Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 5 de mayo de 2018

Leyenda de Terror: La Pieza que Faltaba

Manuel y Fermín eran amigos de toda la vida. Estudiaron y crecieron juntos, lograron entrar incluso en la misma universidad. Se casaron y sus esposas se hicieron amigas. Manuel y Fermín se reunían por lo menos dos veces al mes para beber, conversar y jugar.

Todos los juegos de mesa los tenían: ajedrez, ludo, damas chinas, cartas, etc. Siempre encontraban algo con qué pasar el tiempo mientras sus esposas salían de compras o se regalaban un día para ellas. Una de esas tardes, Manuel apareció con un rompecabezas, alguien extraño se lo había recomendado en la tienda, hasta convencerlos de comprarlo.

Empezaron a armarlo por los bordes como siempre. Eran 2000 piezas, así que le dieron lento. Bebían, armaban un trozo y reían compartiendo algún chiste. Cuando ya empezaba a tomar forma, Fermín sintió un escalofrío extraño y le pidió a Manuel que pararan. No le gustaba lo que estaba sintiendo.

Fermín por el contrario sintió curiosidad. Parecía una calle oscura con un solo bombillo encendido al fondo. Manuel insistió en que tenía un mal presentimiento, pero Fermín ya dominado por el alcohol le instó a continuar y a aprovechar que estaban sin las chicas. Un fuerte color rojo comenzó a aparecer.


Siguieron con el rompecabezas, aparecieron piernas, brazos, zapatos tirados y ropas desgarradas. Fermín insistía en que algo malo iba a suceder, lo olía en el aire, una voz interna se lo decía a gritos. Pensó en dejar a Manuel solo, pero en el fondo también sentía curiosidad. De pronto, una leve voz, la de su esposa le susurró al oído: ¡Ayuda! Pareció oír. Y entonces, Manuel gritó, era espeluznante y aterrador su grito acompañado de lágrimas. El terror se dibujó en su rostro cuando colocó la pieza que faltaba. La imagen era de dos mujeres asaltadas y degolladas en una oscura calle. Fermín quedó frío al ver que eran sus esposas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario