos), a juzgar por el relato de estos evantrampistas, digo, -que, en todo caso, son los únicos que existen- Yesús de Nataret habría provocado tal escándalo entre sus congéneres, por boconear la paz y el amor a todo el mundo, incluso a los pomanos, que no habría dejado de llamar la atención de los miembros del Satedrín –o Satandrín (hay fuentes que señalan que los miembros de este consejo habrían sido llamados también Satandrines o malandrines)- quienes no perdieron su tiempo y lo enjuiciaron por blasfemia, condenándole a morir en la Horca.
Ahora bien, como en aquel entonces Istael (que éste era el nombre que le daban los tullidos a su Estado) era una provincia pomana, y los tullidos no podían gobernarse por sí solos –y en consecuencia, no podían ejecutoriar ninguna condena emanada del Satedrín (que a efectos prácticos, pesaba menos que una hoja echada al viento para los pomanos)- los tullidos llevaron el caso de Yesús a un tribunal de Poma y lo rodearon, como siempre, de una cantidad considerable de intrigas. Se trataba de hacer que los pomanos hallaran a Yesús culpable de traición a Poma: tarea nada fácil de conseguir, pues Yesús había boconeado abiertamente el amor a los mismísimos pomanos. Pero acostumbrados como estaban los tullidos a tramar intrigas de toda índole y habiendo desarrollado la habilidad del verbo fácil y la capacidad de razonamiento intrincado, típico de las naturalezas rastreras, no les costó mucho poner las cosas de un tal modo que, lo que un principio era, a ojos vistas de cualquiera, lealtad, ahora podía ser visto como traición.  Y es que el espíritu del pomano, práctico y sencillo como era, no podía fácilmente contra los intrincados razonamientos y silogismos de la mente abstrusa de los tullidos; y terminaron, por ello, rindiéndose dócilmente, como siempre, a una lógica que contradecía el más elemental sentido común.  Y es que los tullidos eran expertos en dar vueltas las cosas, en poner todo patas para arriba.  Su ámbito natural -el dominio en el que más cómodamente se movían- era la mente y los frutos monstruosos de la mente (el silogismo incluido entre ellos).  El mismo Yesús de Nataret había sido una clara muestra de cómo, a través de unos pocos razonamientos intrincados y enrevesados hasta la aparente simplicidad, un toro podía terminar siendo una vaca, o un perro podía terminar siendo un pez.  Con su natural habilidad para los juegos mentales y la abstracción -que a los tullidos parecía venirles de su prolongado trato con el comercio y las transacciones de toda índole- los miembros de esta raza no tuvieron mayor dificultad para convencer al procurador pomano de la culpabilidad de Yesús y a éste no le quedó más remedio que condenarlo a morir ahorcado, por razones que, en el fondo de su alma, su sencillez le impedía comprender.  Fue así como Yesús fue ahorcado un viernes por la mañana, en presencia de unos cuantos pocos seguidores, a los que, según se dice, les habría prometido regresar.  Con la muerte ignominiosa de Yesús en la Horca se inicia la historia de cómo, este horripilante instrumento de la muerte, acabaría finalmente por desplazar a la Solvástika como ícono religioso de los solvastikanianos.
La historia es más o menos como sigue.  Una vez que Yesús desapareció forzosamente de la escena pública de Istael, los tullidos se dieron a la tarea de perseguir a sus discípulos.  Y aunque éstos eran pocos e insignificantes los tullidos pensaban que no había que darles tregua.  Les acosarían implacablemente, del mismo modo que ya antes habían perseguido a los seguidores del tatuísta, y en general, a todo aquel que no pensara como ellos.  Los tullidos eran rígidos y pérfidos, y se enseñaban con todo aquel que osara desafiarlos.  Por ello, aunque los seguidores del ahorcado –conocidos también como ahorquistas[4]- eran pocos, igual había que perseguirlos, pues nadie que osara desafiar a Istael debía quedar sin castigo.  Para esto, los tullidos se sirvieron de la ayuda de un soplón de primera, uno de los más cualificados agentes para el espionaje y el contraespionaje, un tal Zaulo de Farso[5], conocido mejor por su alias como el apóstol Dablo, o Diablo (no podemos garantizar aquí tampoco la exactitud del nombre).  Este pillo, sujeto de la peor ralea y salido de la más pútrida cloaca, oficiaba de agente secreto para los tullidos, esto es, de soplón a sueldo del Estado (un verdadero delator profesional).  La traición era el dominio en el que mejor se movía. Su tarea era filtrarse entre los grupos subversivos de la época y practicar la delación.  Se cuenta que entre todos los soplones del Estado no había ninguno más diligente que él.  Algunos piensan que su enconamiento en delatar le producía tal placer que sólo podía atribuírsele a un profundo instinto de maldad.  Zaulo de Farso era implacablemente cruel contra quienes dirigía su cizaña y fue por ello que se le encomendó la infiltración de uno de los grupos más molestos de esos días: los ya conocidos ahorquistas.  Zaulo comenzó su persecución de los ahorquistas de un modo implacable.  Pero he aquí que un día se le dio vuelta el paraguas y terminó por convertirse en el más resuelto de los ahorquistas.  ¿Cómo fue que sucedió esto?  La historia oficial cuenta que cuando Zaulo fue enviado a la isla de Solvástika a perseguir ahorquistas una luz le encegueció y le habló de esta forma: “Zaulo, le habría dicho la voz, ¿por qué me persigues?”.  Entonces Zaulo reconoció al instante que esa voz era la voz del ahorcado.  Poco importó entonces, a quienes escrutaron ese hecho, saber que Zaulo no había visto jamás en persona al ahorcado.  De tal modo que, si no le había visto ni escuchado ¿cómo podía saber que era el ahorcado quien le hablaba?  Lo cierto es que nunca se molestaron en aclarar esta cuestión y tan pronto como Zaulo recuperó su vista (a los tres días después de sucedido el hecho que relatamos) dejó de ser un perseguidor de ahorquitas y se convirtió en el más entusiasta seguidor del ahorcado.  Esto es, por lo menos, lo que cuenta la historia oficial.  Pero no es esta la única versión que existe de estos hechos.  Nuestras fuentes nos llevan a considerar, también, la otra versión de esta historia, ampliamente difundida entre nosotros desde que los hileristas, seguidores de un sabio guerrero de nuestros tiempos llamado Hiler, redescubrieran el valor y el símbolo de la Solvástika.  Esta es la otra versión de estos hechos.  Se sabe que cuando los ahorquistas, todos ellos de raza tullida, emigraron del continente a la isla de Solvástika, tuvieron mucha aceptación entre los nativos, quienes les acogieron en sus casas y asimilaron algunas de las ideas de su nueva doctrina.  Como no existía en Solvástika la pena de muerte por ahorcamiento los solvastikanianos no asociaron, en principio, el símbolo de la Horca con nada malo.  Intuitivamente algunos, eso sí, lo encontraron un poco estrafalario.  Pero prontamente no hubo ningún solvastikaniano que dudara en lo absoluto de sus nuevos huéspedes, los ahorquistas.  Y es que los nativos de Solvástika eran gentes sencillas, amables, confiadas; limpios de corazón y de espíritu.  Con el tiempo, incluso, hubo algunos solvastikanianos que terminaron por convertirse a la religión del ahorcado: en ellos yace el comienzo de la tragedia que vendrá después.  Cuando llegó al continente la noticia de que los ahorquistas estaban teniendo éxito en Solvástika, el jefe del Satedrín, un tal Kaipás Malandrín, no dudo en planear una nueva intriga para sacar provecho de esta situación.  “Si los solvastikanianos eran gentes tan simples y crédulas como parecen ser -pensó el jefe del Satedrín- quizá sea mejor irse donde ellos e instalarse a vivir allí”  Después de todo, ya nada podían hacer contra los pomanos; en cambio, los solvastikanianos ignoraban en absoluto cómo eran ellos, y dada su particular tendencia a confiar, resultaban ser un blanco perfecto para un nuevo engaño.  Fue entonces cuando Kaipás Malandrín ideó su malévolo plan.  Hizo venir a palacio al más pérfido de sus delatores, el ya conocido por nosotros Zaulo de Farso.  Y le dijo: “Quiero que vayas a Solvástika, la isla, y que te hagas pasar por ahorquista, y que prediques allí las mismas supercherías del ahorcado.  Quiero que todo el mundo en esas tierras se convenza de que tú eres el más entusiasta de los seguidores de ese farsante.  Y ya para cuando eso haya sucedido comenzarás a emborrachar la perdiz de los solvastikanianos, contando verdades a medias, mezclando mentiras con verdad, debilitando en todo su carácter y su moral.  Difundirás como si hubiese salido de la boca del ahorcado una nueva doctrina, una doctrina nuestra dirigida para ellos, con el objeto de debilitarlos y convertirlos fácilmente a nuestro antiguo evangelio, el de la usurocracia, que tantos dividendos nos trajo antiguamente, en la época de la globalización neoliberalista, cuando gobernábamos sin contrapeso el mundo, gracias a nuestros bancos, nuestra prensa, nuestra amada holiwud; y nuestro más amado aún sistema financista.  Se sabe que los solvastikanianos son gente sencilla y simple, pero también un poco duros de carácter, y apegados sobre manera a la tradición y a sus costumbres.  Pues bien, todo lo que prediques en nombre del ahorcado tiene que tener por objeto debilitar sus costumbres y su carácter.  Deberás ingeniártelas para que en lugar de la tradición amen los cambios.  Para ello promoverás una nueva ideología que llamarás ‘Revolución’.  Y la pintarás con los más vistosos colores, de tal manera que se vuelva atractiva a las masas del pueblo, que nunca entienden mucho de nada, y que siempre se dejan llevar únicamente por las impresiones, por aquello que ataca al gusto y al sentimiento.  Deberás hacer por tanto que la Revolución sea más atractiva que la Tradición; y para ello identificarás la revolución con el pueblo, y la tradición con los amos.  Así nos será más fácil debilitarlos y controlarlos.  Y por sobre todo, debes barrer con sus antiguos símbolos; de ese modo, tras unas tres o cuatro generaciones, ya no poseerán inconsciente colectivo alguno desde el que generar resistencias intuitivas hacia nosotros, cuando ya comience a hacérseles patente que les dominamos.  Debes cortar de raíz los símbolos que lo unen a sus costumbres y a sus tradiciones, y debes reemplazarlas por símbolos que fabriquemos especialmente para ellos.  De ese modo, y aunque en un principio no le hallen significado alguno, nuestros íconos terminarán por neutralizar y bloquear toda su vinculación existencial, cósmica e inconsciente con lo que eran sus arquetipos antiguos.  Nuestra historia patria devendrá su historia nacional, y nuestros patriarcas se convertirán en sus héroes.  Así, cuando nosotros decidamos irnos para allá, nos será más fácil instalarnos y comenzar de a poco a dominar a los solvastikanianos”.  De esa suerte fue que habló el jefe del Satedrín y Zaulo de Farso le obedeció al pie de la letra.  En el camino a Solvástika se convirtió al ahorquismo a través del truco que referimos más arriba. Predicó incansablemente en nombre del ahorcado una nueva doctrina que no le costó mucho recrear, pues las supercherías del carpintero de Nataret eran ya, de por sí, ampliamente debilitantes. Logró expandir por toda la isla las nuevas supersticiones, hasta que llegó el día en que el mismísimo rey de Solvástika se convirtió al ahorquismo.  Este rey, célebre por su estupidez (la cual, según se dice, era comparable en grados únicamente con su crueldad), fue quien terminó por completar la obra encomendada, siglos antes, a Zaulo de Farso.  Su nombre era Tontantino (llamado así por lo profundamente tonto que era), y fue, en los hechos, el verdadero creador del símbolo de la Horca.  Cuenta la leyenda que la noche previa a una batalla decisiva por el trono de Solvástika Tontantino tuvo un sueño.  En él vio una gran Horca y bajo ella la inscripción: “Bajo este signo vencerás”.  Bastó únicamente esa sujeción onírica para que Tontantino, acrítico como era, se convirtiera al ahorquismo e impusiera en todo la isla la moda de llevar colgado al cuello un collar con una Horca como símbolo de su adhesión a la nueva doctrina.  Los solvastikanianos, en realidad, temerosos del nuevo rey –pues sabido es que era cruel en una proporción similar a su tontera- se mandaron a hacer collares con símbolos de horcas por montones.  Y no faltó aquel que para congraciarse todavía más con el nuevo jefe de gobierno mandó a construir una Horca en el antejardín de su casa, de la que hizo colgar el maniquí de yeso de un ahorcado, en honor del mismísimo Yesús.  Con el tiempo se olvidó el temor y las horcas fueron llevadas por costumbres entre las solvastikanianos, como si se tratase de un nuevo símbolo redentor.  Tontantino, entonces, prohibió para siempre el símbolo de la Solvástika y la religión que le era afín.  A partir de entonces, todos en la isla deberían convertirse al ahorquismo.
Pero llegó un día en que un joven príncipe se opuso a la nueva doctrina.  Su nombre era Tuliano, conocido también como el apostata, por su ímpetu de renegado contra el ahorquismo.  Tuliano había comenzado su carrera como un bravo general al servicio de Solvástika.  Y fue en nombre de esta tierra que marchó a Poma a combatir a los Pleteyos, en los días de la Gran Guerra.  Fue en Poma que se enteró del verdadero significado de la Horca, y de la real naturaleza de los padres del ahorquismo.  Ya cuando la guerra terminó y Tuliano tuvo que volver a Solvástika se propuso extirpar de su tierra el maleficio que había caído con la llegada de los ahorquistas.  Lo primero que hizo fue confrontar el nuevo ícono de la religión ahorquista con el antiguo símbolo que había dado origen a la Solvástika.  Escribió un tratado que difundió por toda la isla.  En él resumía en unos pocos puntos las profundas diferencias que existían entre los dos símbolos en cuestión. Nosotros reproduciremos aquí las más significativas diferencias planteadas por Tuliano, conforme se nos impone por los asuntos que estamos narrando en estas líneas.  Las discrepancias entre el símbolo de la Solvástika y el símbolo de la Horca pueden resumirse, siguiendo a Tuliano, del modo que sigue:
1.      La Solvástika es un símbolo de la vida, mientras que la Horca representa la muerte. Tuliano justificó esto diciendo que la Solvástika, en la medida que representa al Sol y el Sol es el astro dador de vida por antonomasia, ella misma es un símbolo de la vida.  En cambio, la Horca, al ser en los hechos un instrumento al servicio de la muerte, no podía menos que representarla en su funcionamiento más patético, el que prescribe la muerte de los criminales más abominables.
2.      Al ser un símbolo de la vida, la Solvástika es también un símbolo de la buena fortuna y usado para promover las buenas vibraciones.  Esto le viene de su carácter fértil, pues la fertilidad es una de las características de la vida.  La Horca, en cambio, al ser un símbolo de la muerte, no podía menos que acarrear malas vibras y  ser, en todo, un ícono de la mala fortuna.  Nada bueno podía esperarse de un símbolo así.  Se sabe que hasta muy entrado el presente siglo los tullidos todavía lo usaban para proferir todo tipo de conjuros y maleficios.
3.      La Solvástika, al semejar con sus cuatro brazos el movimiento del Sol a través de las cuatro estaciones del año, era claramente un símbolo de fertilidad que llamaba a las buenas cosechas.  La horca, en cambio, al semejar a la muerte, sólo podía representar, en este sentido, la esterilidad y la petrificación.
4.      Al imitar la vida y llamar las buenas vibraciones la Solvástika despertaba el lado luminoso de la vida psíquica y lo potenciaba creativamente.  La Horca, en cambio, al ser un símbolo del horror, sólo podía incitar el lado sádico de la vida anímica, e inconscientemente llamar la atención, precisamente, de las gentes que, por su torcida naturaleza, tienen mayor predisposición hacia el delito, la crueldad y la truculencia.
5.      La Solvástika, al estar del lado de la vida, enriquecía a los individuos que vivían bajo sus auspicios, haciéndolos mejores personas, y dotando sus existencias de un sentido del acontecer que tomaba a la naturaleza como paradigma.  La Horca, en cambio, al ser un símbolo al servicio de la muerte y de claras connotaciones negativas, sólo podía echar a perder a las personas, hundiendo sus existencias en irracionalismo, faltas de sentido, caos anímico, y toda clase de desórdenes mentales y afectivos.
Cabe destacar también que la Solvástika era un símbolo natural, en tanto que la Horca era un invento humano creado originalmente para acabar con la vida de los criminales, parias, y delincuentes de la peor ralea.  Pero lo que es todavía más curioso, señalaba Tuliano, es que las gentes que comenzaban a guiar sus vidas por el símbolo de la Horca perdían toda conexión natural con su mundo interior.  Se volvían sujetos sin almas, sin espíritu.  Todo en ellos era ligereza y penosa mediocridad.  Se echaban a perder como personas.  Y ya no tenían la riqueza psíquica que solían tener.  Estaban, además, como estupidizados e hipnotizados por el nuevo símbolo; como si una especie de magia negra se hubiese llevado a cabo, a través de la Horca, en contra de ellos.  La gente ya no sólo colgaba a sus cuellos collares de Horcas con figuras de ahorcados hechos de los más finos y curiosos materiales, sino que también los antejardines y los livings de las casas se llenaron de Horcas con figuras de sujetos ahorcados.  Imagínense cuál fue la sorpresa de Tuliano el día que visitó a uno de sus antiguos amigos que se había convertido al ahorquismo.  Entró en su casa, y para su sorpresa, vio una enorme escultura tallada en bronce, de un tipo colgado de una cuerda de acero atada a la viga de un techo, con una expresión de dolor en el rostro, que sólo podía despertar en uno, los sentimientos más horripilantes.  Como esa figura en la casa del amigo de Tuliano, cientos de otras imágenes, retratos, esculturas, maniquíes, muñecos, etc., de sujetos colgando con una soga atada al cuello, hallábanse por todas partes en Solvástika.  En las plazas, en los antejardines de las casas, en los livings, en las habitaciones personales, en el cuello de las personas al modo de collares, etc.  El símbolo de la Horca se había vuelto omnipresente.  Estaba por todas partes.  ¿Cómo podía ser posible, se preguntaba Tualiano, que siendo la Horca un símbolo tan manifiestamente maléfico, hubiera gente que lo reverenciara como si se tratase de lo contrario?  De hecho, en los días de Tuliano, se habían puesto de moda unas películas llamadas de vampiros, donde los villanos eran sujetos venidos del otro mundo, que para subsistir precisaban de succionar la sangre humana.  El carácter maligno de estos sujetos quedaba atestiguado por el hecho de que eran criaturas de la noche que no toleraban la luz del día.  Pues bien, en estas películas se mostraba un curioso modo de combatirlos: la gente les ponía el símbolo de la Horca enfrente y lograba con ello alejarlos.  Esto no podía resultar más extraño al gusto y paladar exigente de Tuliano.  Si los vampiros eran seres maléficos, ¿cómo es que podía combatírselos exhibiendo un símbolo igualmente maligno como ellos?  Antes bien, hubiera hecho sentido que se los derrotara mostrándoles una Solvástika, que éste era por naturaleza un símbolo de la luz y de la bienaventuranza.  Pero no una Horca, que era un símbolo igualmente diabólico como los vampiros que pretendía alejar.  ¿Cómo  podía suceder que la gente no se diera cuenta de algo que era tan evidente?  Tuliano caviló y caviló, entonces, por días y semanas enteras, hasta que logró dar con una respuesta.  Los Solvastikanianos tenían que estar siendo hipnotizados.  El ícono de la Horca no sólo era un símbolo del horror, era también un instrumento de magia negra.  Apoyado por otro no menos curioso invento llamado Tonteravisión, un antiguo aparato ridículo que se había puesto nuevamente de moda en los días de Tuliano, los solvastikanianos estaban siendo manipulados e hipnotizados por un poder invisible.  A través de la Tonteravisión se les cortaba el circuito del pensamiento; y por medio de la Horca se les hipnotizaba.  Tuliano comenzó a sospechar que tras esta macabra acción debían hallarse los mismos corruptos de siempre, los tullidos y sus secuaces, los ahorquistas.  Y entonces decidió combatirlos con todo su puño y toda su fuerza.  Descubrió que tras la manipulación de los solvastikanianos, los usuristas (que este era otro de los nombres con que se conocía a los tullidos) y los ahorquistas buscaban el control y el dominio total de la isla, para así imponer su economía y terminar por subyugar y esclavizar la vida de todos en beneficio únicamente de ellos.  Tuliano reunió entonces a los mejores hombres de su época, los únicos que no habían sucumbido a la corrupción.  Éstos, entonces, se hicieron llamar “los buenos hombres” y combatieron hasta el último de ellos la maldición que se había extendido por toda Solvástika.  Pero no lograron éxito alguno, en su lucha contra los usuristas y los ahorquistas.  Al parecer ya era demasiado tarde.  La perfidia había penetrado hasta tal punto el alma de los solvastikanianos que ya no era posible volver atrás.  Hacía falta algo más que la voluntad y la inteligencia de un joven príncipe como Tuliano para exorcizar a estos demonios.  La buena nueva sólo pudo llegar muchos siglos después, cuando los guerreros hileristas, de quienes somos orgullosamente sus herederos, terminaron por purificar la antigua tierra de Solvástika, expulsando a todos aquellos espíritus inmundos de la isla.  Su líder, el joven guerrero Hiler, fue quien trajo a nuestras tierras del continente el nuevo evangelio.  Y con ello hemos comenzado a purificar, también hoy, nuestro país.  Nuestra tarea aun no concluye.  Pero sabemos que, igualmente que sucedió en esa isla llamada Solvástika, también aquí volverá a brillar la vida, el sentido y la sensatez que una vez, hace mucho, existió entre los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario