Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 3 de junio de 2017

El Yunque de Puerto Rico. Refugio de seres imposibles

¿Es posible la existencia de seres como el big-foot, el yeti, el chupacabras, y especimenes parecidos en nuestro mundo actual?

Durante muchos siglos leyendas indígenas nos han indicado que estos seres no eran desconocidos en antaño, y más aún, nos señalan que de alguna forma pudieran ser descendientes de la unión de humanos con una raza de gigantes desaparecida.

En muchas partes de nuestro planeta hay testimonios de la existencia de esta raza sobrenatural.

La montaña de El Yunque en la isla de Puerto Rico, nos aporta toda una serie de personajes imposibles, donde los continuos testimonios de sus avistamientos nos hacen pensar que algo debe existir y que aún desconocemos.

Testimonios oculares hablan que en El Yunque y lugares cercanos donde aparecen criaturas gigantes, verdaderos monstruos, que salen de sus desconocidas madrigueras durante las noches a vagar por el área.

La isla de Puerto Rico fue descubierta por Colón en su segundo viaje, el día 19 de Noviembre de 1493. Hoy en día su verdadero nombre es, Estado Libre Asociado de Puerto Rico, y en un lejano año de 1898, luego de la guerra Hispano-Americana fue cedida a los Estados Unidos, terminando su estado de colonia española.

Los aborígenes le llamaban a la Isla de Puerto Rico, “Borinquen”. Se cree que los primeros pobladores de Puerto Rico fueron los indios Guanacahibes, que vivían en cavernas, posteriormente llegaron los tainos que seguramente provenían de Guyana o de Venezuela.

Los Tainos tenían la piel cobriza, ojos asiáticos (oblicuos), pómulos y mandíbulas prominentes, cabellos lacios y negros, la frente algo inclinada hacia atrás y eran de estatura bastante mediana. Vivian en poblados que llamaban “yucayeques”. Sus creencias eran adorar a un Dios del Bien que llamaban Yukiyu. Este Dios según ellos, habitaba en la montaña también llamada Yukiyu. Los españoles le cambiaron el nombre original de Yukiyu por El Yunque, quizás por el parecido de ésta con el aparato que usan los herreros para sus trabajos.

Existe una Cordillera Central que se extiende por todo el interior de la isla y sus estribaciones se prolongan hacia el Nordeste *Sierra de Luquillo* precisamente donde se origina el ángulo puertorriqueño del famoso Triángulo de las Bermudas.

En esta Sierra de Luquillo está la famosa montaña reconocida como El Yunque, cuyas laderas comienzan a escaparse a unos 300 metros de la parte de la costa donde se forma el ángulo puertorriqueño del Triángulo y tiene una altura de aproximadamente 1.065 metros de altura.

Alrededor de El Yunque hay poblados como, Naguabo, Fajardo, Maunabo y otros menores. En estos momentos El Yunque esta bajo la jurisdicción de la Agencia Federal National Park Service de los EEUU, pero quizás el accidentado terreno que abarca esta montaña y lo difícil de controlar, hace que se continúe produciendo testimonios de criaturas desconocidas dignas de una película de terror o de la leyenda más remotas.

¿Cómo es El Yunke realmente?

La descripción más acertada es imaginarse un paisaje casi paradisíaco, donde existen más de noventa y dos distintas especies de orquídeas salvajes, árboles tropicales que forman un tupido bosque casi impenetrable en muchos lugares, además de estar siempre presente un ruido ensordecedor de aves de todo tipo. También hay innumerables saltos de aguas cristalinas y profundísimos barrancos. Entre los lugares preferidos por los visitantes esta la playa de Luquillo y el Yunque Rain Forest. No existe un lugar de este sitio donde no se hable de leyendas compuestas por duendes, monstruos, genios, brujos, y ahora en los últimos 30 años se han agregado avistamientos de Ovnis y misteriosas desapariciones de personas. Dentro de este contexto es donde se desarrolla una supuesta casuística de hechos extraños que de no ser por los testimonios serios y provenientes de personas de conducta intachable no tenemos por que dudar de sus apreciaciones por extraño que nos parezca.

Seguramente lo más cercano que tenemos en el tiempo es el increíble ser que se denominó “chupacabras” o “chupa-sangre” en otros países de Centroamérica, ya que este sorprendente ser traspaso las fronteras marítimas de la isla y se ha visto en Costa Rica, Guatemala, México, incluso en Brasil y en algún país sudamericano.

También en España han existido esporádicos ataques a ganado donde a primera vista han existido ciertos matices parecidos a los ataques del chupacabras puertorriqueño, pero hasta el momento no se ha logrado llegar a conclusiones concretas al respecto.


En esta oportunidad trataremos un personaje poco conocido en Europa, que también tiene su curriculum de apariciones en El Yunque, posee una gran similitud con el big-foot americano, o el yeti de los Himalayas. Numerosos son los testimonios de personas que dicen haber visto este ser peludo, apestoso, y que puede ser considerado como uno más de los increíbles seres que habitan este peculiar lugar llamado El Yunque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario