Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 7 de noviembre de 2017

La Leyenda De La Costurera Fantasma

Esta historia comenzó hace décadas, en la ciudad de Buenos Aires, en una galería de compras dedicada a las artes plásticas conocida como el Patio del Liceo. Ahí una bella jovencita fue empleada en un taller de costura, a cambio de una diminuta paga. Sin embargo no podía objetar esto último ya que la necesidad la obligaba a conseguir al menos un pequeño ingreso para mejorar la situación de su familia.

Aprovechando la desventaja económica de la joven, el supervisor; un hombre grande tanto de complexión como de edad, le ofrecía aumentos de sueldo y compensaciones económicas a cambio de entregarle sus virtudes. Pero cuantas veces se lo propuso, ella se negó.

El perverso hombre no estaba dispuesto a dejar de satisfacer sus impulsos, así que utilizando su puesto la hizo un día trabajar hasta tarde, cuando todas las demás empleadas se habían marchado. Entonces intentó ultrajarla, pero la muchacha rompió en llanto y fuertes gritos de auxilio, haciendo que el sujeto temiera ser descubierto. Sin contemplaciones, él la asesinó, y después huyó a refugiarse en su casa fingiendo estar mal de salud.

Tras descubrirse el crimen, fue el principal sospechoso y después condenado a un largo tiempo en prisión; pena que no llegó a cumplir, ya que murió en la cárcel de una enfermedad incurable.

Poco después de aquella trágica muerte, los vecinos decían oír extraños llantos por las noches y comentaban sobre un resplandor proveniente del taller en donde laboraba la chica.

Aun con el paso de los años, y los nuevos inquilinos, el llanto de la costurera seguía ahí, a veces acompañado de inconsolables quejidos.

Tales acontecimientos, fueron motivo suficiente para que se construyera un altar en un recodo de los pasillos, ahí le ofrendan sus elementos de trabajo, esperando que en algún momento su alama alcance la paz, y consiga el descanso eterno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario