Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Los Científicos Explican Las Muertes Por Vudú y Maldiciones Desde La Sugestión.

Existen numerosos casos documentados en todo el mundo de personas que murieron a causa de una maldición. Pero sin archivos médicos ni autopsias, no se puede saber, a ciencia cierta, cómo fue que fallecieron. Todos estos casos comparten un rasgo común: que una figura que respetaban los maldijo, cantando o apuntándolos con un hueso; poco después, aparentemente, la víctima moría por causas naturales. Publicamos aquí el artículo de Helen Pilcher difundido por el diario argentino La Nación, tomado de New Scientist.

Se puede pensar que sólo ocurre esto en tribus remotas, pero según Clifton Meador, médico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, las maldiciones están tomando nuevas formas, y tiene datos para probarlo. Tomemos el caso de Sam Schoeman, diagnosticado con cáncer de hígado terminal en la década de los 70, a quien le dijeron que sólo tenía un mes de vida. Shoeman murió, según lo esperado, pero su autopsia reveló que los médicos se habían equivocado. El tumor era muy pequeño y no existía metástasis.

“No murió de cáncer, sino de creer que estaba muriendo de cáncer -explica Meador-. Si todos te tratan como si estuvieras muriendo, uno acaba por creérselo. Todo dentro de tu ser se vuelve hacia la muerte”. Este es un ejemplo extremo de un fenómeno muy extendido. Muchos pacientes que sufren de efectos adversos, por ejemplo, puede que los experimenten sólo porque se les ha dicho que van a aparecer. Es más: quienes creen tener más alto riesgo de cierta enfermedad tienen más posibilidades de adquirirla que quienes tienen los mismos factores de riesgo, pero creen tener bajo riesgo.

Un estudio encontró que era cuatro veces más probable que mujeres que creían ser proclives a experimentar un ataque cardíaco murieran por problemas coronarios, comparadas con otras con iguales factores de riesgo. Parece ser que los brujos modernos visten con batas blancas y poseen estetoscopios.

Un hermano maligno

La idea de que creer que estás enfermo puede enfermarte puede parecer un invento, pero sin embargo existen estudios rigurosos que establecen, más allá de toda duda, que lo opuesto es verdad: el poder de la sugestión puede mejorar la salud. El conocido efecto placebo. Aunque no causa milagros, sí produce efectos físicos mensurables.

El efecto placebo tiene un hermano gemelo maligno: el efecto nocebo, por el cual píldoras y malos agüeros pueden producir efectos dañinos. El término “nocebo” no se acuñó hasta la década del 60, y fue mucho menos estudiado que su contraparte. Después de todo, no es fácil conseguir aprobación ética para estudios diseñados para hacer sentir peor a los pacientes.

Un mal contagioso

Lo que conocemos sugiere que el impacto del nocebo es amplio. “Las muertes a causa del vudú, si existen, pueden representar una forma extrema de este fenómeno”, opina Robert Hahn, antropólogo del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta, Estados Unidos, y estudioso del efecto nocebo. Además, parece que puede incluso ser contagioso. Existen desde hace siglos casos de la enfermedad psicogénica masiva, por la cual síntomas sin causa conocida se extienden dentro de un grupo de personas.

Irving Kirsch y Giuliana Mazzoni, de la Universidad de Hull, en el Reino Unido, realizaron un estudio que mostró que si uno escucha u observa un posible efecto adverso, será más proclive a sufrirlo. Esto pone a los médicos en una situación difícil. “Por un lado, los pacientes tienen derecho a estar informados acerca de qué va a suceder, pero esto hace más probable que experimenten estos efectos”, explica Mazzoni.

Los médicos deben elegir sus palabras con mucho cuidado, para minimizar las expectativas negativas, aconseja Guy Montgomery, psicólogo clínico de la Facultad de Medicina de Nueva York Monte Sinaí: “Todo depende de la manera como se expresa”. También propone que la hipnosis puede ayudar, ya que modifica las expectativas y ayuda a bajar la ansiedad y el estrés, lo que mejoraría el resultado.

Pero ¿es un problema tan serio como para justificar tales medidas? No lo sabemos, porque existen muchas preguntas sin respuestas. ¿En qué circunstancias aparece este efecto? ¿Cuánto duran los síntomas?


Al igual que con el efecto placebo, dependería mucho del contexto. De hecho, el efecto placebo se ve de manera más potente en la realidad que cuando es inducido en un laboratorio, explica Paul Enck, psicólogo de Hospital Universitario de Tubinga, en Alemania, lo que sugiere que el problema del nocebo sería más grave en el mundo real que lo observado en los experimentos de laboratorio diseñados para inducir sólo síntomas nocebo moderados y temporarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario