Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Tierra Prohibida: ¿Por qué Google Earth No Puede Mostrar Israel?

Una joya para los conspiracionistas. Desde que Google lanzó su servicio de Google Earth en el 2005, sus imágenes satelitales han cambiado la forma en la que vemos el mundo, con aplicaciones en campos tan distintos como los bienes raíces, el arte satelital, el periodismo y, por supuesto, el espionaje militar. A través de Google Earth vimos la devastación del terremoto en Haiti; el mismo servicio de mapeo fue usado por los terroristas de Mumbai en el 2008; y es utilizado todos los días para visitar los parajes más lejanos de la Tierra sin tener que moverte de tu escritorio, en una especie de magia remota.

Sin embargo, existe una zona del planeta a la que nadie se puede acercar con esta tecnología de Google: el territorio de Israel. La tierra prohibida.

En 1997 el Congreso de Estados Unidos aprobó la National Defense Authorization Act, una acta que contiene una sección titulada ”Prohibition on collection and release of detailed satellite imagery relating to Israel”, una orden regulatoria de la diseminación de imágenes magnificadas (con zoom) del territorio israelí.

El sitio Mother Jones recibió el siguiente comunicado de Google: «Las imágenes de Google Earth provienen de distintas fuentes, tanto comerciales como públicas. Obtenemos nuestras imágenes de compañías sitas en Estados Unidos sujetas a la ley de Estados Unidos, incluyendo la reforma Kyl-Bingaman a la ley de la Autorización Nacional de Defensa de 1997, la cual limita la resolución de imágenes de Israel que pueden ser comercialmente distribuidas».

La regulación también se extiende a territorios ocupados por Israel como la Franja de Gaza. Sin embargo, Turquía ha anunciado que con el lanzamiento de su satélite GokTurk, programado para el año 2013, proveerá imágenes satelitales detalladas de Israel, posibilidad que generó la molestia de los oficiales israelíes.

Está claro que Israel ha cabildeado en Estados Unidos para tener una ley exclusiva que protege su territorio del mapeo satelital en alta resolución. Un privilegio que hace sospechar ampliamente sobre lo que sucede dentro de su territorio (lo que quiere ocultar) y la relación de pleitesía que tiene Estados Unidos con el estado israelí (recientemente vimos como el líder de los judíos Askenazi de Israel advertía a Obama que debía liberar a un prisionero político si quería mantener la presidencia en el 2012). Si Guatemala o Madagascar (o cualquier otro país) le pidieran a Estados Unidos que no distribuyera imágenes satelitales de alta resolución, ¿accedería? ¿O es Israel una especie de suprapotencia secreta, cuyos intereses están salvaguardados desde dentro de las llamadas potencias, como Estados Unidos y Gran Bretaña, en los círculos más secretos de la élite?


De cualquier forma, el proteccionismo de Israel nos permite imaginar con licencia todo tipo de teorías conspiratorias sobre lo que oculta este país, por naturaleza dado al secretismo y a la connivencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario