Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 5 de mayo de 2018

El último Baile del Soldado Muerto

Una hora después de la llegada de Brenton a Fort Union, su nuevo puesto, su mejor amigo Johnny llegó al cuartel con una amplia sonrisa en su rostro. Había corrido tan pronto como lo escuchó que había llegado, y hablaron ‘hasta la puesta del sol y más allá.

Tan pronto como Johnny mencionó el nombre de Celia, Brenton sabía que hablaría largo y tendido. Oírlo hablar sobre Celia que era la mujer más increíble que nunca había aparecido en la tierra. Ella era la hermana del capitán, y todos los hombres jóvenes en la base se enamoraban de ella. Celia era la más bonita de las mujeres elegibles que adornaban la sociedad de Fort Union.

Johnny se ponía muy celoso y una desesperación entraba en su ser cuando coqueteaba con otro hombre. Un día Brent observó como ella le coqueteaba a otro hombre y estaba preocupado. Había algo en Celia que no le gustaba. Nunca le mencionó eso a Johnny, pero pensaba que era demasiada coqueta. Me hubiera gustado que Johnny se hubiese enamorado de otra mujer, se decía Brent.

Aproximadamente un mes después de eso llegó una fiesta dada por uno de los oficiales. Para alegría de Johnny, Celia aceptó ser su compañera en el baile. Johnny estaba bailando en una nube toda la noche, hasta que llegó un mensajero jadeante en la habitación para reportar un ataque Apache. Con un pequeño grito de terror, Celia se aferró descaradamente a Johnny y le rogó que no fuera a pesar de que él era el teniente en el puesto a cargo de la misión.

Celia le dijo a Johnny que iba a esperar por él, y que si él no volvía nunca se casaría. Brent dudaba de la sinceridad de Celia, pero Johnny simplemente le creyó.

Brent estaba asignado a la tropa de Johnny, por lo que tuvo que salir también. Empezaron a la mañana siguiente, y tuvieron una semana difícil en la búsqueda y lucha contra los ataques. Johnny dividió la tropa; tomó el mando del primer grupo y Brent el mando de la segunda. Los hombres de Brent llegaron al punto de encuentro sin bajas, pero sólo la mitad del otro grupo llegaron, y Johnny no estaba entre ellos. Habían sido emboscados por los apaches. Brent tenía que tomar el mando de la tropa. Se realizaron búsquedas de sobrevivientes, pero nunca encontró el cuerpo de Johnny. Tan pronto como Brent pudo, ordenó a los hombres a su vez volver al campamento.

Celia hizo una escena terrible y desgarradora cuando descubrió que Johnny había desaparecido. Ella se arrojó en los brazos de Brent cuando le dio la noticia. A Brent se le revolvió el estómago, porque sentía obviamente que era poco sincero. Se excusó apresuradamente y la dejó a los cuidados de los demás soldados. A partir de ese momento, tuvo la precaución de mantenerse alejado de Celia, que enlutó menos de una semana a su amigo antes de reanudar sus coqueterías.

Un mes más tarde, un rico y guapo teniente llegó Fort Union. Celia quedó de inmediato enamorada de este nuevo militar. Johnny estaba completamente olvidado y así fue su promesa. No pasó mucho tiempo antes de que Celia y el teniente se enamoraran y comenzaron a planear una gran boda.

Todo el mundo en Fort Union fue invitado a la ceremonia, y el tiempo era perfecto en el día de la boda. Todo el mundo se vistió con su mejor ropa y la boda fue un éxito social. Después de la ceremonia, todos los invitados fueron invitados a un baile de celebración.

Alrededor del salón de baile cuando la puerta se abrió con un ruido fuerte. Una ráfaga de aire frío soplaba, apagó las velas. Un gemido desgarrador resonó en la habitación. La música se detuvo bruscamente y todos se volvieron a mirar a la puerta. Allí de pie, estaba el cuerpo hinchado, muerto de un soldado. Se vistió con un uniforme de oficial. Un silencio sepulcral había en todo el salón. Era Johnny.

La multitud se quedó en silencio, como si estuviera en trance. Nadie se movió, nadie murmuró. Brent tenía ganas de llorar cuando se dio cuenta de Johnny, pero se quedé mudo como el resto de los invitados a la boda.

Johnny cruzó la habitación y tomó a Celia de los brazos de su novio. Ella se congeló en el horror y no pudo resistir. Johnny miró a los músicos. Todavía en trance, comenzaron a tocar un vals que sonaba horriblemente demoníaco. Johnny y Celia se pusieron a bailar. Pasaron alrededor y alrededor de la habitación, haciendo un intrincado vals. Johnny se llevó a la novia vestida de blanco apretada contra su cuerpo sin vida, mientras que una palidez mortal se apoderó de su rostro. Sus pasos lentos pero aún así Johnny podía abrazar con fuerza, y hacer los movimientos de un vals. Los ojos de Celia se hincharon. Se volvió tan blanco como su vestido y su boca abierta se hundió. Las emociones que ella vivía en el momento eran demasiado fuertes, por lo que dio un pequeño suspiro, y murió en sus brazos.

Johnny dejó caer el cuerpo de Celia en el suelo y se puso sobre ella, retorciéndose las manos manchadas de sangre. Se echó hacia atrás la cabeza y dio otro gemido sobrenatural que resonó por toda la habitación. Entonces desapareció por la puerta.

Aun en trance, la multitud se quedó sin aliento. El novio corrió hacia donde Celia y se arrodilló junto a ella, retorciéndose las manos de la misma manera como Johnny. Sus gritos eran demasiado humanos.

Incapaz de soportar ver la visión del novio llorar por ver a Celia tendida en el suelo muerta, Brent pidió a su capitán permiso para buscar una vez más a su amigo muerto. Él fue con una docena de hombres, peinaron la zona, y finalmente encontramos el cuerpo de Johnny escondido en una grieta. Era exactamente el mismo que había aparecido en la noche de la boda de Celia.

Trajeron a Johnny de nuevo a la fortaleza con ellos y el capitán ordenó darle sepultura junto a Celia.


Más tarde se supo que el fantasma de Celia se ve a menudo en la oscuridad, llorando como un alma en pena sobre la tumba de Johnny.

No hay comentarios:

Publicar un comentario