Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 3 de noviembre de 2017

El Escalofriante Hombre Sin Párpados

Se dice que en las calles de Buenos Aires, Argentina. Cuando una persona camina tranquilamente, generalmente a altas horas de la noche, algunas veces se topa con una extraña figura que parece seguirlo, aunque en forma errática. Cuando la figura se acerca, es percibido como un hombre común y corriente, pero poniendo más atención en su aspecto, se puede notar que tiene enfrente a un escalofriante hombre sin parpados.

Se dice que la falta de parpados fue un defecto de nacimiento. Y su familia, supersticiosa en extremo, creyó que el bebé era hijo del demonio, y decidió deshacerse de él.

Otra teoría, sostiene que sus parpados fueron arrancados en algún ritual vudú, y ahora el vaga por las calles transmitiendo una profunda tristeza en sus ojos, buscando a los responsables.

Las apariciones del hombre sin párpados pueden darse a cualquier hora del día, aunque son más frecuentes bajo el cobijo de la oscuridad. Suele vestir humildemente, por lo que comúnmente es confundido con una persona de la calle.

Jamás emite sonido alguno, sólo mira fijamente a los ojos de la persona a la que se ha acercado, como queriendo que ésta note su desgracia o su sufrimiento. Suele acompañar a quien lo ve durante algún tiempo, para después cambiar abruptamente de dirección y desaparecer en la lejanía.

Sólo puede ser visto por las personas que él elige, así que pedir socorro a los demás transeúntes no tiene efecto alguno, porque nadie puede verlo. Lo cual puede ser contraproducente para la víctima, porque fácilmente se le percibe como loca al estar gritando sin aparente razón a mitad de la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario