Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 3 de octubre de 2018

Origen De La Palabra Testificar


Existen varias versiones sobre el origen de la palabra "testificar". La más fiable dice que proviene de la palabra testigo y ésta a su vez del vocablo íbero testiguar. 

Esta palabra deriva a su vez del latín (testificare), compuesta de testis (testigo) y facere (hacer).

La palabra testículo proviene también de testis y añade el sufijo culus que denota un tamaño pequeño. Por lo tanto, etimológicamente testículo significa testigo pequeño. 

Es a partir de esta interpretación de donde se desprende la segunda versión; los romanos juraban decir la verdad apretándose los testículos con la mano derecha, comprometiendo dicha parte si mentían.

La tercera interpretación dice que después de los cónclaves y antes de que el Papa fuera nombrado definitivamente, tenía que pasar una prueba realizada por otro cardenal. 

Dicha prueba consistía en asegurarse de que el futuro Papa era de verdad un hombre, y para ello otro cardenal debía tocarle los  genitales para testificar el sexo del aspirante. Esto era necesario para evitar el fraude de elección de una mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario